La palabra “Torá” en un sentido estricto, se refiere a los Cinco Libros de Moshé. Sin embargo, en un sentido amplio la Torá incluye toda la Ley escrita (Tanaj) y toda la Ley Oral (Mishná, Talmud, Midrash). En su sentido amplio, Torá se refiere a todo el cuerpo de escrituras y pensamiento judío, incluyendo las obras de los comentaristas a lo largo de los siglos.

LA LEY ESCRITA

Los Cinco Libros de Moshé – Torá

1. Génesis – Bereshit

Bereshit significa “en el comienzo”. Aquí se habla de la creación, de Adam y Javá, el diluvio, los patriarcas y las matriarcas del pueblo judío, y termina con el descenso de Iaakov y su familia a Egipto. También contiene el mandamiento de la circuncisión, la promesa de Dios a Abraham de que recibiría la Tierra de Israel y que sus descendientes serían una gran influencia positiva sobre todo el mundo.

2. Éxodo – Shemot

Shemot significa “nombres”, y se refiere a los nombres de los judíos que entraron a Egipto con Iaakov. Aquí leemos sobre el exilio, la esclavitud y el sufrimiento, la vida de Moshé y sus primeras profecías, las Diez Plagas y el Éxodo. También se describe la revelación en el Monte Sinaí, donde los judíos recibieron los Diez Mandamientos, la Torá Escrita y la Torá Oral. El Libro de Éxodo termina con la construcción del Tabernáculo (el Mishkán), un Templo transportable que contenía el Arca Sagrada, donde estaban las Tablas de la Ley.

3. Levítico – Vaikrá

Vaikrá significa “Él llamó”. Dios llamó a Moshé y le informó en detalle las leyes relativas a las festividades, a los cohanim y el servicio en el Templo. Gran parte del código judío de moralidad, ética y caridad aparece en Vaikrá, incluyendo el famoso mandamiento de “Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Levítico 19:18).

4. Números – Bamidbar

Bamidbar, “en el desierto”, detalla los viajes, las batallas y las dificultades de los judíos durante sus 40 años de travesía por el desierto después del éxodo. Registra un censo de las tribus, el puesto de cada tribu cuando acampaban y cuando viajaban, la rebelión de Koraj y lo que ocurrió cuando enviaron espías a Israel. Bamidbar culmina con la captura de la Banda Oriental del Río Jordán (Iardén) y el subsecuente asentamiento de las tribus de Reubén y Gad.

5. Deuteronomio – Devarim

Devarim, “palabras”, trae el discurso de Moshé al pueblo judío antes de su muerte. Esta despedida profética incluye reprimendas, aliento, advertencias y profecías. En ella se explican muchos mandamientos que sólo tendrán aplicación en la Tierra de Israel y que gobiernan la interacción con otras naciones. También se entregan nuevos mandamientos, muchos de los cuales conciernen a las cortes y al sistema de justicia. Después de su despedida, Moshé escribió 13 copias completas de la Torá, entregó una a cada tribu y colocó una en el Arca sagrada. Los Cinco Libros culminan con la muerte del “mayor de los profetas” y “el más humilde de los hombres”, Moshé.

Profetas - Neviim

PRIMEROS PROFETAS

6. Josué – Iehoshúa

El primer libro de los Profetas continúa desde el momento de la muerte de Moshé, con el nombramiento de Iehoshúa como el nuevo líder de la nación. Aquí se relata la batalla de Jericó, la conquista y subsecuente división de la Tierra de Israel, y se detallan las guerras con los canaanitas. Termina con la exhortación de Iehoshúa al pueblo para que permanezcan unidos al servicio de Dios.

7. Jueces – Shoftim

El Libro de los Jueces detalla la historia posterior a la era de Iehoshúa hasta los primeros reyes. Los Jueces gobernaron al pueblo en lo relativo a la ley civil y criminal, la práctica judía y los asuntos políticos y militares. El tema del libro es que cuando el pueblo judío se mantiene leal a Dios, disfruta de tranquilidad. Cuando se debilitan, son oprimidos por invasores hasta que se arrepienten y un Juez elegido por Dios los libera del enemigo. Entre los numerosos jueces se encuentran Guidón, Shimshón (Sansón) y Deborá.

8. Samuel – Shmuel

Este se divide en dos libros: Shmuel I y Shmuel II. Shmuel nació en respuesta a las plegarias de una mujer estéril, Janá, y desde pequeño sirvió en el Tabernáculo bajo la guía del Gran Sacerdote Eli (quien también fue el último de los jueces). Shmuel fue uno de los mayores profetas. Siguiendo el mandato de Dios, Shmuel ungió a Shaúl (Saúl) como el primer rey de Israel, y eligió a David como el reemplazante de Shaúl cuando él falló en destruir al enemigo amalequita. Aquí se relata la vida del Rey David, el más famoso de los monarcas de Israel, incluyendo su enfrentamiento con Goliat, el filisteo; su lucha con el rey Shaúl y la rebelión de su hijo Abshalom. David fue tanto un guerrero como un poeta y es conocido como el “Dulce cantor de Israel”. Los Salmos de David (Tehilim) escritos a lo largo de su vida de pruebas y tribulaciones, han brindado esperanza e inspiración a millones de personas en todo el mundo. Un descendiente del Rey David está destinado a ser el Mashíaj (Mesías).

9. Reyes – Melajim

Este libro está dividido en dos partes: Melajim I y Melajim II. Shlomó (Salomón), el hijo de David, reinó sobre Israel en una época de paz y prosperidad y construyó el Primer Templo. Al final de su reinado, los hijos de Shlomó Jeroboam (Ierovoam) y Roboam (Rejovoam), dividieron al país en los reinados de Judá (Iehudá) e Israel. El Libro de Reyes describe la historia de la nación y a quienes reinaron hasta la destrucción del Templo y el exilio de los judíos a Babilonia. El reinado de Iehudá fue dirigido en su mayor parte por reyes rectos, pero el reinado de Israel (que abarcaba a 10 tribus) fue dirigido exclusivamente por pecadores. Como consecuencia, el reino de Israel fue exiliado varias generaciones antes que Iehudá. De aquí surge el misterio de las Diez Tribus perdidas. Otros temas importantes del libro son las profecías de Elías (Eliahu) y Elisha, y la descripción de la forma en que Eliahu desacreditó a quienes idolatraban al Baal en el Monte Carmel.

PROFETAS POSTERIORES

10. Isaías – Ieshaiahu

Ieshaiahu predijo la destrucción del Primer Templo en vívidos detalles. Él es más famoso por sus profecías de consuelo y redención, las que se leen como Haftarot en los Shabatot posteriores a Tishá BeAv. La profecía de Ieshaiahu incluye el conocido versículo: “Transformarán sus espadas en arados… ninguna nación levantará su espada contra otra nación, y ya no estudiarán tácticas de guerra”.

11. Jeremías – Irmiahu

El Libro de Irmiahu advierte sobre la próxima destruición el Templo y registra la historia del período previo a esa tragedia. Irmiahu fue testigo de la destrucción y describe el terrible sufrimiento que tuvo lugar. Sus últimas profecías consuelan al pueblo judío en el exilio. Él les aconseja establecer raíces en Babilonia, pero al mismo tiempo prepararse para retornar a Israel. La inspiradora profecía de Irmiahu respecto a que “el sonido de festejo y alegría, las voces de la novia y del novio” volverán a escucharse “en las ciudades de Iehudá y en las calles de Jerusalem”, forma parte de la ceremonia de boda judía.

12. Ezequiel – Iejezkel

Iejezkel reprende al pueblo judío por sus fallas y le advierte que si no cambian su Templo será destruido. Él vio la destrucción del Templo y acompañó al pueblo en su exilio a Babilonia. Iejezkel ofreció la esperanza del retorno a Sión y la futura era mesiánica. La visión de Iejezkel de la “Carroza Divina” es la fuente principal de muchos escritos místicos judíos. Su libro concluye con la descripción del Tercer Templo sagrado, que será reconstruido en la era mesiánica.

13. Doce Libros breves de Profetas – Tri asar

Estos 12 Libros de Profetas fueron reunidos debido a su brevedad. Uno de los más famosos es Jonás (Ioná), en donde el profeta le advierte a la ciudad de Nínive sobre su inminente destrucción. El pueblo de Nínive se arrepiente y el decreto es anulado. Malaquías (Malaji) termina el Libro de los Profetas con una exhortación a seguir la Torá y una profecía de los tiempos mesiánicos, cuando “el corazón de los padres retornará a sus hijos, y el corazón de los hijos a sus padres”. Los 12 libros son:

  1. Oseas – Hoshea
  2. Joel – Yoel
  3. Amós
  4. Abdías – Ovadiá
  5. Jonás – Ioná
  6. Miqueas – Mijá
  7. Najum
  8. Habacuc – Jabacuc
  9. Sofonías – Tzefaniá
  10. Ageo – Jagai
  11. Zacarías – Zejariá
  12. Malaquías – Malaji

Hagiógrafos – Ketuvim

14. Salmos – Tehilim

El nombre hebreo de Salmos, Tehilim, significa “alabanzas”. Esto se refiere tanto al contenido como al propósito de este libro. Aquí el Rey David, junto con otros nueve autores que contribuyeron con Salmos individuales, da expresión a toda la gama de emociones y pensamientos humanos relacionados con Dios. A través de poesía y canto, los Salmos capturan el alma de la alabanza a Dios en todas las situaciones, tanto favorables como desfavorables. Gran parte de la liturgia, música y poesía judía se basa en los Salmos. Hay Salmos individuales que fueron entonados por los levitas en el Templo sagrado y en la actualidad forman una parte central del libro de plegarias judío (sidur).

15. Proverbios – Mishlei

Los Proverbios fueron escritos por el Rey Shlomó y contienen sus enseñanzas éticas y prácticas en la forma de proverbios. Este libro constituye la base de muchas obras posteriores de ética y trabajo sobre las cualidades personales.

16. Job – Iov

El Libro de Iov relata la historia de los sufrimientos de un hombre recto, Iov, y diversas respuestas a su sufrimiento. A través de los siglos, este libro fue una fuente de reflexión para algunos de los principales problemas filosóficos en el pensamiento religioso: el sufrimiento de los justos, la existencia del mal, la providencia Divina y el libre albedrío, y la forma en que funciona la justicia Divina.

LOS CINCO ROLLOS – JAMESH MEGUILOT

17. El Cantar de los Cantares – Shir Hashirim

Los Sabios describen a Shir HaShirim como el texto más sagrado de toda la literatura profética. Su autor, el Rey Shlomó, describe el amor entre el pueblo judío y Dios en la forma de un diálogo poético entre un hombre y una mujer. Hay muchos comentarios midráshicos y rabínicos que elucidan esta bella obra y explican las profundidades de las alegorías utilizadas por el Rey Shlomó. Esta obra se lee en la sinagoga en Pésaj, cuando Dios designó a Israel como Su pueblo.

18. Rut

Este libro cuenta sobre una mujer moabita, Rut, y Naomí, su suegra judía, que vivieron durante el período de los Jueces. Debido a una grave hambruna, Naomí y su familia partieron de la Tierra de Israel y se instalaron en Moab. Cuando su esposo y sus hijos fallecieron, Naomí decidió regresar a su patria y alentó a sus nueras moabitas a que regresaran con sus familias. Pero Rut insistió en acompañar a Naomí de regreso a Israel. Rut se convirtió al judaísmo y luego se casó con Boaz, el líder de esa generación. Ella tuvo un hijo, que fue el abuelo del Rey David. Por lo tanto, Rut es la matriarca de la dinastía real de David. Rut aceptó el judaísmo con la famosa frase: “Adonde tú vayas yo iré… tu pueblo es mi pueblo, y tu Dios es mi Dios”. Este libro se lee en la sinagoga en la festividad de Shavuot, el aniversario del fallecimiento del rey David.

19. Lamentaciones – Ejá

El profeta Irmiahu predijo y fue testigo de la destrucción del Primer Templo por los babilonios. En este libro, él lamenta la destrucción del Templo y de Jerusalem, la desolación de Israel y el exilio del pueblo judío. “Ejá” significa “cómo” y es el trágico lamento con el que comienza este libro y que se repite a menudo: “¿Cómo ha quedado solitaria la ciudad que estaba llena de gente? ¿Cómo se ha tornado viuda? Ella que era grande entre las naciones y princesa entre las provincias, ¿cómo se ha vuelto un vasallo?”. El Libro de Lamentaciones se lee en la sinagoga cada año en Tishá BeAv, cuando guardamos duelo por la destrucción del Templo sagrado.

20. Eclesiastés – Kohelet

Eclesiastés fue escrito por el Rey Shlomó, quien se refiere a sí mismo como Kohelet, el hijo de David. En este libro, el Rey Shlomó analiza la futilidad de la vida materialista y señala la frustración y el cinismo de alguien que vive sin una dimensión espiritual. Eclesiastés incluye el pasaje citado con frecuencia: “Todo tiene una estación, hay un tiempo para cada cosa debajo del cielo…”. El libro termina con un versículo que proclama el esencial mensaje sagrado del libro: “Habiendo sido todo escuchado, he aquí la conclusión del asunto: Teme a Dios y cumple Sus mandamientos, porque esa es todo el deber del hombre”. Eclesiastés se lee en la sinagoga en la festividad de Sucot.

21. Ester

El Libro de Ester, llamado así por la reina Ester, relata la historia de la celebración de Purim. La historia se desarrolla en Shushán, la capital de Persia en el año 360 AEC. Aquí se describe el plan de Hamán de aniquilar a los judíos y el milagroso giro de los eventos a través de los que nos salvamos. Aquí vemos como lo que parece ser una serie de “coincidencias” sin ninguna relación, fue un plan orquestado por Dios para lograr Su objetivo, enseñarnos a reconocer la Mano de Dios en lo que parecen ser eventos mundanos. Este libro se lee en público en Purim, y nos enseña a celebrar la festividad con alegría y caridad.

22. Daniel

Daniel, un joven de Iehudá con enorme belleza y sabiduría, fue capturado y llevado a Babilonia poco después de la destrucción del Primer Templo. Lo entrenaron para servir al rey Nebujadnetzar (Nabucodonosor). Allí el estableció las bases para la continuidad del estudio de la Torá y del judaísmo que luego hizo famosos a los judíos de Babilonia. El Libro de Daniel está escrito en arameo, el idioma de Babilonia. Contiene el famoso mensaje de “la escritura en la pared”, y describe a varios enemigos del pueblo judío utilizando la famosa metáfora de las cuatro bestias.

23. Ezra y Nejemiá

Los libros de Ezra y Nejemiá se consideran como un solo libro debido a que tienen el mismo autor (Ezra) y el mismo tema: el regreso de Israel de la cautividad en Babilonia. Aquí se describe en detalle el reasentamiento del pueblo judío en Israel y la construcción del Segundo Templo. Ezra instituyó las lecturas públicas de la Torá los lunes y los jueves además de la lectura habitual en Shabat (que fue introducida por Moshé).

24. Crónicas – Divrei HaIamim

Dividida en dos partes, Divrei HaIamim significa “los eventos de los días”. Aquí se detalla la genealogía de las principales figuras de la Biblia, desde Adam hasta Ezra, el escriba. Crónicas también es un resumen de la historia judía desde el comienzo del tiempo hasta la construcción del Segundo Templo.

LA LEY ORAL

Seis Órdenes de la Mishná – Shishá Sidrei Mishná (Shas)

Esta fue la primera codificación de la Ley oral. Fue redactada por Rabí Iehudá “HaNasí” (el príncipe). Él es conocido simplemente como Rebi, porque fue el primordial maestro y líder de la nación. La Mishná fue redactada durante el siglo II EC. A continuación mencionamos sus seis secciones, conocidas como tratados.

1. Semillas – Zeraim

El primer tratado (masejta) de este orden es Berajot (Bendiciones) que enseña las leyes de las bendiciones, las plegarias y el servicio en la sinagoga. Los otros 10 tratados discuten las leyes agrícolas que se aplican a la Tierra de Israel, así como algunas que se aplican fuera de Israel.

2. Épocas – Moed

Este orden se refiere a la santidad del tiempo. Contiene 12 tratados que hablan de Shabat, las festividades, las Altas Festividades, el calendario y los días de ayuno.

3. Mujeres – Nashim

Este orden trata sobre la santidad de la relación masculino-femenina. En sus siete tratados se discuten las leyes de matrimonio y divorcio, el contrato de matrimonio (ketubá), incesto y adulterio, promesas y su anulación y matrimonios de levirato (ibum y jalitzá).

4. Daños – Nezikim

Aquí se habla de las leyes que gobiernan sobre los bienes de la persona. Sus nueve tratados discuten los daños y agravios; objetos perdidos y abandonados, ética comercial y leyes del intercambio, propiedad y herencia, jurisprudencia, gobierno y monarquía, leyes de evidencia, castigo y juramentos, la prohibición de idolatría y tener relaciones con paganos, y las leyes de dictámenes erróneos en la corte.

5. Santidad – Kodashim

Kodashim contiene 11 tratados. Analiza las leyes de las ofrendas en el Templo Sagrado, las leyes de la redención del primogénito, las donaciones al tesoro del Templo y las leyes de kashrut, el código de dieta judío.

6. Pureza – Taharot

Taharot trata sobre las leyes de pureza e impureza espiritual (tumá vetahará). Sus 12 tratados discuten las leyes de pureza familiar, impureza causada por la muerte y la enfermedad, y los diversos métodos para purificar a las personas y a los objetos. También se detallan las leyes, la estructura y el propósito de la mikve.

El Talmud

El Talmud (Guemará) es una compilación de las discusiones y las explicaciones de la Mishná. Esta obra voluminosa es la base de la ley civil y religiosa judía, de la ética, moralidad y de la interpretación de las Escrituras. Debido a que la opresión romana impidió el contacto entre los centros eruditos en Israel y Babilonia, cada país produjo su propia edición del Talmud.

El Talmud de Jerusalem (Talmud Ierushalmi) fue redactado en el año 350 EC por Rav muna y Rav Iosi en la Tierra de Israel. Contiene explicaciones de la Mishná, una sinopsis de las discusiones, preguntas y decisiones de las academias en Israel. Las leyes de agricultura de la Tierra de Israel se analizan en detalle. Está escrita en el dialecto hebreo-arameo de la época.

El Talmud de Babilonia (Talmud Bavli) fue redactado en el 500 EC por Ravina y Rav Ashi, dos líderes de la comunidad judía de Babilonia. Al igual que el Talmud de Jerusalem está escrito en el dialecto hebreo-arameo. Contiene explicaciones de la Mishná, legislación, costumbres, casos históricos y exhortaciones morales, una sinopsis de las discusiones de las grandes academias de Babilonia que florecieron durante más de 300 años. El Talmud de Babilonia tiene la ventaja de tener un poco más de autoridad, porque fue escrito posteriormente. Por eso comúnmente es más estudiado y la expresión “estudiar Guemará” por lo general se refiere al Talmud Bavli.

Midrash

Midrash es un término genérico para un grupo de aproximadamente 60 colecciones de comentarios rabínicos, historias, metáforas y ensayos éticos organizados de acuerdo con los Libros de la Torá, los Profetas y los Hagiógrafos. También incluye varios comentarios sobre las letras del alfabeto hebreo. La mayoría de los Midrashim datan del tiempo de la Mishná y la Guemará. Muchos de los autores del Midrash aparecen en la Mishná y viceversa. Muchos de los conceptos y comentarios centrales del Midrash forman parte de la tradición oral del Sinaì.

Las colecciones más famosas son el Midrash Rabá, Midrash Tanjuma, Sifri, Sifra, Mejilta y Ialkut Shimoni.

Con respecto al Midrash, el Maharal de Praga escribió: “La mayoría de las palabras de los Sabios fueron en la forma de metáforas y analogías… a menos que ellos digan que una historia en particular no es una metáfora, debemos asumir que es una metáfora. Por lo tanto no debemos sorprendernos de encontrar en las palabras de los Sabios cosas que parezcan ilógicas o alejadas de la mente” (Beer HaGolá, Cuarto Beer, pág. 51).

Zóhar

El Zóhar fue escrito por los alumnos de Rabí Shimon bar Iojai, quien transcribió sus enseñanzas alrededor del año 170 EC en la Tierra de Israel. Allí se discuten los conceptos de la creación ex nihilo, la providencia Divina y sus mecanismos, el significado metafísico de los mandamientos de la Torá y la conexión entre lo físico y lo espiritual. Está escrito en arameo y sigue el orden de los Cinco Libros de Moshé. El Zóhar es el principal libro de la Cabalá, las enseñanzas místicas de la Torá.

Los Sabios y sus obras

LOS GUEONIM

El período de los Gueonim se extiende desde el 690 EC hasta el siglo XI. Los primeros Gueonim fueron los líderes de las academias en Babilonia. La mayoría de los Gueonim vivieron en Babilonia, Egipto o el Norte de África. Ellos escribieron responsa (respuestas de eruditos de la Torá a preguntas sobre la ley judía que formulan los expertos y las personas comunes y corrientes), así como breves comentarios sobre el Talmud. Entre los Gueonim más famosos se encuentran Rav Saadia Gaón, Rav Jai Gaón y Rav Sherira Gaón.

LOS RISHONIM (PRIMEROS ERUDITOS)

El período de los Rishonim comienza aproximadamente en el siglo XI EC y se extiende hasta el siglo XV. Entre los Rishonim más famosos se encuentran:

Rashi: este nombre es la sigla formada por las primeras letras de Rav Shlomó Itzjaki, un erudito francés que nació en 1040. Él es el más famoso y prolífico de los comentaristas medievales. Rashi escribió comentarios sobre los Cinco Libros de Moshé, los Profetas, los Hagiógrafos, la Mishná, la Guemará y el Midrash. Sus obras conforman una parte tan esencial de la literatura judía que el Código de la Ley Judía considera obligatorio que cada judío estudie todas las semanas la Torá con el comentario de Rashi.

Tosafot: literalmente significa “adiciones” y se refiere a los comentarios sobre el Talmud escritos por un grupo de escuelas de eruditos entre el siglo XIII y el XV. La mayoría de estos eruditos vivieron en Francia, Alemania e Inglaterra y los cuatro maestros y líderes principales de estas escuelas fueron nietos de Rashi. Estos comentarios se encuentran en la página de todas las ediciones estándar del Talmud.

Rif: una sigla de Rav Itzjak Alfasi, es decir Rav Isaac de Fez (Marruecos). El Rif vivió entre 1013-1103 y escribió uno de los primeros tratados legales judíos. Él condensó el Talmud, dejando de lado gran parte del debate y otras partes no aceptadas como ley (halajá). Por lo tanto su condensación es la base de gran parte de la codificación de la ley judía.

Rosh: las iniciales de Rabenu Asher, es decir “nuestro maestro Asher”. Vivió de 1250-1327 en Alemania y eventualmente se convirtió en el líder de la comunidad judía en España. Es más conocido por su codificación de las partes legales del Talmud en un estilo que combina las discusiones de los Tosafot y la codificación del Rif.

Maimónides: o Rav Moshé ben Maimón, conocido también como el Rambam. Fue uno de los primeros codificadores de la ley judía. Su obra de 14 volúmenes, Mishne Torá cubre todas las leyes, creencias y prácticas judías. Nació en España en 1135 y vivió la mayor parte de su vida en Egipto. También murió en Egipto en 1204, aunque está enterrado en Tiberias, Israel. Sus obras incluyen el Libro de las Mitzvot, donde enumera y explica todos los 613 mandamientos; la Guía de los Perplejos, una filosofía completa del judaísmo, y muchas cartas y responsa. También fue un médico famoso y escribió numerosos tratados de medicina.

Najmánides: Rav Moshé ben Najmán, también conocido como el Rambán. Nació en España en 1195, donde vivió la mayor parte de su vida y falleció en la Tierra de Israel, tras haber inmigrado. Najmánides escribió comentarios sobre los Cinco Libros de Moshé, el Talmud y varios libros del Tanaj. Es considerado uno de los mayores cabalistas y su comentario sobre la Torá contiene muchas ideas místicas.

Rashba: las iniciales de Rav Shlomo ben Abraham ibn Aderet, es decir Rav Salomón hijo de Abraham hijo de Aderet. El Rashba vivió de 1235-1310 y fue alumno de Najmánides. Escribió comentarios sobre el Talmud, varias obras sobre la ley judía y envió miles de respuestas a judíos que lo consultaros prácticamente sobre todos los temas del judaísmo. Vivió en Barcelona y fue el líder de todos los judíos de España.

AJARONIM (ERUDITOS POSTERIORES)

El período de los Ajaronim comienza aproximadamente en el siglo XV EC y se extiende hasta los tiempos contemporáneos. Entre los Ajaronim más famosos se encuentran:

  • Rav Moshé Karo y Rav Moshé Isserless, autores del Código de la Ley Judía.

  • Rav Eliahu, el Gaón de Vilna

  • Los maestros jasídicos: El Baal Shem Tov, Rav Levi Itzjak de Berdichev y Rav Shneur Zalman de Liadi.

En los últimos 150 años el estudio de la Torá y de las regulaciones halájicas se vio enriquecido por Rav Jaim Soloveichik, Rav Israel Meir Kagan, conocido como el Jafetz Jaim y Rav Moshé Feinstein, por nombrar a unos pocos. Estos eruditos escribieron comentarios sobre el Talmud y sobre la Ley Escrita, obras de filosofía y ética y responsa.

EL CÓDIGO DE LA LEY JUDÍA (SHULJÁN ARUJ)

Shulján Aruj significa “la mesa servida”, porque allí se presenta la ley judía de forma sistemática. Contiene cuatro secciones:

1. Oraj Jaim – leyes de la práctica cotidiana, Shabat y festividades

2. Ioré Deá – leyes de kashrut, duelo, pureza familiar, promesas, circuncisión, rollos de la Torá y conversión

3. Joshen Mishpat – leyes de negocios, finanzas, contratos, jurisprudencia, ofensas y daños.

4. Even HaEzer – leyes del matrimonio y del divorcio

El Shulján Aruj fue escrito en Tzefad aproximadamente en el año 1560 EC por Rav Iosef Karo, un erudito sefaradí. Las ediciones actuales también contienen las regulaciones y los comentarios concurrentes de Rav Moshé Isserles de Cracovia, respecto a las costumbres de los judíos europeos (ashkenazim).

LITERATURA DE RESPONSA (SHEELOT UTESHUVOT)

Responsa son las respuestas de los eruditos de Torá a preguntas sobre la ley judía formuladas tanto por personas comunes como por expertos. Estos eruditos aplican la ley y la filosofía del judaísmo a las circunstancias cambiantes de la vida judía; a las innovaciones tecnológicas y sociales; a temas médicos y a otros aspectos de la vida contemporánea. La literatura de responsa provee una visión sobre el funcionamiento de la ley judía y revela las preocupaciones de judíos de todo el mundo a través del tiempo.


Extraído de: Gateway to Judaism: The What, How and Why of Jewish Life.