Una vez más fue atacado un supermercado kosher.

El martes 10 de diciembre del 2019, en las calles de la Ciudad de Jersey, justo frente al río Hudson desde Manhattan, retumbaron disparos de armas de fuego durante una hora. “Esta es una de las mayores batallas armadas que vi en un buen tiempo, y yo estuve en Vietnam”, dijo a los periodistas Willy McDonald, un residente de la zona de 67 años.

En el momento, era difícil saber exactamente lo que estaba sucediendo. Lo que queda claro es que la violencia comenzó en la tarde, cuando Joseph Seals, un detective de 40 años cuyo trabajo incluye retirar las armas de las calles de la Ciudad de Jersey, confrontó a dos sospechosos de asesinato en un cementerio. Los sospechosos abrieron fuego y asesinaron al detective Seals, padre de cinco hijos, y luego huyeron en una camioneta robada.

Los dos sospechosos viajaron alrededor de un kilómetro y medio hasta un supermercado kósher, JC Kosher y le dispararon en la entrada a un judío jasídico. A continuación entraron, disparando a través de una ventana y se refugiaron en el interior.

Los dueños del supermercado JC Kosher son Moshé y Mindel (conocida como Mindy). En el momento de la invasión, Mindy, una joven madre de tres niños, atendía el negocio. Unos minutos antes, Moshé había salido para rezar en la sinagoga vecina. Momentos después de que él saliera, los dos atacantes estacionaron en la puerta, bajaron sosteniendo rifles y entraron al supermercado. De inmediato se escucharon disparos desde adentro del comercio.

Uno de los clientes que logró escapar, describió la escena: “Yo estaba al lado de la sección de las ensaladas y escuché tres disparos. Las balas quebraron el vidrio del almacén. De repente vi que entraban dos personas armadas con largas chaquetas negras. Trataron de apuntarme, pero yo los empujé y salí corriendo”.

Al ver el horror, dos miembros de la sinagoga vecina corrieron al otro lado de la calle y llamaron a la policía. A la escena llegaron oficiales de la policía de Nueva Jersey y de Nueva York, equipos de SWAT, unidades antibombas, aviación de la policía de Nueva York, operadores de campo y patrullas tácticas. Pero al llegar, todos se encontraron con un fuerte tiroteo. Dos oficiales de la policía resultaron heridos y toda el área fue cerrada. Los estudiantes quedaron atrapados en las aulas durante horas; a los residentes se les advirtió que permanecieran dentro de sus casas. Los autobuses y los trenes se detuvieron, y la entrada cercana al subterráneo quedó clausurada durante varias horas.

La madre de Moshé Ferencz dijo a los reporteros en medio de la locura: “Yo llamé a mi hijo, él me dijo que estaba allí y que no tenía idea en dónde estaba Mindy”.

La batalla armada duró varias horas. Cuando todo terminó, la policía anunció que en el supermercado había tres personas muertas. Dos de las víctimas son Mindy Ferencz, la dueña del negocio, y Moshé Hirsch Deutsch, que vivía en Brooklyn.

Algunos informes de prensa indican que el número de víctimas puede crecer. Los atacantes murieron. Hubo espectadores que resultaron heridos, incluyendo por lo menos a dos peatones judíos y un cliente judío jasídico que estaba dentro del supermercado, pero que logró escapar por una salida posterior y que al parecer recibió varias heridas de bala.

Los primeros informes sugirieron que el comercio kósher no había sido atacado deliberadamente por ser judío. El director de seguridad pública de la ciudad advirtió que allí “no había evidencias” de terrorismo. Esa opinión parece estar cambiando. En las primeras horas de la mañana del miércoles, el alcalde de la Ciudad de Jersey dijo por Twitter que lejos de ser un crimen común y corriente, el supermercado kósher fue deliberadamente elegido para el ataque: “Basándonos en nuestra investigación inicial (la cual continúa) ahora creemos que los atacantes eligieron deliberadamente el lugar…”

Además de reconocer que el supermercado JC Kosher fue elegido deliberadamente, los informes de prensa indican que los asesinos pueden haber planeado un ataque mucho mayor, y que la camioneta robada en la que viajaban estaba cargada de bombas caseras. Si es así, la rápida respuesta de los oficiales logró evitar una tragedia de proporciones inimaginables.

La Ciudad de Jersey alberga una creciente comunidad de judíos jasídicos. Muchos de ellos pertenecen a la jasidut de Satmer.

Si bien es demasiado pronto para conocer todos los detalles, este espantoso ataque nos recuerda el que tuvo lugar el 9 de enero del 2015 en el supermercado kósher en París. En un enfrentamiento con la policía que duró varias horas, los terroristas islámicos tomaron como rehenes a quince clientes. Tras los tiroteos con la policía, los terroristas asesinaron a cuatro clientes judíos.

El ataque en la Ciudad de Jersey tuvo lugar en medio de un terrible aumento del antisemitismo en los Estados Unidos. En el 2018 hubo un 100% de incremento en los ataques antisemitas en comparación con un año previo; un nivel “casi histórico” de antisemitismo en los Estados Unidos, de acuerdo con la liga antidifamación. Desde que la liga antidifamación comenzó a registrar los ataques antisemitas en los años 70, 2018 ocupa el tercer lugar en cantidad de ataques. El FBI dijo que más de la mitad de los crímenes de odio en los Estados Unidos (un 57%) están dirigidos a los judíos, a pesar de que los judíos constituyen menos del 2% de la población del país.

Mientras esperamos más noticias sobre el ataque en la Ciudad de Jersey, es imperativo que hagamos algunas cosas:

  1. Detente un momento y piensa en las víctimas, incluyendo a Mindy Ferencz, Moshé Hirsch Deutsch y el Detective Joseph Seals.

  2. Reza por la recuperación completa de quienes resultaron heridos

  3. Haz una mitzvá en recuerdo de quienes fueron asesinados en este espantoso episodio. Da un paso fuera de tu zona de confort, lee un libro judío, anótate en una clase de judaísmo o comprométete a celebrar el Shabat esta semana en su memoria.

  4. Mantente vigilante. Con el aumento del antisemitismo, la seguridad nunca fue tan importante dentro de la comunidad judía.

  5. Participa. Quienes desean atacarnos por ser judíos quieren sembrar miedo y provocar que no vivamos abiertamente vidas judías. No les demos esa victoria a los terroristas y a los antisemitas. En recuerdo de quienes perdieron la vida en la ciudad de Jersey, incrementemos nuestro compromiso a vivir vidas plenamente judías.