Después de que un devastador terremoto de 7.9 grados en la escala de Richter azotó las pobres montañas de Nepal el pasado fin de semana matando al menos a 4.000 personas, muchas organizaciones israelíes y judías, tanto humanitarias como gubernamentales, han asumido su tradicional rol en el frente de los esfuerzos de ayuda a las víctimas de un desastre natural.

La misión de 260 personas que envió el gobierno israelí a Nepal incluye un hospital de campaña de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), un equipo de rescate entrenado y un equipo de seguridad, con el objetivo de asistir al pueblo nepalés y de evacuar a los ciudadanos israelíes que se encuentran varados en el país. Paul Hirschson, un portavoz del ministerio del exterior israelí, le dijo a JNS.org que las condiciones con que se han encontrado en Nepal son “muy difíciles”.

“La misión de rescate es dirigida por el embajador israelí en Nepal y por el subdirector general del Ministerio del Exterior, quien ya ha arribado a Katmandú (la capital de Nepal) desde Jerusalem”, dijo el lunes Hirschson.

“Actualmente, la misión se enfoca en recolectar información; proveer refugio [para los aproximadamente 200 israelíes que se encuentran actualmente en la embajada del estado judío en Nepal]; establecer contacto con los israelíes, pues todavía hay unos 100 de quienes se desconoce el paradero; sacar a los israelíes que se encuentran aún varados en áreas abiertas, donde todavía quedan unas cuantas decenas de ellos; preparar la llegada de la misión de ayuda humanitaria; coordinar el aterrizaje de los aviones; y establecer ubicaciones para los hospitales de campaña”, agregó Hirschson.

“Ustedes han sido enviados en una importante misión”, dijo el Primer Ministro Benjamín Netanyahu, al dirigirse al equipo israelí liderado por el coronel de las FDI Yoram Laredo. “Esta es la verdadera cara de Israel: un país que ofrece ayuda en momentos como este sin importar la distancia”.

También las organizaciones Maguen David Adom (MDA), Hatzalah, Zaka, F.I.R.S.T., IsraLife, IsraAID y otras, enviaron equipos de ayuda humanitaria desde Israel, además de las compañías privadas de seguros Harel y Phoenix.

Ravit Martinez, una miembro de la delegación de MDA, le contó a JNS.org que la meta principal de la organización es “ayudar a los israelíes heridos y a los grupos de israelíes que se encuentran incomunicados”, pero que MDA también ha trabajado en un hospital militar para tratar a los ciudadanos nepaleses que han sufrido lesiones abdominales, de pecho, o que tienen fracturas en los brazos o piernas.

El gobierno israelí y MDA también comenzaron a evacuar a los bebés de gestantes subrogadas y a sus padres a Israel. Nepal es uno de los principales destinos para familias israelíes que buscan madres de alquiler para tener a sus hijos, puesto que la gestión subrogada es ilegal en Israel para parejas del mismo sexo. Pero debido al terremoto, Israel ha omitido las complicaciones legales y burocráticas para su retorno. Hirschson le contó a JNS.org que cinco bebés ya llegaron a Israel y que cerca de 18 siguen en Nepal, a la espera de la aprobación médica para ver si pueden volar esta semana.

“Si hay algún bebé sobre quien se determine que no puede volar, entonces va a ser cuidado en alguno de los hospitales de campaña israelíes”, dijo Hirschson.

Martinez dijo que habían seis bebés “que no podían ser tratados” en el hospital de Katmandú que fueron evacuados el domingo, y que hay ocho más actualmente en la embajada israelí, donde el personal de MDA los está cuidando y alimentando.

La organización judía JDC de Estados Unidos, la cual ha proveído ayuda a docenas de persona en las zonas de desastres naturales el último siglo y que actualmente trabaja en más de 70 países, dijo que está asociada con el hospital de campaña de las FDI en Katmandú, al cual le han proveído equipamiento como incubadoras neonatales. JDC dijo que además de proveer ayuda inmediata, también sentarán las bases para proveer ayuda a largo plazo en Nepal.

El director de comunicaciones de JDC, Michael Geller, le dijo a JNS.org que los reportes en terreno desde Nepal presentan una “situación desesperada”, que se ha visto empeorada por el clima de Nepal, su compleja geografía y su extrema pobreza.

“Este es el peor terremoto de su tipo en 80 años para Nepal, y ocurrió en un país que tenía otros desafíos pendientes antes del terremoto, como por ejemplo la pobreza. La combinación de estos factores ha creado una situación desesperada en terreno”, dijo Geller.

La principal meta de JDC durante la fase de emergencia, dijo Geller, es “asegurar que se brinde ayuda a la gente lo más rápido posible”. El personal que se encuentra en el hospital de campaña de las FDI, dijo, han “probado que son efectivamente capaces de entrar rápidamente a zonas de desastre y tratar a la gente”.

A largo plazo, la misión de la JDC es “restaurar la vida” en Nepal, lo cual incluye establecer escuelas, centros médicos, brindar apoyo post traumático y de mitigación de catástrofes, de acuerdo a Geller.

“Trabajamos con comunidades locales, municipalidades y organizaciones de voluntarios en los países en los cuales han ocurrido desastres para ayudarlos a ayudarse a sí mismos y para asegurarnos que cuando el próximo desastre ocurra, puedan organizar una respuesta efectiva”, dijo.

Geller alabó a la comunidad judía estadounidense por “apoyar en conjunto a la gente de Nepal”, e hizo hincapié en el gran apoyo que ha recibido el JDC.

“Creo que es una de las características más destacables de la comunidad judía, su habilidad de unirse para responder ante una crisis y para mostrar su dedicación a tikún olám (reparar el mundo)”, dijo.

La Federación Judía de América del Norte se encuentra actualmente recolectando fondos para brindar ayuda humanitaria en Nepal, tal como ha hecho en el pasado para otros desastres naturales en locaciones como Filipinas, Haití, Japón y Asia del sur, entre otras. Mientras las organizaciones humanitarias se preparan para proveer tanto ayuda de corto como de largo plazo, la misión liderada por el gobierno israelí durará al menos dos o tres semanas, de acuerdo a Hirschson. Después de eso, Israel se enfocará en ayuda de largo plazo en conjunto con la comunidad internacional.

“En eso nos especializamos y por eso es que somos conocidos”, dijo Hirschson a JNS.org.

“Después de ese período [de dos o tres semanas que durará la misión inicial] comienza una fase completamente diferente de rehabilitación y reconstrucción”, dijo él. “Israel hará su mejor esfuerzo en conjunto con la comunidad internacional. El ministerio del exterior ya ha tenido una discusión interna sobre cuál es la contribución que podemos hacer, y un equipo ya está trabajando en ello; pero por ahora, el foco está en salvar vidas”.

Alina Dain Sharon contribuyó a este reporte.