Una broma reciente del popular programa Saturday Night Live se nutrió de los estereotipos antijudíos e hizo eco a las declaraciones que cada vez aparecen con más frecuencia en las noticias.

La calumnia es decir que Israel, quien lidera a todo el mundo vacunando a su población, de alguna manera sólo ofrece atención médica a los judíos. Michael Che dijo: "Israel informa que ha vacunado a la mitad de su población, y supongo que es la mitad judía".

Tras las risas del público del estudio, Michael Che siguió adelante. Fue sólo una breve broma, pero en ese momento innumerables espectadores en todo el mundo absorbieron la mentira de que Israel se niega a ayudar para salvar las vidas de sus ciudadanos no judíos. Todavía peor fue el tono sarcástico del chiste de Che, como si aparentemente fuera obvio que los israelíes son racistas y que sólo se preocupan por ellos mismos, incluso al punto de poner a los demás en peligro.

Durante las últimas semanas, Israel se convirtió en el líder mundial en la administración de vacunas. En el momento en que Che hizo su broma, más de cuatro millones trescientos mil israelíes (de una población de aproximadamente 9 millones) habían recibido la primera dosis de la vacuna, y casi 3 millones habían recibido la segunda dosis. Es un logro enorme, y obviamente no se limita a los residentes judíos de Israel. Sin embargo, Israel se vio enfrentada a acusaciones injustificadas respecto a que limita el acceso a las vacunas sólo a los judíos.

Acusar a Israel

En enero, Amnistía Internacional dijo que la distribución de vacunas en Israel a los ciudadanos israelíes pone de relieve la "discriminación institucionalizada" del país contra los palestinos. En un discurso el 26 de enero en las Naciones Unidas, Riyad al-Maliki, ministro del exterior de la Autoridad Palestina (AP) acusó a Israel de "no proveer ninguna vacuna al pueblo palestino bajo ocupación hasta ese día, negando su obligación de hacerlo". Lo que no dijo en su discurso fue que la Autoridad Palestina no pidió que Israel ayudara a suministrar vacunas en las áreas administradas por la AP. De hecho, la realidad del programa de vacunación de Israel (y de la AP), es mucho más compleja que lo que muchos parecen entender.

El programa de vacunación contra el COVID-19 en Israel comenzó el 19 de diciembre del 2020, y ya es uno de los más extensos del mundo, proveyendo vacunas a una porción de su población mayor que cualquier otro país del mundo. A comienzos de la carrera para desarrollar una vacuna contra el COVID-19, Israel llegó a un acuerdo con Pfizer/BioNTech. Al pagar lo que la Radio Pública Nacional de Norteamérica llamó "una prima" por los medicamentos, Israel se aseguró un suministro temprano de las dosis de vacuna de la compañía y "llegó a un acuerdo único: vacunas por información".

La Radio Pública Nacional de Norteamérica señaló: "La nación que cuenta con una población de unos 9 millones de habitantes le prometió a Pfizer un rápido lanzamiento de la vacuna e información del centro de estadísticas médicas de Israel para estudiar 'si se logra la inmunidad colectiva después de alcanzar cierto porcentaje de cobertura de vacunación en Israel', según su acuerdo".

"Le dijimos a Pfizer… que en el momento en que nos dieran la vacuna seríamos capaces de vacunar a una velocidad que nunca habían oído", explicó Yuli Edelstein, Ministro de Salud de Israel a Radio Nacional.

"Israel es un país pequeño y con un sistema de salud pública tecnológicamente avanzado que ofrece un atractivo modelo para que Pfizer pueda demostrar el impacto de la vacuna sobre toda una población. Pfizer no firmó un acuerdo similar con ningún otro país, afirmó la vocera de la compañía, Jerica Pitts".

Vacunar a judíos y a árabes

La campaña de vacunación en Israel estableció centros de inmunización en barrios judíos y árabes. La indecisión respecto a vacunarse fue mayor entre los árabes israelíes que entre los judíos, y los funcionarios de salud israelíes intensificaron sus esfuerzos para alentar a los árabes israelíes a recibir la vacuna.

Causalmente, el ciudadano israelí que completó un millón de ciudadanos vacunados fue un ciudadano árabe israelí de 66 años, Muhammad Abd al-Wahhab, en un centro de vacunación en el pueblo árabe israelí de Umm al-Fahm. El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, estuvo allí para celebrar el momento. A continuación, Netanyahu visitó otros pueblos árabes para alentar a los árabes israelíes a que se vacunaran.

Posteriormente, algunas personas criticaron a Netanyahu por posar con al-Wahhab, cuando salió a la luz que al-Wahhab había pasado 14 años en prisión por lo que el Times of Israel llamó "cargos por robo y portación de armas". Pero el hecho de que el israelí que completó un millón de personas vacunadas fuera un árabe israelí y un ex convicto muestra la determinación de Israel de distribuir vacunas a todo el mundo, sin temor y sin favores especiales.

Además de ofrecer vacunas a todos sus ciudadanos, Israel también ofreció vacunas a los residentes árabes de Jerusalem del este. Como residentes de la capital israelí, esas personas pueden recibir ciudadanía israelí, aunque algunos se negaron a convertirse en ciudadanos israelíes.

Cizjordania y Gaza

El Times of Israel señaló que "los críticos de la política de vacunación de Israel señalan la Cuarta Convención de Ginebra, que establece que una potencia ocupante debe proveer vacunas a los habitantes de los territorios que se encuentran bajo su control".

Sin embargo, cuando se trata de Cisjordania, que está gobernada por la Autoridad Palestina, y de Gaza, que está gobernada por Hamás, los políticos palestinos locales son quienes hace mucho tiempo aceptaron supervisar las políticas de salud dentro de esas áreas. Los Acuerdos de Oslo de 1995 estipulan que "la Autoridad Palestina es responsable por los palestinos que viven en Cisjordania y en Gaza, mientras que ambas partes trabajarán conjuntamente para combatir epidemias", informó el Times of Israel.

Saturday Night Live no fue el único medio que malinterpretó la complicada relación de Israel con la Autoridad Palestina. Después de culpar erróneamente a Israel por no incluir en su programa de vacunación a los árabes que viven en regiones gobernadas por la Autoridad Palestina, la BBC emitió esta aclaración: "Aunque hay una disputa más amplia sobre el tema, los Acuerdos (Oslo) que Israel firmó con la Organización de Liberación Palestina, le dio a la Autoridad Palestina la supervisión de la salud pública bajo los principios de autodeterminación".

El programa de vacunación de la AP

La Autoridad Palestina negoció sus propios acuerdos de vacunas. De acuerdo con el New York Times, "Los palestinos recibieron 10.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V el jueves (28 de enero del 2021). Ellos esperan recibir 37.440 dosis de Pfizer en febrero y cientos de miles de dosis de AstraZeneca a finales de febrero o principios de marzo a través de la iniciativa de intercambio global Covax… Los oficiales palestinos dijeron que a lo largo de marzo deben llegar otros dos millones de dosis de AstraZeneca".

Algunas de las primeras dosis de vacunas de la Autoridad Palestina fueron donadas por Israel, quien, de acuerdo con el New York Times, le dio a la Autoridad Palestina miles de dosis a comienzos de febrero. El periódico citó a Ghassan Khatib, un científico político de la universidad Birzeit, quien afirmó que los palestinos en las áreas controladas por la Autoridad Palestina se mostraron reacios a utilizar las vacunas proporcionadas por Israel, "porque se resistían a parecer contradictorios" al tratar de obtenerlas de forma independiente y al mismo tiempo ceder la responsabilidad a Israel.

Incluso Al Jazeera, un medio informativo que por lo general no es favorable hacia el estado judío, reportó hace poco que aunque "el presidente palestino Mahmoud Abbas se esforzó por asegurar vacunas para su pueblo. Hasta el momento recibió 2.000 dosis de Israel para inocular a los trabajadores médicos en Cisjordania y 10.000 dosis de Rusia".

En los últimos días, de acuerdo al Times of Israel, "Israel transfirió varios miles de dosis a Ramallah (el centro de la Autoridad Palestina) para que la Autoridad Palestina vacune a los equipos médicos, y el viernes (19 de febrero del 2021), la Autoridad Palestina anunció que Israel había aceptado vacunar a 100.000 palestinos que trabajan en Israel.

Al mismo tiempo, hubo demoras con las vacunas donadas por Rusia a Gaza: Israel mantiene un bloqueo para evitar que trafiquen armas a Hamás, el grupo terrorista quy gobierna Gaza. Esto demoró el movimiento de las vacunas a Gaza.

Inspirarse en estereotipos antijudíos

Luego de la broma de Saturday Night Live, algunos judíos exigieron que el programa pidiera disculpas. "La 'broma' de Saturday Night Live no sólo es una mentira, sino que es peligrosa, un giro moderno de un clásico prejuicio antisemita que inspiró el asesinato en masa de innumerables judíos a lo largo de los siglos", decía una petición distribuida por el Comité Judío Norteamericano.

El cónsul general de Israel en Nueva York, Israel Nitzan, escribió en Twitter sobre Saturday Night Live: "Difundir mentiras y desinformación antisemita ya es un problema. Alentar las llamas sólo para provocar risa no sólo está mal, sino que es irresponsable. Israel puso la vacuna a disposición de toda su población de forma equitativa, sin importar género, raza ni religión".

Saturday Night Live debe pedir disculpas de inmediato por su "broma" que no es graciosa ni verdadera, además de ser sumamente dañina.