En todo el mundo, millones de personas se vieron impactadas por Aish HaTorá, una organización innovadora en kiruv rejokim.

El corazón de Aish Hatorá es su Ieshivá (academia de estudios avanzados de Torá) frente al Muro Occidental. En 1974, Rav Nóaj Weinberg zt”l fundó Aish HaTorá y como su visionario Rosh Ieshivá (Director) fijó la dirección espiritual, educativa y filosófica de la organización.

En los últimos años, desde que Rav Noáj falleció, este puesto permaneció vacante, dejando un enorme vacío. En la búsqueda de un nuevo Rosh Ieshivá, siempre hubo un candidato que sobresalió, alguien que formó parte de Aish HaTorá.

Rav Iztjak Berkovits previamente fue Menahel Rujaní (guía espiritual) de Aish HaTorá entre 1983-2001, dirigiendo un programa educativo muy reconocido que les permitió a los baalei teshuvá (quienes retornaron al cumplimiento de la Torá) pasar de aprender el alef-bet a llegar a ordenarse como rabinos.

Rav Berkovits se convirtió en el mentor personal de cientos de estudiantes de Aish que ahora ocupan puestos de liderazgo en todo el mundo. De hecho, muchos de los alumnos más cercanos a Rav Weinberg fueron los mayores propulsores del retorno de Rav Itzjak Berkovits.

Ahora, con enorme orgullo, Aish HaTorá anuncia a Rav Itzjak Berkovits como su nuevo Rosh Ieshivá.

El evento

El fin de semana festivo comienza el 30 de agosto con una cena de Shabat en el Centro Mundial de Aish, frente al Muro Occidental.

El domingo 1 de septiembre, dignatarios y rabinos de todo el mundo se reunirán en el Centro Mundial Aish para la ceremonia. Este histórico evento, desde las 15:00 a las 17:30, estará abierto al público.

A continuación se celebrará un banquete, de 17:30 a 20:00, sólo para quienes reserven lugar.

Para registrarse a la cena de Shabat o para el banquete del domingo, ir a aish.com/register.

Primera etapa

Rav Berkovits recorrió un camino fascinante hasta llegar a este momento. Creció en Brooklyn, hijo de sobrevivientes del Holocausto que perdieron a toda la familia en Auschwitz. Su madre, Jana, directora de una fábrica, le enseñó la importancia de acercar a todos los judíos a la Torá. “Mientras crecí, Dios siempre formó parte de nuestra familia”, dice Rav Berkovits. “Mi madre hablaba incesantemente de Dios. Fuera de casa, ella hablaba abiertamente sobre su fe, e influyó sobre muchas personas para que se acercaran a sus raíces judías”.

Saltemos al año 1983, cuando Rav Berkovits estaba sumergido en sus estudios de Torá en la Ieshivá Mir en Jerusalem. Un día, recibió una llamada de la Rebetzin Dina Weinberg, la esposa de Rav Weinberg, pidiéndole que diera clases en su escuela, EYAHT.

“Entonces una de mis estudiantes en EYAHT, Rebeca Shore, le dijo a su hermano que debían llevarme a Aish. Así fue que Rav Nóaj comenzó a enviar a mi casa todos los miércoles a la noche a cuatro estudiantes, y conversábamos sobre temas de ley judía y filosofía. Me parece que en el grupo estaban Rafael Shore, Moshé Pamensky, Aryeh Nivin y David Baum. Esa fue la primera vez que sentí el "sabor" de la gente de Aish, y eran muy especiales. Realmente me abrieron el apetito”.

Rav Berkovits comenzó a ir cada día a la Ieshivá de Aish en la Ciudad Vieja de Jerusalem. “En esos días la Ieshivá creció como nunca antes. Se difundió que Aish contaba con el mejor programa disponible. Cada vez necesitábamos más espacio para dormitorios. Había grupos de Inglaterra, de Sudáfrica, de todas partes de los Estados Unidos. El nivel de estudio y el nivel de madurez eran impresionantes. Llegaban personas maravillosas y salían personas aún más increíbles”.

La "corona" de la Ieshivá de Aish siempre fue el programa de ordenación rabínica (semijá), en el cual se graduaron cientos de líderes judíos. Para esto, Rav Berkovits innovó un sistema de estudio que él llama “semijá por números”, con hojas de fuentes diarias que guían a los estudiantes a través de textos claves. “Hice esto para que ellos llegaran a saber mucho sin tener que leer demasiada información”, explica. “Era un currículo muy exigente y los estudiantes debían rendir cuentas de lo que aprendían”.

En el 2001, después de 16 años en Aish, Rav Berkovits se separó y fundó el reconocido Jerusalem Kolel, donde se preparan rabinos en kiruv, esta vez para personas que crecieron en hogares observantes. “En un principio, pensé que este método de semijá era apropiado para los baalei teshuvá; pero luego comprendí que podía ser bueno para cualquiera”.

El camino de regreso

Cuando varias veces se le sugirió que regresara a Aish, Rav Berkovits lo consideró poco realista. Además de la responsabilidad por el Jerusalem Kolel y sus 200 rabinos ya graduados, él era el director de la Congregación Minián Avrejim en el barrio de Sanhedria Murjevet en Jerusalem, director del Centro de Valores Judíos (Linas Hatzedek) y consejero rabínico de innumerables líderes y organizaciones judías en todo el mundo.

¿Quién fue el que más influyó para que Rav Berkovits regresara a Aish?

“El primero es Dick Horowitz”, dice, refiriéndose a uno de los socios más cercanos de Rav Weinberg. “El día que partí de Aish, Dick me dijo: ‘Vas a regresar. Este es el mayor error de tu vida y lo vas a lamentar’. A lo largo del tiempo, nunca me dejó olvidarlo”.

Hace algunos años, después de encontrarse con Dick y con el Dr. Stuart Hytman, miembro de la Junta Directiva de Aish, Rav Berkovits recibió una llamada telefónica del venerado Rav Shmuel Kamenetzky.

“Rav Kamenetzky me dijo: ‘Yo no puedo obligarlo a hacer nada. Pero es obvio que Aish tiene que ser dirigido por alguien que pertenezca a la institución, alguien con una mesorá (tradición) directa de Rav Nóaj’. En ese punto sentí la responsabilidad de ver si esto podía funcionar”.

Trabajando junto con el Director Ejecutivo de Aish, Rav Steven Burg, Rav Berkovits regresó a Aish hace dos años como Mara D’Atra (autoridad halájica), un escalón antes de convertirse en Rosh Ieshivá.

Un líder amado

¿Qué es lo que convierte a Rav Berkovits en un líder tan amado y en un modelo a seguir?

Muchos citan su capacidad de captar con claridad una situación (ya sea espiritual, familiar, profesional, etc.) y luego con su maestría de la halajá (ley judía) articular un consejo práctico. Además, tal como es adecuado para una organización como Aish que en gran medida se dirige al público norteamericano, él entiende la sensibilidad americana.

En los asuntos interpersonales (bein adam lejaveró), Rav Berkovits escribió nueve volúmenes de fuentes de Torá en una variedad de situaciones, por ejemplo honrar a los padres, juzgar favorablemente y hacer críticas constructivas. En especial es un experto en las leyes que prohíben lashón hará (habla negativa), tal como se detalla en su obra clásica Chofetz Chaim: A Lesson A Day

“Cada judío es responsable de crear un Kidush Hashem al actuar de una manera respetuosa y madura”, asegura Rav Berkovits.”Nuestro nivel en los asuntos interpersonales no debe ser inferior al nivel de kashrut de nuestros alimentos”.
La integridad personal de Rav Berkovits como modelo de estos valores, junto a su tono perpetuamente optimista, resuena a lo largo de todo el espectro judío.

Sueños para la organización

¿Cuáles son los desafíos y las oportunidades que enfrentan ahora Aish HaTorá y el pueblo judío?

Rav Berkovits explica: “La matemática del kiruv ha cambiado. La cantidad de judíos en los Estados Unidos en la actualidad se encuentra entre 4 y 8 millones. ¡Ni siquiera sabemos quiénes son o dónde están los judíos! ¿Quién se pondrá de pie para ser contado como judío? Rav Nóaj siempre dijo que el tiempo se acaba y que muy pronto simplemente no sabremos quién es judío. Casi llegamos a esa situación. Probablemente esta sea nuestra última oportunidad”.

Rav Berkovits considera que su primordial responsabilidad es fortalecer a la Ieshivá. “Mis prioridades son modificar el currículo de estudios y llevar a cabo un reclutamiento activo, para atraer a los estudiantes del más alto nivel. Rav David Rosman, quien dirige el Beit Midrash, ya tuvo esta idea y nombró a dos rabinos encargados del reclutamiento”.

Rav Berkovits también es un entusiasta del Project Inspire, el proyecto que moviliza a judíos observantes para acercarse a sus vecinos y colegas. “Project Inspire hace un magnífico trabajo y tiene que llegar a cada comunidad judía”, dice sobre el programa por el cuál más luchó Rav Weinberg para lograr implementarlo. “No cabe duda alguna de que Project Inspire está preparado para la siguiente gran etapa”.

Rav Berkovits admira también a Aish.com y Aishlatino.com y su impacto que llega a millones de judíos. También está comprometido con recapturar el espíritu de innovación que reinó durante los días de Rav Weinberg. “Mi primera ocupación será establecer un departamento de I&D (investigación y desarrollo). En otra época, I&D siempre fue la fuerza de Aish. El pueblo judío esperaba de nosotros programas innovadores, y tenemos que volver a hacerlo. También quiero que este  departamento de I&D incluya a educadores creativos y exitosos de otras organizaciones”.

El 1 de septiembre, en Rosh Jodesh Elul, Rav Berkovits asumirá el nuevo puesto con una rica perspectiva tanto interna como externa a Aish. Finalmente podemos decir que Aish HaTorá tendrá el privilegio de que un Rosh Ieshivá de tal calibre y cualidades personales conduzca el barco y guíe a miles de personas hacia el valioso destino judío.

Les pedimos a todos los amigos, estudiantes y seguidores de Aish que se unan en plegaria para el éxito de HaRav Itzjak Shmuel ben Aryeh Leib HaLevi.