Junto a la seguidilla de estudios que han revelado un aumento del antisemitismo en Francia y en toda Europa, y al particularmente brutal ataque que aconteció en Paris el mes pasado, los judíos franceses han comenzado a emigrar de forma masiva a Israel.

El 30 de marzo, la Agencia Judía para Israel informó que la aliá de Francia había aumentado considerablemente en los dos primeros meses del 2014. Tan sólo en enero y febrero llegaron 854 olim (inmigrantes) franceses, en comparación a los 274 que llegaron en el mismo periodo el año anterior, lo cual representa un alza del 312%.

En la foto aparece David (identificado sólo por su primer nombre), un profesor judío de 59 años que fue golpeado brutalmente en París el mes pasado. Los atacantes dibujaron una svástica en su pecho.En la foto aparece David (identificado sólo por su primer nombre), un profesor judío de 59 años que fue golpeado brutalmente en París el mes pasado. Los atacantes dibujaron una svástica en su pecho.

Shay Felber, director general de servicios comunitarios de la Agencia Judía y experto en la comunidad francesa quien hizo aliá con sus padres desde Francia en los años 70, dice que hay tres razones principales que explican la tendencia actual. Dos de ellas son el antisemitismo y la compleja situación económica en Francia. Pero desde una perspectiva más positiva, el gran nivel de educación judía y de identidad sionista que prevalece en la comunidad judía francesa también está guiando el gran aumento que hay en la inmigración a Israel, le dijo Felber a JNS.org.

El pasado mes de marzo en París, un profesor judío de 59 años fue objeto de insultos antisemitas y luego fue golpeado por un grupo de hombres que se identificaban como Magreb. Los hombres le dibujaron a su víctima una svástica en el pecho con un marcador y prometieron volver a “terminar el trabajo”. Nadie ha sido arrestado hasta ahora por el ataque.

El 40% de la violencia racista que hay en Francia es en contra de los judíos, quienes representan menos del 1% de la población.

Felber cree que el alza actual en la cantidad de incidentes antisemitas en Francia es un resultado directo de la situación que se vive en las calles; muchos de los episodios fueron perpetrados por árabes o musulmanes locales. Sin embargo, Felber destaca que el sentimiento anti judío no es una política gubernamental francesa, sino que por el contrario el gobierno está intentando combatir intensamente el antisemitismo.

Un estudio reciente que revela la preocupante realidad que vive la judería francesa es el reporte de antisemitismo en Francia del 2013, compilado por la SPCJ, la unidad de seguridad de las comunidades judías francesas. De acuerdo al reporte, en el año 2013 se registraron en el país 423 actos antisemitas. El estudio también estipula que el año pasado, el 40% de la violencia racista que hubo en Francia fue en contra de los judíos. El reporte amplifica las ramificaciones de esa estadística al explicarla desde una perspectiva de proporciones.

"Dado que los judíos representan menos del 1% de la población francesa, esta estadística nos muestra que menos del 1% de los ciudadanos franceses fueron víctimas del 40% de los ataques racistas perpetrados en el país", dice el reporte.

El documento también establece que "desde el año 2000 —y por 14 años consecutivos— la cantidad de actos antisemitas en Francia ha sido muy alta, cerca de siete veces más alta que los datos de los años 90. Durante este período, seis personas fueron asesinadas por ser judías, incluyendo tres niños pequeños".

El reporte concluye que el antisemitismo en Francia "ya no puede ser considerado una situación temporal asociada a la situación del Medio Oriente, sino que se trata de un problema estructural que no ha sido combatido como tal y que por lo tanto aún no ha sido detenido".

Gideon Behar, director del departamento de combate del antisemitismo del Ministerio del Exterior israelí le dijo a JNS.org que a pesar de que él "está muy preocupado por al alza del antisemitismo en Europa, y es una situación que estamos monitoreando muy de cerca", su oficina aún no ha emitido ninguna alerta de viaje que advierta sobre la situación actual en Francia o en algún otro país europeo.

Con respecto a la aliá —no solo de Francia, sino de toda Europa en general—, dado que se trata de un resultado del creciente antisemitismo, Behar cita el estudio que realizó la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA por sus siglas en inglés) de la Unión Europea en noviembre del 2013. El estudio se basó en una encuesta realizada a 5.847 judíos de los estados miembros de la Unión Europea, en la cual se les preguntaba respecto a sus propias experiencias y percepciones de la discriminación, delitos de odio y antisemitismo.

Dos tercios de los encuestados por la FRA (el 66%) consideraron que el antisemitismo era un problema en los estados miembros de la Unión Europea, mientras que tres cuartos de los encuestados (76%) indicaron que el antisemitismo ha empeorado en su país de residencia en los últimos cinco años. Cerca de la mitad (46%) de los encuestados temen ser víctimas de algún insulto verbal antisemita o de algún acoso en los próximos 12 meses, mientras que un tercio (33%) temen ser víctimas de algún ataque físico en dicho período.

En los 12 meses anteriores a la encuesta, el 26% de los encuestados reportaron haber experimentado uno o más incidentes que involucraban algún insulto verbal o acoso por ser judíos, y el 4% experimentaron algún tipo de violencia física o amenazas de violencia física. El 75% consideró que el antisemitismo online era un problema en sus países de residencia y casi tres cuartos (73%) dijeron que éste había aumentado en los últimos cinco años.

Entretanto, la Agencia Judía dio a conocer recientemente un nuevo plan gubernamental para motivar la alía desde Francia. En conjunto con el Ministerio de Alía y Absorción de Israel, la iniciativa ha aumentado el número de shlijim (enviados) de la Agencia Judía en Francia, ha aumentado los esfuerzos en marketing, ha desarrollado nuevos programas de absorción y ha establecido un comité especial, liderado por el director general de la oficina del Primer Ministro, que busca remover los obstáculos de la aliá francesa.

La propuesta establece también metas claras respecto al aumento del número de inmigrantes, buscando doblar la cantidad en los próximos años. El plan fue desarrollado en conjunto con las organizaciones judías francesas, tanto en Francia como en Israel. Otros aliados fueron la Organización Sionista Mundial, el Ministerio Israelí de Jerusalem y de Asuntos de la Diáspora, y el Keren Hayesod, los cuales se encuentran trabajando en conjunto por primera vez para fortalecer la aliá francesa.

Felber dice tener confianza en que, dada la gran cantidad de franceses que han hecho aliá —él estima que han habido entre 100.000 y 120.000 olim de Francia a la fecha— estos nuevos inmigrantes tendrán éxito en construir sus nuevas vidas en el estado judío.