Estuve en la galería de la Cámara de Representantes durante el histórico discurso del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. El discurso fue una crítica lógica y convincente del acuerdo que se está negociando para regular las ambiciones iraníes de conseguir armas nucleares. Expuso una nueva propuesta, basada en los hechos, que ha trasladado la carga de la persuasión a la Casa Blanca.

Su nueva propuesta es: “Si las potencias mundiales no están dispuestas a insistir en que Irán debe mejorar su comportamiento antes de firmar un acuerdo, como mínimo deberían insistir en que lo cambie antes de que expire el acuerdo”. Su argumento es que sin esa condición previa, el plazo de diez años que establece el acuerdo, en vez de bloquear, allana el camino hacia un arsenal nuclear iraní. Todo esto a pesar de que Irán siga exportando terrorismo, acosando a otras naciones de la región e instando a la destrucción de Israel.

Con una lógica aparentemente incontrovertible, Netanyahu ha dicho que la alternativa a este mal acuerdo no es la guerra, sino un mejor acuerdo, que podría no gustarle ni a Israel ni a sus vecinos, pero con el cual literalmente— al menos podríamos vivir. Seguidamente, el primer ministro israelí esbozó las condiciones para un acuerdo mejor: antes de que se levante la prohibición de desarrollar armas nucleares a Irán, los mulás deberán cumplir tres condiciones: dejar de exportar terrorismo, dejar de entrometerse en los asuntos de otros países y dejar de amenazar la existencia de Israel.

Si los mulás rechazan estas tres razonables condiciones, ello demostrará que no tienen verdadero interés en unirse a la comunidad internacional y someterse a sus reglas. Si las aceptan, entonces el plazo establecido no expirará automáticamente; ello requerirá que Irán demuestre voluntad de atenerse a las normas, antes de que éstas le permitan desarrollar armamento nuclear.

En vez de atacar al mensajero como ha hecho la Casa Blanca la Administración tiene ahora el deber de contestar a Netanyahu en el ámbito de las ideas no con una cacofonía de insultos y responder a su argumento por lo que vale. Puede que haya respuestas persuasivas, pero aún no las hemos oído.

La decisión de aceptar o rechazar un acuerdo con Irán acerca de su programa de armas nucleares puede que sea la cuestión de política exterior más importante del siglo XXI. Muchos miembros del Congreso, quizás la mayoría, están de acuerdo en este tema con el premier israelí, no con el presidente estadounidense. Conforme a nuestro sistema de separación de poderes, el Congreso es una rama del Estado absolutamente al mismo nivel, y no debería adoptarse ninguna decisión importante en este tema con su oposición. Puede que el presidente pueda convencer a las Cámaras para que apoyen su acuerdo, pero, en vez de ignorarlos, deberá dialogar con los representantes, legítimamente elegidos por el pueblo.

La Administración y sus partidarios especialmente quienes boicotearon el discurso del primer ministro se centran en lo que consideran “falta de protocolo” en la invitación del presidente de la Cámara a Netanyahu. Imaginemos, sin embargo, ese mismo protocolo para un orador que estuviera a favor, no en contra, del actual acuerdo. La Casa Blanca y sus partidarios recibirían encantados a un primer ministro que apoyara el acuerdo del presidente, como hicieron con el primer ministro británico, David Cameron, cuando fue enviado a presionar al Senado a favor de la postura de la Casa Blanca. Así que la cuestión del protocolo es, en buena medida, una excusa. La Administración está más molesta por el contenido del discurso de Netanyahu que por la forma en la que éste fue invitado.

Se trata de un asunto demasiado importante como para que se desvíe la atención del mismo con las formalidades del protocolo. El discurso ya ha sido pronunciado. Fue muy equilibrado, e incluía alabanzas al presidente, a los demócratas, al Congreso y al pueblo estadounidense. El primer ministro Netanyahu estuvo en su mejor forma diplomática. En mi opinión, también lo estuvo en lo sustancial al plantear el caso contra la postura negociadora de la Administración respecto a Irán, especialmente en lo relativo a la cláusula temporal incondicional.

Ahora la Administración debe responder a una pregunta fundamental: ¿por qué permitiría que el régimen iraní desarrollara armas nucleares dentro de diez años si durante ese tiempo siguiera exportando terrorismo, acosando a sus vecinos árabes y amenazando con destruir Israel? ¿Por qué no, al menos, condiciona cualquier cláusula temporal a un cambio en las acciones de dicho régimen criminal? La respuesta puede ser que no somos capaces de hacer que accedan a ello. Si ese es el caso, entonces desde luego que es un mal acuerdo, peor que no tener acuerdo alguno. Sería mucho mejor aumentar el régimen de sanciones y otro tipo de presiones, en vez de retirarlas a cambio de que Irán simplemente aplace su obtención de un arsenal nuclear.

Puede que haya respuestas mejores, pero la pelota está ahora en el lado de Obama, que será quien tendrá que ofrecerlas en vez de evitar responder a las razonables preguntas de Netanyahu con excusas irrelevantes acerca del “protocolo” y ataques personales al mensajero. Israel merece algo mejor. El mundo merece algo mejor. El pueblo estadounidense merece algo mejor. Y el Congreso también merece algo mejor.

Una cláusula temporal incondicional es una invitación para que Irán siga exportando terrorismo, acosando a sus vecinos y amenazando a Israel… pero con un arsenal nuclear para aterrorizar al mundo entero. Eso sería algo que “cambiaría el juego”, por citar las mismas palabras empleadas por Obama hace unos años, cuando prometió que nunca permitiría que Irán desarrolle armas nucleares. De pronto, “nunca” se ha convertido en “pronto”. El Congreso debería insistir en que cualquier cláusula que permita que Irán desarrolle armas nucleares dentro de diez años debería, como mínimo, condicionarse a un cambio significativo en el comportamiento del régimen más peligroso del mundo.

Gatestone Institute

Editado por AishLatino.com