A medida que pasan los días luego del secuestro de tres jóvenes judíos cerca de Hebrón, las familias de los jóvenes se rehúsan a sucumbir ante la desesperanza a pesar de la poca certeza que hay en torno a la situación.

Israel informó que unos terroristas de Hamás secuestraron el jueves por la noche a Gilad Shaar (16), Eyal Yifrach (19) y Naftalí Frenkel (16) cuando estaban pidiendo un aventón para volver del colegio a casa. Desde entonces se ha desarrollado una búsqueda masiva para intentar rescatar a los jóvenes.

“Sé que nuestros niños están camino a casa”, dijo el domingo Iris Yifrach, la madre de Eyal. “Lo presiento. Estoy muy tranquila porque Dios está cuidando a nuestro pequeño”.

Ouria Yifrach (derecha), padre del joven secuestrado Eyal Yifrach, y el hermano de Eyal, Asaf, rezan junto a miles de personas por la seguridad de Eyal en el rezo masivo que se realizó el 14 de junio de 2014. Créditos: Gideon Markowicz/Flash90.Ouria Yifrach (derecha), padre del joven secuestrado Eyal Yifrach, y el hermano de Eyal, Asaf, rezan junto a miles de personas por la seguridad de Eyal en el rezo masivo que se realizó el 14 de junio de 2014. Créditos: Gideon Markowicz/Flash90.

En el evento religioso que se realizó en Elad, su ciudad de residencia, ella dijo: “Veo esta prueba que Dios ha puesto frente a mí, y rezo para que Él rescate a mi hijo Eyal y a Gilad y Naftalí. Esta es una gran prueba para todos nosotros”.

Las familias Shaer y Frenkel le agradecieron al pueblo israelí por las olas de apoyo que recibieron.

“Hemos pasado por momentos difíciles durante los últimos días, por lo que quiero abrazar al pueblo de Israel con un gran abrazo, un abrazo de gratitud. Un abrazo de plegaria”, dijo Bat-Galim Shaar, la madre de Gilad. “Gilad es fuerte, y estoy segura que Eyal y Naftalí también lo son. Quiero pedirle al pueblo de Israel que continúen rezando y que continúen unidos. Continúen dándoles fortaleza a nuestros niños, y con la ayuda de Dios, con el poder de esta unión saldremos victoriosos”.

Rajel, la madre de Naftalí, le dijo a los reporteros el domingo: “Estamos rodeados de una cálida y maravillosa familia y comunidad. Sabemos que se está haciendo todo esfuerzo humanamente posible para traer de vuelta a casa a nuestros hijos. Le agradecemos profundamente a cada soldado que está en el campo de batalla, a cada operativo del Shin Bet, a los miembros de la Knéset, a las madres y padres de los soldados que están en el campo de batalla, al personal de los medios de comunicación que se encuentran aquí presentes, bajo el caluroso sol, para llevar nuestra historia al mundo. Muchas gracias a todos ustedes”.

Ella agregó que su familia sabe que “los cielos se están abriendo con las plegarias por nuestros hijos y les pedimos que continúen rezando. Somos optimistas”.

Dirigiéndose directamente a su hijo, dijo: “Naftalí: tu padre, madre y hermanos te amamos sin límites. La nación de Israel está haciendo todo lo posible por traerte de vuelta a casa”.

Los miembros y ministros de la Kneset israelí viajaron el domingo a las casas de las familias a ofrecer su apoyo. Cuando se retiraba de la casa de los Frenkel, Gideon Saar, el Ministro del Interior, dijo: “Vine a apoyar a la familia. Lo que siento es lo que todos en Israel sienten en este momento. La fuerzas de seguridad están haciendo todo lo posible, y no hay una mejor fuerza de seguridad en todo el mundo”.

El Ministro de Educación, Shay Piron, también visitó la casa y dijo que “Secuestrar jóvenes de secundaria es la mayor bajeza moral que pueden hacer las organizaciones terroristas. Lo digo explícitamente: los que estén involucrados en este secuestro se arrepentirán de lo que hicieron”.

El ministro de Vivienda, Uri Ariel, notó que había conocido a “tres fantásticas familias”.

Sara, la esposa del Primer Ministro Benjamín Netanyahu, también visitó las casas de las familias el domingo y les dijo a los padres que estaba profundamente conmovida con su fortaleza.

“En nombre mío, de mi esposo y de todo el pueblo de Israel, quiero darles fuerzas y ofrecerles mi apoyo”, dijo ella. “Todos estamos rezando por el rápido y seguro retorno de nuestros queridos jóvenes”.

Mientras tanto, los servicios sociales ofrecen asistencia a la familia inmediata y extendida de los jóvenes secuestrados.

“Nos acercamos en los momentos más íntimos y difíciles, ofrecemos nuestra ayuda y dejamos que la familia decida. En situaciones de emergencia como ataques terroristas, por lo general esperamos”, dijo la trabajadora social Ariela Segal.

Los trabajadores sociales visitaron también las escuelas de los jóvenes para explicarles la situación a sus compañeros de manera apropiada, informó Segal.

Por favor reza por el pronto y sano retorno de:

Yaakov Naftalí ben Rajel Debora
Gilad Mijael ben Bat-Galim
Eyal ben Iris Teshura

Aquí puedes encontrar un artículo relacionado.