La Autoridad Palestina está buscando que Israel sea suspendido de la FIFA, la Federación Internacional de Fútbol Asociado. Si la petición es aprobada el 29 de mayo del 2015, Israel se convertiría en la única nación del mundo que no tendría permitido participar en los torneos de la FIFA.

“Nosotros nunca jamás aceptaremos ningún acuerdo, trato o compromiso”, explicó el director de la Asociación Palestina de Fútbol, Jibril Rajoub, quien es un ex oficial de seguridad de la OLP. Rajoub considera los deportes como una herramienta de apoyo al Gobierno de Unidad Palestino —conformado por Hamás y la Autoridad Nacional Palestina (ANP)— para obtener un estado soberano sin tener que negociar con Israel.

La petición de Rajoub a la FIFA tiene tres componentes principales, cada uno de los cuales es refutado por Israel: (1) que Israel restringe el libre movimiento de los jugadores palestinos, particularmente entre Gaza y Cisjordania; (2) que cinco de los equipos de fútbol israelíes están ubicados fuera de las fronteras del 67; y (3) que la Asociación de Fútbol de Israel hace vista gorda al racismo.

Israel rechaza los 3 alegatos de Rajoub ante la FIFA.

Pero la realidad es diferente. Lejos de ignorar el racismo entre los hinchas, la Asociación de Fútbol de Israel es la única asociación del Medio Oriente que cuenta con un programa antirracismo, y no ha dudado en suspender a los equipos israelíes que han violado los estándares antidiscriminación.

(Desafortunadamente, los hinchas suelen cantar desagradables cánticos durante los partidos. Pero esto no sólo ocurre en el Medio Oriente. En Abril del 2015, un grupo de hinchas Bosnios comenzaron a gritar “Palestina libre” en un partido disputado en Viena, cánticos que luego mutaron a “Maten a los judíos”. Por otro lado, la policía holandesa se encuentra actualmente investigando a un grupo de hinchas que cantaron slogans antisemitas en un partido desarrollado un par de días más tarde. La multitud cantó y aplaudió mientras cantaban “Hamás, Hamás, los judíos al gas”, “Los mejores judíos son los quemados”, y que los judíos deberían ser enviados “a las cámaras de gas”). Sólo en Israel —entre todas las naciones del Medio Oriente— es que cualquier declaración ofensiva por parte de los hinchas generaría una reacción oficial.

Las quejas de que Israel restringe el libre movimiento de los jugadores palestinos tampoco son veraces. Rotem Kemer, Director en Jefe de la Asociación de Fútbol de Israel, le dijo al New York Times que “más del 95% de las peticiones palestinas para el movimiento de jugadores han sido aprobadas en lo que va de este año, y aquellos a quienes les fue negado es porque probablemente tenían algún historial relacionado con terrorismo”. Las autoridades de fútbol israelíes han señalado también que no tienen control alguno sobre los temas relacionados con seguridad. “Nos hemos encontrado en los últimos meses en medio de un conflicto político que no tiene nada que ver con el fútbol en la región”, pero sin embargo están siendo acusados por adoptar medidas de seguridad necesarias que el mismo Gobierno de Unidad Palestino obliga a crear.

El hecho de que cinco de los equipos de fútbol de Israel jueguen fuera de las fronteras de 1967 no es algo inusual en la FIFA. La FIFA, la cual con orgullo se llama a sí misma las “Naciones Unidas del Fútbol”, se ha negado a tomar partido en una serie de conflictos recientes. Como señala Simón Johnson, un ex oficial de la Asociación de Fútbol de Gran Bretaña, “Durante el conflicto de los Balcanes, las guerras de Afganistán y de Irak, el conflicto de Somalia, las guerras civiles de Sudán y el conflicto actual entre Rusia y Ucrania, la FIFA se ha mantenido fuera de la política y no ha tomado pasos que pudiesen favorecer a uno u otro lado en un conflicto político”.

Con 209 miembros —más que el número de naciones—, la FIFA admite a regiones y a territorios en disputa como miembros de la federación. Actualmente tiene entre sus miembros a una serie de países que son un desastre en lo que se refiere a los derechos humanos, como Arabia Saudita —el cual este mes publicó una oferta laboral para reclutar a 8 nuevos ejecutadotes públicos para mantener el ritmo de decapitaciones y amputaciones de miembros— y Burundi —el cual este mes tuvo un fallido intento de golpe de estado, que resultó en 50.000 refugiados escapando hacia la vecina Ruanda—, entre otros.

También tolera a estados que no son naciones como miembros. La FIFA fue la primera organización internacional en reconocer a Palestina al admitir a la Asociación Palestina de Fútbol en 1998, uniéndose a Escocia, Gales, Inglaterra, Irlanda del Norte, Hong Kong y otras regiones que son miembros a pesar de no ser reconocidos internacionalmente como estados soberanos.

Desde su fundación en el año 1904, la FIFA ha suspendido a sólo dos naciones: a Sudáfrica en la era del apartheid en 1964 y a Yugoslavia bajo el gobierno de Slobodan Milosevic en 1994. Este es el precedente que Jibril Rajoub y la Asociación Palestina de Fútbol están intentando imitar. Jibril Rajoub elevó primeramente su queja hacia la FIFA en el año 2013, solicitando que Israel fuera suspendido. El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, respondió en ese entonces estableciendo un mecanismo intermediario que funcionara con los jugadores palestinos e israelíes, pero resolver los problemas nunca pareciera haber sido la meta de Jibril Rajoub; su meta es utilizar el fútbol para demonizar al estado judío.

Rajoub insiste que no ha habido ninguna mejora en las condiciones de los jugadores palestinos, y advirtió que si no resulta victorioso en la votación, llevará su petición para suspender a Israel de los deportes al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

En el año 2014, el periodista israelí que reside en Alemania, Tuvia Tenenbom, entrevistó a Jibril Rajoub: “Actualmente, el preside la Asociación Palestina de Fútbol y el Comité Olímpico Palestino, pero no te dejes engañar. En la lista de sus trabajos anteriores figura haber sido el líder de las Fuerzas de Seguridad Preventiva Palestinas, una temible organización de seguridad e inteligencia. Este hombre es un guerrero profesional, un espía profesional, y un manipulador profesional”, escribió. Cuando Tenenbom tomó la tarjeta de negocios de Rajoub —la cual es dorada y describe a Rajoub como “General en jefe”—, le preguntó cómo era posible que alguien que tenía un rango tan elevado se sintiera satisfecho dirigiendo un organismo de fútbol. “Resistencia no sólo significa resistencia militar”, respondió Rajoub. “He comenzado a entender que nuestras aspiraciones pueden ser logradas por otros medios”. Los deportes, explicó, “son una herramienta sumamente efectiva para lograr materializar nuestras aspiraciones nacionales”.

Haz oír tu voz

Joseph Blatter, el presidente de la FIFA, no está para nada feliz con este abuso de su organización para fines políticos, catalogándolo de “inapropiado” y de un “abuso a los estatutos de la FIFA”. “Creo que el fútbol debiese ser un puente que le muestre a los gobiernos que el fútbol une a la gente, y no un arma”, dijo Blatter sobre la petición palestina.

Faltando pocos días para la votación final, Blatter voló al Medo Oriente para tener una intensa ronda de reuniones diplomáticas. Después de reunirse con el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, Blatter dijo estar confiado de que “un partido de la paz” entre los israelíes y los palestinos podía ser acordado, pero que estaba lejos de estar seguro de poder llegar a un acuerdo con el Gobierno de Unidad Palestino.

En los días previos a la votación de la FIFA, la gente alrededor del mundo ha expresado su opinión, en muchos casos en contra de Israel. Una petición global para apoyar la suspensión de Israel (y de boicotearlo comercial y culturalmente) ya cuenta con más de 20.000 firmas de apoyo; no existe una petición similar a favor del estado de Israel.

Mientras las asociaciones de fútbol se preparan para votar, los defensores de Israel alrededor del mundo también deberían hacer oír su voz. Contacta a tu asociación de fútbol local y solicítale (cortésmente) que voten en contra de la petición de suspensión. Escribe cartas al editor en los periódicos locales y no temas defender a Israel con tus amigos y colegas. Contacta a la FIFA (su página web es http://www.es.fifa.com/associations/index.html) y hazles saber que quieres que Israel siga siendo miembro de la federación.