El lunes en la noche, la noticia que todos temíamos fue anunciada: los cuerpos de los tres adolescentes secuestrados fueron encontrados en un campo abierto en Jaljul, justo al norte de Hebrón. Los terroristas de Hamás aparentemente les dispararon poco tiempo después del secuestro, como parte de su plan para negociar la liberación de sus cuerpos en intercambio por prisioneros.

El pueblo judío se unió en plegarias y realización de mitzvot de una forma sin precedentes. Realmente nos sentimos como una familia.

Y ahora estamos unidos, de duelo con las familias de Naftali, Gilad y Eyal.

Artículos relacionados:
¿Nuestros rezos fueron en vano?
Lágrimas y plegarias destrozadas
Las lágrimas no son en vano