Este artículo desmentirá los 10 mitos siguientes:

1. Israel rompió el cese del fuego con Hamás
2. Israel ha respondido con "fuerza desproporcionada".
3. Los palestinos en la Franja de Gaza son víctimas inocentes.
4. La operación de Israel en la Franja de Gaza solamente irritará a los palestinos y los hará buscar venganza en lugar de paz.
5. Israel debería negociar un cese del fuego con Hamás.
6. Hamás ataca objetivos militares.
7. Hamás teme el poderío militar de Israel.
8. Al final de esta guerra, Israel tendrá que negociar con Hamás.
9. Israel atacó deliberadamente una escuela de la ONU.
10. La cobertura de los medios de la guerra en la Franja de Gaza es justa y precisa.

1. MITO: Israel rompió el cese del fuego con Hamás.

HECHO:

El 17 de junio de 2008, después de varios meses de contactos indirectos entre Israel y Hamás a través de los mediadores egipcios, Hamás accedió a un cese del fuego (tahadiya). Casi inmediatamente después, terroristas dispararon misiles hacia el sur de Israel. A pesar de que eso representa una "violación grave" de la tregua, Israel se abstuvo de realizar acciones militares. De hecho, durante los seis meses que supuestamente duraba el arreglo, 329 misiles y proyectiles de morteros fueron disparados en contra de Israel.

Si bien el número de asaltos palestinos disminuyó considerablemente después del arreglo, el terror continuó. Sin embargo, el ejército israelí no respondió a las provocaciones. Al contrario, Israel aumentó significativamente la cantidad de bienes entregados a la Franja de Gaza.

Durante este período, Israel también esperó negociar la liberación de Gilad Shalit, el soldado israelí que fue secuestrado por Hamás en junio de 2006. El grupo repetidamente aumentó sus demandas, exigiendo un gran número de prisioneros palestinos liberados a cambio del soldado israelí cautivo, pero nunca aseguraron su liberación.

La violencia escaló a principios de noviembre después de que el ejército israelí llevó a cabo una operación militar cerca de la frontera de Gaza y mató a siete terroristas. Israel actuó después de descubrir que Hamás había cavado un túnel bajo el cerco de seguridad para secuestrar más soldados israelíes. Hamás respondió bombardeando ciudades israelíes y el fuego intenso de artillería ha continuado desde entonces.

Cuando el cese del fuego de seis meses (irónicamente impuesto por Hamás) expiró en diciembre, Israel tuvo la esperanza de llegar a un nuevo acuerdo para extenderlo. En cambio, Hamás comenzó a disparar cientos de misiles en contra de Israel.

Los misiles de Hamás provienen de Irán, son contrabandeados dentro de la Franja de Gaza por partes y luego son ensamblados.

Cuando comenzó el bombardeo, parecía que Hamás había utilizado la tregua para mejorar su arsenal con armas que eran demasiado sofisticadas como para haber sido diseñadas y construidas dentro de la Franja de Gaza. Estos misiles Kassam y Grad, que han puesto en peligro mortal a uno de cada ocho israelíes, provienen de Irán. Fueron contrabandeados dentro de la Franja de Gaza por partes, luego son ensamblados y disparados desde plataformas de lanzamiento bien escondidas y atrincheradas en centros densamente poblados de civiles palestinos.

Una vez lanzados, cientos de miles de israelíes tienen tan solo quince segundos para refugiarse antes de que los misiles exploten. Hamás ha convertido todo el sur de Israel en un lugar que parece un mundo post-apocalíptico, en vez de una sociedad moderna y civilizada. Imagina nunca poder salir de tu casa, tener que estar siempre a una distancia de 15 segundos de carrera hasta un refugio determinado. Imagina tener que meterte en la seguridad de un refugio treinta veces al día, todos los días. Trata de imaginar el terror cuando se escucha el silbido de los misiles cayendo, sin saber si caerán a un kilómetro o directamente sobre tu cabeza.

¿Puedes imaginarte el shock cuando sientes el impacto, el alivio que sobreviene porque todavía estás vivo, y la pena y preocupación inmediata que sigue cuando te das cuenta de que otros, como tu familia y tus amigos, pueden no haber tenido tanta suerte esta vez?

2. MITO: Israel ha respondido con "fuerza desproporcionada".

HECHO:

El artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas le reserva a toda nación el derecho de actuar en defensa propia en contra de ataques armados. Como el profesor Alan Dershowitz también ha notado, "El reclamo de que Israel ha violado el principio de proporcionalidad (al matar a más terroristas de Hamás que el número de civiles israelíes muertos por los misiles de Hamás) es absurdo. Primero, no hay equivalencia legal entre el asesinato deliberado de civiles inocentes y el asesinato deliberado de combatientes de Hamás. Bajo las leyes de guerra cualquier número de combatientes puede ser matado para prevenir el asesinato de aunque sea un civil inocente. Segundo, la proporcionalidad no es medida por el número de civiles muertos, sino por el riesgo impuesto. Esto es ilustrado por lo que pasó el martes 30 de diciembre de 2008, cuando un misil de Hamás cayó en un jardín infantil en Beer Sheva, aunque no había estudiantes allí en ese momento. De acuerdo a la ley internacional, Israel no puede permitir que Hamás juegue a la ruleta rusa con la vida de sus niños".

Como dijo el London Times en respuesta a esta acusación durante la guerra israelí con Hizbolá, esta crítica "es vaga y simplista de muchas maneras, especialmente ya que implica un relativismo moral entre los dos bandos que no existe. Esta no es una lucha entre pares así como muchos en el occidente piensan. Uno de los bandos (Israel), es el único país democrático en toda la región, durante gran parte de su existencia ha enfrentado una amenaza existencial real y si fuese posible, optaría por vivir en paz con sus vecinos. El otro bando (Hamás), es una organización terrorista que intenta boicotear esa opción".

Más aún, dado que el objetivo declarado de Hamás es la destrucción de Israel, ¿no es acaso "la destrucción de Hamás" la respuesta apropiada? ¿No serían ataques al azar con misiles sobre ciudades palestinas proporcionales a los ataques con misiles de Hamás en el sur de Israel? ¿Puedes imaginar a algunos de los individuos que critican a Israel aceptando estas respuestas?

Cuando los terroristas palestinos ubican bombas en centros comerciales israelíes y matan y mutilan a docenas de civiles, ¿no sería una "respuesta proporcionada" que los israelíes pusieran bombas en centros comerciales palestinos? Nadie en Israel cree que esto podría ser uso legítimo de la fuerza. Por lo tanto, Israel no tiene otra opción, necesariamente debe tomar acciones medidas en contra de objetivos específicos en un esfuerzo por disminuir la violencia palestina o frenarla.

¿Qué haría Estados Unidos si terroristas dispararan miles de misiles en contra de ciudades norteamericanas? Después del ataque a las Torres Gemelas, vimos que Estados Unidos tomó el mismo tipo de acción que Israel al lanzar ataques militares en contra de los terroristas. Las Fuerzas Norteamericanas usaron fuerza abrumadora y aunque nunca apuntaron directamente en contra de civiles, de todas maneras, algunos murieron accidentalmente. Los norteamericanos creen en la doctrina de Colin Powell, que sostiene que "Estados Unidos debería entrar en guerra con toda la fuerza disponible, o no entrar en lo absoluto".

Ahora que Hamás ha adquirido misiles de largo alcance 900,000 israelíes están en peligro.

Los Estados Unidos usan fuerza abrumadora en contra de sus enemigos, aun cuando las amenazas son distantes y no presentan ningún peligro a la existencia de la nación o a la seguridad inmediata de sus ciudadanos. La amenaza que Israel enfrenta es inmediata en tiempo y en proximidad física, y presenta un riesgo directo a los ciudadanos israelíes. Más de 6000 misiles han caído en ciudades israelíes y ahora que Hamás ha adquirido misiles de largo alcance, más de 900,000 civiles están en peligro. Aun así, Israel no ha usado todo su poderío como dicta la doctrina de Powell. El uso de la fuerza ha sido prudente y preciso. Los soldados israelíes no apuntan deliberadamente a civiles. El asesinato de inocentes es el objetivo de los terroristas palestinos. De hecho, ¿Qué otro ejército tira panfletos para advertir a la gente acerca de los ataques, renunciando de esta manera al elemento sorpresa y permitiendo que los terroristas se escondan al mismo tiempo que los inocentes escapan?

Las actividades del ejército israelí están gobernadas por una política predominante de restricción y por una determinación de tomar todas las medidas posibles para evitar dañar a civiles inocentes.

Ningún palestino inocente estaría en peligro si la Autoridad Palestina tomara medidas para frenar el terrorismo o si la Comunidad Internacional, especialmente el mundo árabe, presionara a Hamás a dejar de atacar a Israel.

Ningún palestino inocente estaría en peligro si los terroristas de Hamás no se escondieran deliberadamente entre ellos. Si los palestinos que buscan la paz evitaran que los terroristas vivan entre ellos, Israel no tendría ningún motivo para atacar sus vecindarios.

Siempre es una tragedia cuando vidas inocentes se pierden, y los israelíes han expresado constantemente su tristeza por las bajas árabes. En contraste, cuando israelíes inocentes son asesinados por terroristas, Hamás realiza manifestaciones para celebrar los asesinatos.

3. MITO: Los palestinos en la Franja de Gaza son víctimas inocentes.

HECHO:

Es trágico el hecho de que muchos palestinos que no están directamente involucrados en el terrorismo estén sufriendo como resultado de las acciones de sus líderes. Mientras que nadie quiere ver a ningún civil lastimado, es importante reconocer que todos los palestinos en la Franja de Gaza tienen cierta responsabilidad. Después de todo, ellos votaron por Hamás en una elección en la que todos sabían que la plataforma de la organización es la destrucción de Israel y el uso del terrorismo para alcanzar ese objetivo.

Los palestinos en la Franja de Gaza no han hecho nada durante los últimos tres años para evitar que Hamás lance misiles en contra de Israel. En cualquier momento la gente podría haber dicho: "¡Suficiente! Nosotros no apoyamos el terrorismo". En lugar de permitir que los equipos de lanzamiento de misiles kassams sean ubicados en sus casas, patios y vecindarios, la gente podría haber dicho: "¡Paren! No vamos a permitir que nos transformen en blancos. Yo no permitiré que usen a mi familia como un escudo".

Durante los últimos tres años los palestinos de la Franja de Gaza han dicho, "A nosotros no nos importa si los israelíes son asesinados por los misiles de Hamás, pero el mundo debería apoyarnos".

Durante la Segunda Guerra Mundial, la población civil alemana sufrió la invasión aliada y no pudieron defenderse declarando que no eran combatientes o que no eran nazis y que no apoyaban a Hitler. Toda la población alemana fue responsable por no haber frenado a sus líderes para que no llevaran a cabo sus políticas de agresión y genocidio.

Los palestinos ahora también son responsables. Sin embargo, a diferencia de los aliados en la Segunda Guerra Mundial, Israel está haciendo todo lo posible para evitar herir a civiles palestinos a pesar de su culpabilidad. Incluso ahora, los palestinos tienen el poder para detener la guerra, demandando que Hamás deje de disparar misiles. Sin embargo, se rehúsan a tomar la única medida en su poder para menguar su sufrimiento.

4. MITO: La operación de Israel en la Franja de Gaza solamente irritará a los palestinos y los hará buscar venganza en lugar de paz.

HECHO:

Después del bombardeo en la Segunda Guerra Mundial, los británicos no se preocuparon de que los alemanes podrían odiarlos por bombardear sus ciudades. De hecho, a diferencia de Israel, los aliados tuvieron poca preocupación durante la guerra en relación a los civiles alemanes. Indudablemente, muchos alemanes todavía guardan rencor hacia los aliados por sus acciones durante la guerra, pero esto no evitó que Alemania a la larga se pusiera de acuerdo con sus vecinos y se convirtiera en un miembro pacífico de la comunidad internacional.

No son las acciones israelíes las que provocan que los palestinos elijan el terror por sobre la paz, es el adoctrinamiento de Hamás, que les enseña a los chicos desde temprana edad a odiar a los judíos para buscar la destrucción de Israel y glorificar el martirio.

5. MITO: Israel debería negociar un cese del fuego con Hamás.

HECHO:

Hamás no negocia con Israel. Hamás niega el derecho de existencia del estado de Israel. Hamás se rehúsa a obedecer acuerdos firmados previamente. Aun el "cese del fuego" de seis meses que recientemente expiró entre Israel y Hamás tuvo que ser lenta y meticulosamente negociado a través de Egipto porque Hamás no habla con Israel. Durante 2008, Israel trabajó con los Estados Unidos para lograr una solución equitativa para los dos Estados con la Autoridad Palestina mientras que Hamás hizo todo lo que estaba en su poder para interrumpir y desviar el proceso de paz (disparando miles de misiles a ciudades y poblados israelíes, disparando contra soldados y civiles israelíes, infiltrándose en Israel para cometer atentados suicidas, etcétera). Además de esto, Hamás mantiene secuestrado al soldado Gilad Shalit desde junio de 2006.

Hamás dejó en claro que el "cese del fuego" no fue un preludio para la paz.

Hamás dejó en claro que el "cese del fuego" no fue un preludio para la paz. Al contrario, Hamás usó el tiempo para construir más túneles para contrabandear armas y provisiones desde Egipto, para construir más misiles y para mejorar el rango y la precisión de su arsenal existente. Un nuevo cese del fuego antes de que los túneles y las armas sean destruidas o neutralizadas simplemente le daría a Hamás la oportunidad de seguir el ejemplo de Hizbolá, rearmándose y reagrupándose para alcanzar su objetivo de la destrucción de Israel en una batalla futura.

6. MITO: Hamás ataca objetivos militares.

HECHO:

Hamás consistentemente juzga el éxito de sus ataques de acuerdo al número de israelíes muertos (hombres, mujeres, niños). Hamás ni siquiera trata de atacar objetivos militares, sus misiles son dirigidos hacia poblados, ciudades y granjas en lugar de bases militares. Los grupos de misiles aterrizan en parques, edificios de departamentos, escuelas y casas privadas.

Los terroristas de Hamás eligen no exponerse a si mismos disparando estas armas desde áreas abiertas. Ellos construyen plataformas de lanzamiento en regiones densamente pobladas en la Franja de Gaza, utilizando a la población local palestina como escudos humanos. A ellos no les importa si sus compañeros palestinos mueren producto de sus propios disparos fallidos de misiles (como ocurre frecuentemente) o por ataques israelíes de represalia. Los líderes de Hamás, al igual que sus pares de Hizbolá, en realidad prefieren que Israel tome represalias porque ellos saben que aunque haya bajas involuntarias de civiles, la comunidad internacional culpará a Israel.

7. MITO: Hamás teme el poderío militar de Israel.

HECHO:

Los terroristas de Hamás creen que están peleando una guerra santa en contra de infieles y por eso no es posible llegar a un acuerdo diplomático con ellos. Su convicción religiosa es que deben crear un Estado islámico y que no hay lugar en el mundo islámico para un Estado judío (y en realidad tampoco para uno cristiano).

Por su fe, los soldados rasos de Hamás creen que Alá los recibirá en el paraíso si son asesinados por Israel en lo que ellos ven como su defensa del Islam. El extremismo de los terroristas de Hamás va mucho más allá. Una cosa es que estén dispuestos a sacrificar sus propias vidas por sus creencias, pero ellos están también dispuestos a poner en peligro incluso la vida de los demás. Es por eso que ellos no tienen reservas para usar sus compañeros palestinos como escudos humanos. Si Israel es disuadido de atacar por miedo a matar inocentes, Hamás puede continuar aterrorizando a los israelíes con impunidad. Si Israel ataca, Hamás usará la muerte de cualquier civil para propósitos de propaganda y para manifestaciones de apoyo. Ante la primera señal de peligro, los líderes de Hamás normalmente corren y se esconden. Su valentía se expresa enviando discípulos jóvenes para que se conviertan en mártires y utilizando al resto de la población para protegerse a si mismos.

8. MITO: Al final de esta guerra Israel tendrá que negociar con Hamás.

HECHO:

Algunos analistas sugieren que Israel no puede destruir a Hamás ni provocar un cambio de régimen en la Franja de Gaza y, por lo tanto, los israelíes tendrán que negociar con Hamás al final, haciendo que esta guerra de destrucción no tenga ningún sentido.

Hamás no ha escondido su objetivo de destruir a Israel. Ha perpetrado una guerra de terror de tres años desde la evacuación israelí de la Franja de Gaza, y antes de esto, lideraron la intifada palestina de cinco años que costó más de mil vidas israelíes. Ningún país podría demostrar el grado de restricción que Israel ha exhibido mientras sus ciudades son bombardeadas.

El propósito de la operación israelí es reducir la posibilidad de que Hamás amenace tantas vidas israelíes como sea posible. Nadie debería esperar que el resultado de la guerra sea una negociación. El artículo 13 de la carta de Hamás deja en claro la razón de existencia del grupo: "No hay solución para el conflicto palestino excepto a través de Jihad. Las iniciativas, las propuestas y las conferencias internacionales son iniciativas vanas y son un desperdicio de tiempo".

Para Israel, las negociaciones con Hamás podrían ser resumidas en las palabras de Golda Meir: "Ellos dicen que nosotros deberíamos estar muertos. Y nosotros decimos que queremos estar vivos. Entre la vida y la muerte, yo no conozco ningún compromiso".

9. MITO: Israel atacó deliberadamente una escuela de la ONU.

HECHO:

Dicen que la verdad es la primera baja en una guerra. Israel se ha enfrentado frecuentemente a esto. Los reportes de atrocidades israelíes en sus operaciones militares a menudo están fuera de contexto, son engañosos, son verdades a medias o completas fabricaciones. A menudo Israel refuerza los reportes periodísticos negativos aceptando instintivamente la culpa. La prensa no busca la verdad, eso normalmente requiere de un análisis cuidadoso que no satisface la necesidad de los periodistas de llenar inmediatamente tiempo y espacio.

El mejor ejemplo de esto fue el caso infame que ocurrió durante la operación anti-terror de Israel en Gaza en 2000 cuando una transmisión de televisión mostró a un padre palestino protegiendo a su hijo de las balas. El hijo fue presuntamente asesinado e Israel fue culpado inmediatamente. Tomó muchos meses, pero nosotros sabemos ahora que las tropas israelíes no mataron a Mohamed al-Dura.

Israel enfrentó un apuro similar en el juicio después de los reportes de un ataque israelí el 6 de enero de 2009 en una escuela de la ONU en Jabalya. El edificio no estaba siendo utilizado como una escuela en el momento, sino que estaba refugiando a civiles palestinos. Los reportes iniciales dijeron que al menos 30 palestinos murieron y los oficiales de la ONU afirmaron que habían entregado a las fuerzas israelíes las coordenadas de este y otros edificios que que no estaban relacionados con Hamás. El incidente fue descrito inmediatamente como un ataque deliberado sobre gente inocente.

Los palestinos le dijeron a Associated Press que habían visto a terroristas disparando proyectiles de morteros cerca de la escuela.

Los detalles de lo ocurrido todavía están bajo investigación, pero Israel sostiene que no sabía que el edificio estaba siendo utilizado como un refugio y que las fuerzas israelíes dispararon hacia el edificio porque estaban siendo atacados por terroristas de Hamás que estaban lanzando misiles desde el área. Israel más tarde identificó a dos de las bajas como Imad y Hassan Abu Asker, quienes sirvieron como jefes de unidades de mortero de Hamás en la Franja de Gaza. Un testigo de Jabalya dijo que había visto Abu Asker en el área de la escuela justo antes del ataque cuando respondió a un llamado de voluntarios para apilar arena alrededor del campo "para ayudar a proteger a los luchadores de la resistencia". Además, dos residentes del área cercana a la escuela le dijeron a Associated Press que habían visto a un pequeño grupo de terroristas disparando proyectiles de mortero desde una calle cercana a la escuela. Una serie de explosiones siguieron, indicando la presencia de municiones y explosivos en el edificio.

Esta no es la primera vez que terroristas han disparado con morteros desde una escuela en la Franja de Gaza, tampoco es la primera vez que terroristas han utilizado las instalaciones de la ONU como escondite. Los oficiales de la ONU en la Franja de Gaza, quienes nunca condenan el terror palestino, tienen un vasto historial de mirar para el costado mientras Hamás lleva a cabo sus actividades (la ONU nunca emitió una resolución condenando el terrorismo de Hamás). Los oficiales de la ONU en Gaza están para ayudar a los palestinos, pero a menudo sus tendencias nublan su juicio y por lo tanto se necesita verificación independiente antes de aceptar sus reclamos.

Nosotros sabemos que a través de la utilización de civiles como escudos humanos, Hamás ha traído muerte y destrucción a la Franja de Gaza tanto como al sur israelí. La pérdida de vidas inocentes en Jabalya es trágica y no hubiese ocurrido si Hamás no atacara constantemente a Israel con misiles. El apuro para culpar a Israel es también un recordatorio de que los primeros reportes que salen de Gaza no son confiables.

10. MITO: La cobertura de los medios de la guerra en la Franja de Gaza es justa y precisa.

HECHO:

Israel ha aprendido que sus enemigos harán todo lo posible para manipular a la prensa, influenciando así la opinión pública durante conflictos como el que se está desarrollando actualmente en la Franja de Gaza. Israel será acusado de masacres, se distribuirán números de victimas falsos, las fotografías serán adulteradas y los periodistas serán amenazados. Estas y otras estratagemas serán utilizadas para crear simpatía por los palestinos y lanzar calumnias sobre las fuerzas israelíes con la esperanza de volver la opinión mundial en contra de Israel. Demasiado a menudo, periodistas irresponsables han repetido información no verificada y a menudo imprecisa en su prisa por ser el primero en reportar una historia. En un esfuerzo para presentar un relato imparcial, algunos periodistas han creído erróneamente que permitirle a un orador árabe mentir y después darle a un israelí la posibilidad de responder representa una cuenta balanceada. Esto es como permitir que un orador acuse a los israelíes de golpear a sus cónyuges y después invitar a un israelí para negar que ellos golpean a sus conyugues. Israel siempre se ve obligado a reaccionar a la defensiva, a menudo a través de acusaciones falsas y escandalosas, que son repetidas por otros medios y así las mentiras son aceptadas como verdades.

Uno de los primeros ejemplos de esto en la guerra de Gaza ocurrió después de que fuerzas israelíes dispararon a una escuela de la ONU el 6 de enero de 2009.

La prensa inmediatamente reportó que más de 30 palestinos buscando refugio en el edificio fueron asesinados y el ataque fue descrito como una agresión deliberada a gente inocente. Horas más tarde, investigadores israelíes reportaron que dispararon al edifico porque estaban siendo atacados por terroristas de Hamás lanzando con morteros desde el área. Testigos apoyaron el relato israelí, pero la impresión inicial ya había sido creada y reforzada por afirmaciones repetidas por oficiales de la ONU desacreditando la versión israelí.

Israel fue consistentemente victimizado por la propaganda árabe y por la irresponsabilidad de la prensa durante la guerra del Líbano de 2006. Israel fue acusado de masacres que nunca ocurrieron. Reuters publicó fotos adulteradas y tuvo que retirarlas. Otras fotos, mostrando combatientes de Hizbolá armando misiles en vecindarios civiles fueron suprimidas porque no coincidían con el mensaje de propaganda de que Israel estaba atacando indiscriminadamente libaneses inocentes.

Hamás ha adoptado un enfoque similar. Mientras el periodista de la CNN Anderson Cooper informó: "Dentro de Gaza la prensa controlada por Hamás es poco sutil. Hay pocas libertades de prensa dentro de la Franja de Gaza y Hamás controla a quien reporta desde allí y a donde pueden ir. Mientras fotos de chicos heridos son fomentadas claramente, raramente vemos imágenes de los combatientes de Hamás o de sus misiles siendo disparados hacia Israel".

Naturalmente, Israel también quiere influir en la cobertura de la prensa, pero los israelíes saben que su credibilidad siempre es cuestionada. Y a pesar de todos los esfuerzos, como por ejemplo limitar el acceso de periodistas dentro de las tropas, el otro lado todavía tiene éxito con su objetivo. Así como comentó Nic Robertson de la CNN con respecto a la decisión de Israel de no permitir el ingreso de reporteros durante la operación de Gaza: "Los oficiales con los que hablamos dijeron que es por seguridad y por nuestro bien, pero da la impresión de que ellos no quieren que el sufrimiento que está ocurriendo en Gaza sea presenciado por el mundo".

Dada la historia de cobertura del conflicto de medio oriente, es necesario que los periodistas tengan mucho cuidado con sus reportes. Mantener los estándares periodísticos dependerá de los que están siguiendo la cobertura.

Los miles de misiles en contra del sur de Israel han sido raramente mencionados por la prensa.

Aun antes de que Israel inicie la operación Cast Lead, muchos periodistas fueron rápidos para informar lo que sea que Hamás les decía. Cuando Hamás organizó cortes de luz en la Franja de Gaza, la prensa reportó incorrectamente que Israel estaba evitando que los ciudadanos de la Franja de Gaza tengan combustible y electricidad. Israel fue regularmente culpado por la "crisis humanitaria" en Gaza mientras, al mismo tiempo, camiones cargados con provisiones eran enviados desde Israel cada día. Mientras los ataques aéreos de Israel en Gaza llegaron inmediatamente a la primera página de los periódicos alrededor del mundo, los miles de misiles en contra del sur de Israel, y el impacto que han tenido sobre la población durante los últimos tres años, raramente han sido mencionados.

La prensa a menudo convierte a los conflictos en juegos de números, manteniendo la cuenta de las bajas. Israel siempre es acusado de desproporción porque normalmente mueren menos israelíes en las confrontaciones. Los israelíes, de todos modos, no tienen ninguna obligación de sufrir mayor número de bajas con el objetivo de verse mejor en el cuadro de resultados de la prensa.

Tampoco debería sorprender que un ejército regular que está altamente entrenado y que está enfrentando terroristas tendrá menos bajas que los terroristas.

Los números de bajas reportados por los palestinos también han sido completamente dudosos en el pasado y nadie debería tomarlos como un hecho. Nosotros sabemos que los palestinos rutinariamente llamarán a los ataques "masacres" e inventarán un gran número de fatalidades, por lo que los periodistas deberían estar en guardia para esas afirmaciones no verificadas. Aun cuando los cuerpos son presentados como evidencia, hemos aprendido que a menudo no son las víctimas de un ataque israelí y a veces ni siquiera son muertos (un video clásico palestino muestra un funeral en el cual los portadores del féretro dejan caer la camilla con el "cuerpo" que luego se levanta y huye).

Posiblemente el ejemplo más dramático ocurrió cuando el Washington Post publicó una fotografía durante la primera guerra del Líbano de un bebé que parecía haber perdido sus dos brazos. El subtítulo de la foto de United Press International decía que el bebé había sido severamente quemado cuando un jet israelí impactó accidentalmente un área residencial cristiana. La foto no le gustó al presidente Reagan y fue una razón que él usó subsecuentemente para pedirle a Israel que interrumpa sus ataques. La foto y subtítulo no eran, de todos modos, precisas. El bebé, de hecho, no perdió sus brazos, y las quemaduras que sufrió fueron el resultado de un ataque de la Organización de Liberación Palestina en la zona este de Beirut.

Al comienzo de la Guerra de Gaza, la prensa reportó que cerca de 300 ciudadanos de la Franja de Gaza fueron asesinados en la incursión. Estos números vinieron de fuentes palestinas. Pero lo que muchos reporteros dejaron afuera es el hecho de que hasta los palestinos admitieron que la mayoría de estas victimas eran terroristas de Hamás y de la Jihad islámica.

Algunos reporteros también citaron a oficiales de la ONU en Gaza, sin embargo, los representantes de la ONU en la Franja de Gaza no son observadores imparciales, son individuos que están allí específicamente para ayudar a los palestinos y naturalmente miran con buenos ojos a su causa. A menudo se ha encontrado que son defensores del terror con hostilidad hacia Israel. Richard Falk, el reportero especial en los territorios palestinos, por ejemplo, tiene un gran historial de comentarios malvados en contra de Israel.

La prensa está reportando cómo el mundo árabe es ultrajado por las acciones israelíes, pero esto tampoco es un recuento completo de los hechos. Primero, la mayoría del mundo árabe no recibe sus noticias de la prensa occidental, la que al menos tiene un poco de objetividad, la fuente principal de noticias para la mayoría de los árabes es Al-Jazeera. Esta red no tiene pretensiones de ser balanceada y presenta una cobertura ininterrumpida desde una perspectiva palestina con el objetivo de generar hostilidad hacia Israel. Al-Jazeera no ha estado reportando el incesante lanzamiento de misiles en contra de Israel o su impacto en la población. Aun así, lo que llama la atención, es cuantos líderes árabes han culpado a Hamás por provocar a Israel. También, mientras Hamás ha recibido algo de apoyo retórico de los países árabes, ellos no han demostrado interés en salir a la defensa del grupo. Reportes precisos harían notar que a pesar de todas sus declaraciones de apoyo por la causa palestina, ninguno de los estados árabes desea hacer algo para defenderlos.

Es la tarea de un periodista reportar toda la situación de la manera más imparcial posible. Para hacer esto los reporteros que entrevistan a los oradores palestinos o a los oficiales de hospitales deberían chequear sus hechos con otras fuentes, incluyendo al ejército israelí y al Ministerio del Exterior de Israel, quienes has sido históricamente honestos en su recolección de hechos. Si los periodistas no son cuidadosos en sus reportes en la Franja de Gaza serán posteriormente castigados por sus colegas, como fue el caso después de la última guerra en el Líbano.