Michal Oshman fue oficial en el ejército de Israel; tiene una maestría en sociología organizacional y psicodinámica; ocupó puestos de liderazgo en corporaciones importantes, como eBay, WPP, Facebook y actualmente es la líder de cultura europea en TikTok. A pesar de todos estos logros, durante la mayor parte de su vida la consumió la ansiedad y estaba plagada de miedos. Por ejemplo, al firmar un permiso para que su hijo fuera a una excursión, podía imaginar que el autobús sufriría un accidente terrible.

Años de terapia hicieron que todo estuviera peor. Cada terapeuta insistió en que ella tenía "asuntos sin cerrar" con sus padres y un pasado doloroso. "Yo sabía que en mi interior había oculta una chispa de alegría a la que no podía llegar, pero sabía que estaba allí", escribió en su nuevo libro What Would You Do If You Weren’t Afraid? Discover a life filled with purpose and joy through the secrets of Jewish wisdom (¿Qué harías si no tuvieras miedo? Descubre una vida repleta de propósito y alegría a través de los secretos de la sabiduría judía). La pregunta del título fue tomada del libro ¿Quién se ha llevado mi queso? (de Spencer Johnson) que se convirtió en un desafío estándar para los empleados de Facebook.

Oshman es honesta respecto a su ansiedad. Su padre era uno de los principales patólogos de Israel, e incluso de niña ella comprendió la naturaleza de su trabajoEn ocasiones vio fotografías horripilantes. De adolescente vivió intifadas y ataques terroristas. Sus abuelos de ambos lados eran sobrevivientes del Holocausto y las evidentes manifestaciones de sus traumas, incluidos los gritos de las pesadillas de su abuela, la afectaron profundamente.

Oshman fue educada para tener éxito académico y profesional, pero no le enseñaron las bases espirituales y emocionales del judaísmo. Todo eso cambió hace nueve años, cuando oyó por primera vez a lady Nicola Mendelsohn, vicepresidenta de Facebook en Norteamérica, en una entrevista de la prensa británica. "Esa fue la primera vez que escuché a un líder empresarial hablar sobre su propia fe judía. Ella dijo que sus cuatro hijos eran para ella lo más importante, y habló de la importancia que tenía el Shabat en su vida", dijo Oshman a AishLatino.com. "Eso tuvo en mí un efecto mágico".

En ese momento, Oshman buscaba alivio a su angustia emocional y mientras buscaba en línea los términos "depresión, ansiedad, judaísmo" llegó a las enseñanzas de la Dra. Kate Loewenthal, una psicóloga afiliada con Jabad. "Le envié un email y le pregunté si podíamos encontrarnos a tomar un café porque estaba sufriendo. Ella vio mi sed de aprender y me recomendó asistir a un "shiur" (clase de Torá), una palabra que en ese momento ni siquiera conocía".

Comprendí que mi lucha en verdad era algo bastante bello, era un síntoma de mi ansia constante de crecer, como una llama que se eleva.

Oshman descubrió a estas mujeres judías y sus nutritivos mensajes en un momento casi desesperado. Convertirse en madre había exacerbado su ansiedad. Ella temía darle a su hijo uvas cortadas o dejarlo ir a la casa de un amigo. "Tenía mucho por lo que celebrar. Tenía un matrimonio maravilloso, hijos y una carrera satisfactoria. Pero no podía encontrar el significado. Tenía demasiados pensamientos negativos".

Cuando comenzó a absorber nuevas ideas judías sobre la vida, las dificultades y el propósito, las nubes comenzaron a partir. "Durante todos mis años de terapia no había llegado a comprender que buscaba algo espiritual… Descubrir que tenía un alma Divina me dio muchísima esperanza. También entendí que no tenía que seguir luchando con mi ansiedad interna, porque el judaísmo me mostró que eso era simplemente parte de la condición humana. Entendí que mi lucha en verdad era algo bastante bello, un síntoma de mi ansia constante de crecer, como una llama que se eleva. Yo no era un fracaso. Simplemente era una bella llama".

La gratitud de Oshman por la forma en que la sabiduría judía la ayudó a transformar su vida, la motivó a escribir su libro. En cada capítulo, ella presenta un concepto y muestra cómo lo integró en su vida personal y profesional. Esto incluye ideas como reemplazar el miedo con propósito; encontrar el propio "puente estrecho" y aprender a cruzarlo; recuperarse de un corazón roto; hacer espacio psicológico para los demás; crear una cultura de liderazgo en el hogar y en el trabajo; educar niños que tengan consciencia de su alma; aprender a crear hábitos familiares de voluntarismo y caridad, y aprender quién eres en lo más profundo. Cada capítulo también culmina con ejercicios prácticos y el recordatorio: ""Si no cambias nada, nada cambiará"-

Al descubrir estas ideas cuando tenía treinta y tantos años, fue un desafío modificar lo que había sido una vida familiar secular. "Cuando nos casamos, estábamos en un lugar diferente, y lo hubiéramos tomado de a un paso a la vez", afirma. "Siempre tuve claro que shalom bait, mantener la paz en el matrimonio y en la vida hogareña, estaba por encima de todo". Dado que vive en Londres con sus cuatro hijos, Oshman considera que un compromiso con el judaísmo es todavía más importante que si vivieran en Israel. "En Israel, no necesitas que te digan cuándo es Iom Kipur. Aquí es más importante ofrecerles a nuestros hijos una identidad judía. Tenemos mucho dialogo con nuestros hijos mayores, y nos esforzamos por incluir actividades que sean importantes para ellos junto con la observancia del judaísmo".

Ella cree que los adultos jóvenes están sedientos de mensajes espirituales. "Los alientan los valores y eso me parece muy inspirador".

Cuando trabajaba en Facebook, Oshman hizo una presentación frente a varios cientos de personas respecto al concepto judío de Eshet Jail, la "mujer de valor" que es elogiada cada viernes a la noche. Ella explicó que las mujeres judías siempre tuvieron un rol clave, no sólo en el hogar sino que a menudo también en los negocios: "Ella hace, crea, produce, vende. Cada semana, en ese momento especial, esta canción reconoce sus contribuciones".

Lejos de descartarlo como algo irremediablemente anticuado, muchas mujeres se acercaron a Oshman y le dijeron que disfrutaron mucho del mensaje. "Algunas de ellas me dijeron que esperaban algún día tener maridos que también entonen sus alabanzas". Después de la charla, su supervisor comenzó a enviarle todos los viernes por la tarde mensajes de "Shabat shalom". Basado en su relación con adultos jóvenes en el trabajo y a través de las redes sociales, Oshman entendió que los adultos jóvenes están sedientos de mensajes espirituales. "Los alientan los valores, y eso me parece muy inspirador".

El libro de Oshman se publicó en un momento de crisis para Israel y para los judíos de todo el mundo, debido a la reciente batalla entre Israel y Hamás y el alarmante crecimiento de la violencia antisemita. La autora afirma estar "estremecida y todavía más comprometida" a difundir la sabiduría judía como una respuesta a la crisis.

"Cuando me pregunto a mí misma qué rol puedo tener, creo que mi misión es difundir más luz y construir más puentes a través de la sabiduría judía. Esto incluye la belleza de encontrar lo positivo en cada cosa".


AishLatino acaba de lanzar su nueva cuenta de TikTok, para seguirnos haz clic en el siguiente link: https://www.tiktok.com/@aishlatinocom