Cuando el sábado 17 de octubre los israelíes se enfrentaron a cinco diferentes ataques con cuchillos, por poco no tuvieron la fortuna de poder pelear de vuelta con sus atacantes y defenderse a sí mismos.

¿Cómo describió la prensa mundial estos ataques? “Otros cuatro palestinos fueron asesinados en la calle”. “Israelíes matan a cuatro palestinos”. “Palestinos asesinados en supuestos ataques con cuchillo”.

Estos titulares (de los periódicos Irish Independent, USA Today y Sky News, respectivamente) son una muestra típica de gran parte del periodismo cuando se trata del Estado judío, el cual muestra a los israelíes que fueron atacados como los agresores y pasa por alto los detalles del terrorismo al que se enfrentan diariamente.

Aquí te presento 3 distorsiones que suelen hacer los medios de comunicación al referirse a los ataques que ocurren actualmente en Israel y qué puedes hacer tú al respecto.

1. El mundo al revés: Los terroristas como víctimas, y las victimas como agresores.

Puede parecer inverosímil que personas armadas con cuchillos, pistolas y hachas que salen a matar judíos sean llamadas “víctimas”, pero muchos noticieros insisten en proyectar una imagen de “pobres víctimas inocentes palestinas” y de retratar a los israelíes como asesinos a sangre fría.

Un titular publicado el 17 de octubre del 2015 en el periódico británico Telegraph anunciaba que “las fuerzas de seguridad israelíes matan a cuatro palestinos mientras continúan los ataques con cuchillos”, hace parecer erróneamente como que estuviera ocurriendo una masacre en contra de los palestinos, y no que estuviera ocurriendo una ola de ataques terroristas en contra de los israelíes.

Un inserto publicado del 19 de octubre en el periódico USA Today reportaba: “Las bandas de Cisjordania se han unido: desde hacer comida a fabricar resorteras, los palestinos hacen lo que pueden para combatir a Israel”, lo cual da la impresión de que luchar contra los israelíes es una noble misión, y no que implica disparar a infantes, acuchillar a niños y atacar brutalmente a israelíes sólo por el hecho de que son judíos.

Señalar los hechos referentes a los recientes ataques terroristas es un posible antídoto ante esos torcidos reportajes que invierten al agresor y a su víctima. Eso es lo que hizo recientemente José Diaz-Balart, de la NBC, en un reportaje en vivo. La corresponsal de MSNBC/NBC, Ayman Mohyeldin, quien reporteaba desde Jerusalem, afirmó que un supuesto terrorista que había sido abatido por las fuerzas policiales israelíes se encontraba en realidad desarmado. “Sus dos manos se encontraban abiertas y en ninguna había un cuchillo”. Pero cuando la cámara volvió al estudio, el Sr. Diaz-Balart mostró una fotografía del atacante y les dijo a los espectadores: “Claramente podemos ver al hombre con lo que parece ser un cuchillo en su mano derecha”.

No todos tenemos la influencia que tiene Diaz-Balart, pero todos podemos aprender de él cómo contrarrestar las descaradas mentiras: señalar la verdad sobre los ataques en las cartas al director, espacios de opinión, blogs y redes sociales.

2. Falsa equivalencia

Otra calumnia que se está haciendo cada vez más popular sobre el Estado judío es que Israel es de alguna forma el culpable por la violencia que hay en la sociedad palestina.

Ese es el supuesto que hay detrás de un reciente titular de la CNN: “Más personas mueren mientras la violencia y los dedos acusadores plagan a Israel y a los palestinos”. El titular, publicado el 18 de octubre del 2015, vino luego de los cinco intentos frustrados de atentados, y el día antes del ataque realizado en la Estación Central de Buses de Beersheva. ¿Dónde estaba la violencia por parte de los israelíes? ¿Quién está levantando un dedo acusador? Ciertamente dispararle a un terrorista armado no es lo mismo que realizar el ataque en primer lugar, ¿o no?

Una opinión editorial publicada en el New York Times el 19 de octubre describía un prácticamente irreconocible Jerusalem, un Jerusalem en el cual centenas de judíos marchaban por las calles cantando “muerte a los árabes”, en el cual los árabes tienen miedo de dejar que sus hijos salgan solos de la casa no vaya a ser que sean asesinados por israelíes homicidas como el “armado alcalde de Jerusalem”. Esta es una caprichosa distorsión.

Este tipo de falsa equivalencia tiene consecuencias reales, pues convence a la gente de que los israelíes cargan con parte de la responsabilidad de que los acuchillen, les disparen, los atropellen, los ataquen o los asesinen. Crea un clima en el que el Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, puede llegar a decir (en un discurso dado en Harvard el 13 de octubre, el mismo día en que tres israelíes fueron asesinados y veinte fueron heridos en dos ataques separados) que tanto israelíes como palestinos son culpables por la violencia. Nos hace menos sensibles ante el miedo y la violencia que experimentan los israelíes. Sir Eric Pickles, presidente de los Amigos Conservadores de Israel en Gran Bretaña, se refiere a este deseo por balance como algo “patológico”.

Una forma de responder ante esto es alzar la voz: no tengas miedo de presentar una versión más fidedigna de los hechos. Ármate con información, lee periódicos israelíes y dirígete a páginas web como www.reportehonesto.com para buscar ayuda.

3. Dar un espacio a las mentiras y al extremismo

Un llamativo hecho de gran parte de la cobertura periodística sobre Israel es la cantidad de personas, organizaciones y posturas extremistas que obtienen un espacio en la televisión y en la prensa escrita.

En un reportaje realizado el 18 de octubre, la CNN citó a funcionarios israelíes sobre lo ocurrido en los cinco atentados terroristas del día anterior, pero luego sembró dudas sobre lo dicho al decir que “la versión oficial palestina de los eventos no siempre calza con el recuento israelí”. De acuerdo a este recuento alternativo, ningún palestino había intentado acuchillar israelíes; en lugar de eso, el palestino era la víctima, y había sido perseguido y asesinado a sangre fría por un “colono” israelí.

¿Cuál era esta fuente de información alternativa? De acuerdo a la CNN se trataba de WAFA, la agencia oficial noticiosa de la Autoridad Palestina. ¿Pero acaso WAFA merece ser tratada como una fuente noticiosa creíble?

A partir de traducciones de su fuente noticiosa árabe, la respuesta es definitivamente no. Este es el medio de comunicación que el 30 de diciembre de 2014 llamó a los dos terroristas responsables por asesinar a cinco israelíes mientras rezaban en una sinagoga de Jerusalem “mártires… quienes ascendieron (al cielo)”. En la presente ola de violencia, WAFA se ha referido consistentemente a los ataques terroristas contra civiles israelíes como “operaciones militares”, ha alabado a quienes han sido asesinados en su intento de llevar a cabo un atentado como “mártires” y ha informado incorrectamente sobre las muertes de terroristas que han sido asesinados en actos de autodefensa mientras intentaban realizar un ataque, llamándolas “ejecuciones a sangre fría”.

Una noticia de la Associated Press (AP), con fecha 15 de octubre de 2015, sobre la raíz de la ira palestina: “Palestinos de Jerusalem del Este en el centro de ola de agitación” se basó también en fuentes de información altamente parciales. Citando a Ir Amim, “un grupo que promueve la igualdad en la ciudad”, la AP mostró una visión anti utópica de Jerusalem en la cual “los barrios árabes tienen calles llenas de baches, salas de clases sobrepobladas, y sufren de una insuficiencia de servicios públicos como agua, alcantarillado y recolección de basura”.

Pero Ir Amim difícilmente es una fuente imparcial. La organización, la cual es descrita por uno de sus propios directivos como “promotora de una agenda política en lugar de fomentar la coexistencia”, y la cual fue fundada por Noruega, Suecia, Holanda y la UE, es extremista en sus ataques verbales a Israel, e incluso ha llamado a Estados Unidos a “cortar relaciones diplomáticas” con el Estado judío. Una serie de videos que financiaron en el año 2010 fue descrita en ese entonces por el editor del Jerusalem Post como una serie que “contiene todas las tergiversaciones unilaterales, descontextualizaciones y desbalances sobre Israel en un sólo sucio paquete”.

Bajo este clima, todos nosotros debemos ser cuidadosos consumidores de noticias. Debemos hacer un esfuerzo por cuestionar de dónde obtienen su información nuestras fuentes y debemos evaluar a quiénes están citando. Cuando leas aseveraciones sobre Israel que suenan extremas, tómate un minuto para investigar la fuente. Edúcate sobre Israel y sobre las noticias. No tengas miedo de elevar tu voz. Todos nosotros podemos ayudar a que las distorsiones y mentiras sobre Israel no pasen desapercibidas.

Gracias a Reporte Honesto por destacar muchos de estos y otros ejemplos de parcialidad contra Israel en los medios de comunicación.