La compasión de Dios se extiende a todos los seres vivos, Él satisface todas sus necesidades.1 Al esforzarnos para emular a nuestro Creador,2 tenemos la responsabilidad de preocuparnos por el bienestar de los animales,3 satisfacer sus necesidades4 y aliviar su sufrimiento.5

Por ejemplo, está prohibido amordazar a un animal que trabaja en el campo, porque eso lo priva del placer de comer lo que ve.6 También está prohibido arar con dos especies diferentes bajo el mismo yugo (por ejemplo una vaca con una mula), porque un animal puede tener más fuerza y energía que el otro y eso le genera sufrimiento al más débil.7 En general, está prohibido causar a los animales molestias innecesarias, incluso por motivos financieros.8

El cuidado de los animales domésticos

Hoy en día, prácticamente la mitad de las familias poseen un perro o un gato.9 Cuando consideramos los millones de aves, conejos, hámsteres, reptiles, peces y toda una variedad de mascotas, es fácil entender que los animales realmente ocupan un lugar en nuestra vida.

En el judaísmo hay muchos temas halájicos relativos al cuidado de las mascotas.10 Comprar el alimento y los accesorios que necesitan algunos animales puede ser muy caro. El Talmud11 señala que antes de comprar un animal, debes estar seguro de que podrás cuidarlo como corresponde. Como dijo el Rey Salomón: "Una persona piadosa considera la vida de su animal".12

Alimentar a los animales

La Torá nos ordena alimentar a los animales antes de alimentarse a uno mismo.13 Esto nos ayuda a sensibilizarnos respecto a las necesidades de otras criaturas. Este requisito se aplica a todos los animales, aves y peces que dependen de una persona para obtener su alimento.14 De acuerdo con algunas autoridades, incluso está prohibido comer un bocadillo ligero antes de alimentar a nuestros animales.15

La Torá relata que Rivka le ofreció agua a Eliézer antes de dar agua a sus camellos.16 De aquí se aprende que está permitido beber antes de abrevar a los animales,17 porque beber por lo general es un acto que se cumple rápido y que no afectará al animal si este necesita esperar un momento.18

Si nuestro hijo necesita comer, su necesidad tiene precedencia sobre los animales.19 También está permitido proveer comida a los huéspedes antes de alimentar a los animales.20

Hay una discusión respecto a si está permitido alimentar a los animales con alimentos que son aptos para humanos.21 Sin dudas, si el animal no tiene otra cosa para comer, se le puede dar cualquier clase de comida.22 Además, no es necesario gastar mucho dinero en forraje para animales si hay disponible comida humana.23 También se les puede dar a los animales los restos de comida de las personas.24

¿Los animales necesitan comida kasher?

Sólo los judíos tienen prohibido comer alimentos no kasher. Está permitido obtener beneficio de alimentos no kasher; por lo tanto, está permitido usarlos para alimentar a los animales.

Aunque por lo general está prohibido hacer negocios con alimentos no kasher,25 lo que claramente es comida para animales (y las personas no lo comen) no cae en esta categoría.26 Por lo tanto, está permitido comercializar alimentos no kasher para animales.

Esto tiene dos excepciones: las combinaciones de carne y leche, y jametz en Pésaj. Estas son dos clases de alimentos no kasher de las que un judío no puede beneficiarse de ninguna forma. Estas dos cosas no se le pueden dar a un animal ni se pueden vender a nadie. Los detalles son los siguientes:

Carne y leche 27

La Torá prohíbe obtener beneficio de combinaciones de carne y leche.28 Pero esta prohibición sólo se aplica cuando:

  • La carne y la leche se calentaron juntas29, y

  • La carne y la leche son de una vaca, de una oveja o de una cabra30

Por lo tanto, está permitido servirle a tu animal:

  • Carne y leche que no fueron calentadas juntas31

  • Carne y leche que fueron calentadas juntas, pero la carne es de:

    • Un ave (como una gallina)32

    • Un animal no doméstico (como un búfalo)33

    • Un animal no kasher (como un cerdo)34

  • Carne y leche que fueron calentadas juntas, pero la leche proviene de un animal no kasher (como un cerdo)35

¿Cómo puedes sabes si la comida de tu perro es "kasher"? ¡Los alimentos para mascotas no tienen sellos de kashrut! Tienes que verificar los ingredientes y revisar las combinaciones de carne y leche. Si la etiqueta dice "leche", "caseína" o "suero", y también dice "carne" o "grasa animal", entonces puede ser problemático. Se debe consultar al fabricante para ver qué clase de carne usa.

Comida para Pésaj36

Casi todo lo que contiene alguno de los cinco granos se considera jametz. Los cinco granos son trigo, avena, centeno, cebada y espelta.

Un judío tiene prohibido poseer jametz durante Pésaj y tampoco puede alimentar con jametz a sus animales. ¿Cómo puedes saber si el alimento de tu mascota tiene jametz? Lee los ingredientes. Puede ser problemático si entre los ingredientes se menciona alguno de estos granos o alguna de las siguientes palabras: salvado, harina, gluten, sémola, pasta, almidón, levadura. Por lo general, el servicio de atención al cliente del fabricante ayuda a resolver cualquier pregunta.

En Pésaj se puede alimentar a los animales con kitniot.37

La mayoría de los animales puede alterar su dieta durante una semana para comer alimentos que no sean jametz. Algunos veterinarios recomiendan mezclar los alimentos normales con los de Pésaj durante una o dos semanas antes de Pésaj, aumentando gradualmente el porcentaje de alimento para Pésaj para que el animal se acostumbre a la nueva dieta. Por supuesto, el área donde come el animal se debe limpiar muy bien antes de Pésaj.

¿Qué puedes hacer si la dieta de tu animal debe incluir jametz? La única solución es transferir antes de Pésaj la propiedad del animal a un no judío, quien tiene permitido alimentarlo de la forma que desee.38 Después de Pésaj, el propietario original puede volver a adquirir su mascota. Este acuerdo debe ser supervisado por un rabino.

Además de la prohibición de poseer jametz en Pésaj, después de Pésaj también está prohibido comprar jametz que le perteneció a un judío durante Pésaj. Esto significa que después de Pésaj está prohibido comprar alimentos para mascotas que contienen jametz en una tienda que pertenece a un judío que no vendió su jametz. Está permitido comprar jametz en una tienda que pertenece a un no judío.

El cuidado de las mascotas en Shabat y Iom Tov

En los Diez Mandamientos, Dios decretó que "El séptimo día es Shabat para Hashem, tu Dios; no harás ninguna melajá, ni tu… ni tu animal…"39

Esto nos enseña que un judío tiene prohibido provocar que un animal haga una melajá en Shabat o en Iom Tov40. Incluso está prohibido decirle a un animal que haga una melajá.41 Por ejemplo, si no hay eruv, no puedes ordenarle a tu perro que entre el periódico de un área pública.

En general, no es problemático que un animal transgreda una prohibición rabínica relacionada con una melajá.42

De todos modos, siempre está permitido que un animal realice una melajá para su propio beneficio.43 Puedes alentar a tu perro a que se divierta excavando en el suelo buscando huesos, ya que lo hace para su propio beneficio.

Si no hay eruv, en Shabat44 o Iom Tov45 el dueño de una mascota debe asegurarse que su animal no transporte nada desde un reshut harabim o desde un karmelit. Está permitido que un animal transporte algo que usa normalmente para su comodidad o protección,46 como un abrigo en invierno. Un animal herido puede usar una venda. Sin embargo, debido a que un bozal o una plaqueta identificatoria no son en beneficio del animal, no puede salir a la vía pública con ellos.47

En Shabat está permitido sacar a caminar a una mascota llevándola con una correa, incluso en reshut harabim. La correa se considera algo que el animal usa y está permitido. Sin embargo, se debe verificar que el extremo de la correa no cuelgue a menos de siete centímetros del piso.48

En Iom Tov está prohibido transportar ítems (en un área sin eruv) porque los necesita una mascota.49

De acuerdo con la mayoría de las autoridades, las mascotas se consideran muktze.50 Los ítems que son muktze no se pueden mover con la mano en Shabat y Iom Tov51. Se los puede mover con cualquier otra parte del cuerpo que no sea la mano,52 y también se los puede jalar con una correa.53 Está permitido tocar una mascota u otro animal si no se tiene la intención de moverlo.54 Está permitido poner alimento en la boca del animal si se tiene cuidado de no moverlo.55

De todos modos, está permitido mover cualquier animal y de cualquier forma, si eso es necesario para aliviar su sufrimiento.56 También está permitido instruirle a una mascota que se mueva.

Las jaulas de animales son muktze, en la categoría de kli shemelajtó leisur.57

Los excrementos de animales son muktze, pero se los puede mover si están en un lugar que molesta a las personas.58

Los animales que dependen de personas para su alimentación, deben ser alimentados en Shabat y Iom Tov.59 Otros animales (a menos que estén muy hambrientos)60 no pueden ser alimentados en Shabat y Iom Tov, con excepción de los perros.61 (Los perros son exceptuados como recompensa por su participación en el Éxodo de Egipto.62 Ver la sección sobre los perros).

En Shabat y Iom Tov no se debe cortar en pedazos pequeños la comida para los animales si el animal es capaz de masticar los pedazos más grandes.63

Una de las 39 melajot es cazar. La Torá prohíbe encerrar a un animal que previamente estaba libre. No hay restricciones de encerrar a un animal que ya estaba "atrapado". Los animales que se mueven lento, como las tortugas, siempre se consideran "atrapados" porque no pueden escapar de quien trata de confinarlos.

Dado que la mayoría de las mascotas son obedientes y no se resistirían si sus dueños las encerraran, está permitido "atrapar" perros, gatos y otros animales domésticos.64 Sin embargo, si el animal todavía no se acostumbró a su dueño, o es desobediente y rebelde, está prohibido encerrarlo de una forma que provoque que sea fácil agarrarlo.65 No hay ningún problema en liberar a un animal encerrado.66

Está permitido tratar a una mascota enferma dándole medicación o una inyección, o mover muktze para ella.67 Pero no se puede transgredir ninguna de las 39 melajot, ni siquiera a nivel rabínico, por el bienestar de un animal.68 Así mismo, en Shabat y Iom Tov un judío no puede poner fin a la vida de un animal herido mortalmente.69 En tales casos, se le debe pedir a un no judío que asista a la mascota herida o en sufrimiento.70

El cuerpo de una mascota que muere en Shabat es mutzke.71 Sin embargo, se lo puede mover de un lugar a otro si molesta a las personas.72

Plegaria

Está prohibido rezar o recitar bendiciones en un lugar en donde hay olor de excremento animal.73

Si bien es irrespetuoso llevar una mascota a la sinagoga, si es necesario, una persona ciega puede llevar a la sinagoga el perro que la asiste.74 Por supuesto, debe ubicarse en un lugar donde el perro no moleste a los demás.75

Daños

El Talmud76 relata un incidente en el que el miedo ante el ladrido de un perro causó que una mujer embarazada abortara. Los Sabios denuncian a todo el que tiene un perro peligroso que no está encadenado debidamente.77 Todo el que tiene un animal debe tomar las medidas necesarias para que su animal no lastime a nadie, no cause daños materiales ni moleste o asuste a los vecinos, ni siquiera puede permitir que cause pequeños inconvenientes. El dueño del animal está obligado a compensar todo daño que cause su animal.78 Los detalles de este principio son complejos y se debe consultar con una autoridad rabínica en cada caso particular.

Apreciar el valor la vida

Si bien la Torá reconoce el valor de toda vida, esto no significa que todas las vidas estén en el mismo nivel. Los seres humanos siempre tienen precedencia sobre los animales, y los insectos se consideran una forma de vida aún inferior. Si un animal causa dolor o angustia a un ser humano, o si el animal tiene un valor utilitario (por ejemplo, para la investigación médica), está permitido matarlo. Después de todo, la Torá permite matar animales para que sirven de alimento.79

Por otro lado, no se debe matar animales salvo que sea por una buena razón. Por ejemplo, no se debe pisar hormigas sin ningún sentido.80 Está permitido "dormir" a un animal para evitarle el sufrimiento.81

La caza como deporte transgrede las normas espirituales del judaísmo, particularmente cuando no tiene ningún objetivo utilitario, porque involucra inevitablemente un aspecto de crueldad hacia los animales.82

La Torá prohíbe la castración y la esterilización de animales.83 También está prohibido pedirle a un no judío que lo haga.84 Si se necesita hacerlo para aliviar el sufrimiento de una mascota, está permitido vendérsela a un no judío, quien tiene permitido llevarla a un veterinario (no judío) para que la castre.85 Está permitido utilizar algún método alternativo de esterilización que no involucre la remoción de los órganos reproductivos.86

Perros

Es sabido que el perro es "el mejor amigo del hombre". Lo que no es tan conocido es que los perros también son los confiables compañeros del pueblo judío. La Torá relata que en el momento del nacimiento de nuestra nación, durante el Éxodo de Egipto, Dios prometió que ningún perro ladraría para no molestar a los judíos.87 Como resultado de esta obediencia, Dios recompensó a los perros para siempre.88 Al prescribir la eliminación de la carne no kasher, la Torá especifica que debe ser "arrojada a los perros",89 aunque en la práctica pueda obtenerse algún beneficio.

Hasta el día de hoy, los perros continúan disfrutando de una relación especial con el pueblo judío.90 En hebreo, perro se dice kélev, una contracción de las palabras kol lev, puro corazón. De los perros podemos aprender el rasgo de la fidelidad.91 Los Sabios también observan que los perros son particularmente sensibles a los temas metafísicos, que no están dentro de la percepción de la humanidad92.

Si bien las mascotas se consideran muktze, en Shabat y Iom Tov se puede usar un perro que ayuda a un ciego.93

Pájaros

Las aves tuvieron roles importantes en la historia judía. Después del gran Diluvio, Nóaj envió un cuervo y luego a una paloma para saber si era seguro abandonar el arca.94 La Torá nos recuerda que Dios sacó a nuestra nación de la esclavitud con presteza: "Ustedes vieron lo que le hice a Egipto, cómo los cargué sobre alas de águilas".95

Posteriormente, Dios le dio al Rey Salomón una gran sabiduría y él aprendió el lenguaje de los pájaros.96 Además, cuando el profeta Eliahu se escondió cerca del Río Jordán, los pájaros fueron quienes le llevaron comida cada día.97

De hecho, Dios usa a los pájaros como un símbolo de la continuidad98 y la fidelidad99 de los judíos.

Las aves son muktze en Shabat y Iom Tov. Las jaulas de las aves entran en la categoría de kli shemelajtó leisur.100 Sin embargo, si la jaula está en un lugar que les causa incomodidad a las aves (por ejemplo, bajo la luz directa del sol), se puede mover la jaula si no hay una solución alternativa.101

Peces

Dios dio una bendición especial a los peces para que sean fructíferos.102 Hay más de 27.000 especies de peces en el mundo, y su población mundial anda por los trillones.

Una pecera con peces no es muktze en Shabat porque se considera un adorno.103

En Shabat y Iom Tov está prohibido cambiar el agua de un acuario.104 Pero si es necesario, se puede agregar agua fresca.105

Si un pez salta fuera de la pecera en Shabat o Iom Tov, está permitido devolverlo al agua si existe la posibilidad de que continúe con vida. Esto no está prohibido por el principio de muktze porque es para aliviar el sufrimiento del animal.106 Sin embargo, si hay un no judío presente, se le debe pedir que él lo haga.107

Un pez muerto se puede sacar de la pecera para evitar que otros peces mueran, en una situación que involucraría una pérdida más grande.108

Se acostumbra comer pescado en cada una de las tres comidas de Shabat.109 Los kabalistas explican que en la época de Nóaj, los peces se mantuvieron puros y el Diluvio no los afectó.110

El origen del guefilte fish se remonta a la prohibición de borer en Shabat, que impide quitar (con facilidad) las espinas del pescado. Para evitar esta dificultad, las amas de casa judías comenzaron a moler el pescado antes de cocinarlo.

Otros animales

Todas las criaturas tienen su objetivo, incluso si no nos resulta obvio.111

Los Sabios nos enseñan que debemos aprender dignidad de los gatos,111 que no hacen sus necesidades frente a otros y siempre cubren sus excrementos.113

Los Sabios también enseñan que podemos aprender:

  • Castidad de las palomas, porque sólo tienen una pareja.

  • Buenos modales de los gallos, que primero se comportan con dulzura (cortejan y seducen a su pareja) y luego copulan.

  • A no robar de las hormigas, porque ellas nunca tocan lo que lleva su compañera.114

  • A no ser perezosos de las hormigas,115 que se esfuerzan mucho para recolectar y almacenar su alimento.

El Talmud también dice: "Sé descarado como un leopardo, liviano como un águila, ágil como un ciervo y fuerte como un león, para cumplir la voluntad de tu Padre Celestial"116

Está prohibido criar cerdos.117

En conclusión

Hay muchos beneficios en cuidar las criaturas de Dios. La relación afectuosa que se desarrolla entre una persona y su mascota es una experiencia muy valiosa. Sin embargo, siempre se deben mantener las cosas dentro de su contexto. La Torá enseña que el hombre es el objetivo de la creación. Por lo tanto, aunque nos relacionamos con la vida animal con cariño y con gran cuidado, esto no debe ser a expensas de otras personas. La maravillosa experiencia de la relación entre una persona y un animal debe servir para mejorar la vida humana, y no empeorarla de ninguna forma, ni en las relaciones interpersonales ni en la experiencia de educar una familia.

El Midrash118 relata la historia de un perro que salvó a unos pastores de comer un alimento venenoso, al comerlo él mismo. El heroico animal murió de inmediato. Los pastores se sintieron tan agradecidos que enterraron al perro y pusieron una marca en su tumba. No lo hicieron en beneficio del animal, ya que los animales no tienen vida después de la muerte.119 Ellos querían manifestar el atributo de la gratitud al leal animal que salvó sus vidas.

Tener mascotas es una experiencia muy gratificante que brinda a niños y adultos muchas oportunidades para aprender y crecer. Pero al relacionarnos con los animales, así como en cualquier otra cosa que hagamos, siempre debemos asegurarnos de seguir la voluntad de Dios.


Notas:

  1. Ver Salmos 104

  2. Deuteronomio 28:9

  3. Ver Talmud – Baba Metzía 85a

  4. Majatzit hashékel (Oraj Jaim 324:7). Esta no es la opinión de Elia Raba (Oraj Jaim 324:11), Ketav Sofer (Oraj Jaim 33 d.h. Hine) ni de Kaf Hajaim 324:46.

  5. Ver Baba Metzía 32b

  6. Deuteronomio 25:4; Joshen Mishpat 338:2

  7. Séfer HaJinuj 150

  8. Ver Shut Igrot Moshé (Even haézer 4:82) sobre engordar becerros para su faena.

  9. American Pets Products Manufacturer’s Association (APPMA) 2003-2004 National Pet Owner Survey

  10. Más información sobre este tema puede encontrarse en Halachic Perspectives on Pets por Rav Howard Jachter en Journal of Halacha & Contemporary Society – N° XXIII, primavera de 1992

  11. Talmud IerushalmiKetubot 4:8

  12. Proverbios 12:10

  13. Deuteronomio 11:15; Talmud – Brajot 40a; Biur halajá 167:6

  14. Shut Shevut Iaakov 13:13

  15. Maguén Abraham 167:18

  16. Génesis 24:14

  17. Mishná Brurá 167:40

  18. Shut Har Tzvi 1:90

  19. Shut Igrot Moshé (Oraj Jaim 2:52)

  20. Piskei Teshuvot 167:15

  21. Mishná Brurá 171:11

  22. Mishná Brurá 171:11

  23. Piskei Teshuvot 171:8

  24. Piskei Teshuvot 171:8

  25. Ioré Deá 117:1

  26. Shut Igrot Moshé (Ioré Deá 2:37)

  27. Gran parte de la información de esta sección se extrajo de Feeding Your Pet: Barking Up the Right Tree de Rav Zvi Goldberg. Este valioso artículo, y muchos otros, pueden encontrarse en www.star-k.com

  28. Ioré Deá 87:1

  29. Ioré Deá 87:1

  30. Ioré Deá 87:3

  31. Ioré Deá 87:1

  32. Ioré Deá 87:3

  33. Ioré Deá 87:5

  34. Ioré Deá 87:3

  35. Ioré Deá 87:3

  36. Una gran cantidad de información puede encontrarse en Pesach digest de Rav Avraham Blumenkrantz. Ver también Goldberg Ibid.

  37. Ver Mishná Brurá 553:12

  38. Mishná Brurá 448:33

  39. Éxodo 20:10

  40. Mishná Brurá 266:7; Aruj Hashulján 266:10; Shemirat Shabat Kehiljatá 27:2, 27:5

  41. Mishná Brurá 266:7; Shemirat Shabat Kehiljatá 27:2

  42. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:4. La excepción es transportar dentro de un karmelit, ya que involucra una prohibición rabínica.

  43. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:6

  44. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:7

  45. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:11

  46. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:7

  47. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:7, 27:9

  48. Oraj Jaim 305:15-16; Shemirat Shabat Kehiljatá 27:8

  49. Oraj Jaim 512:3

  50. Ver en Oraj Jaim 308:39 que todos los animales se consideran muktze. Sin embargo, ver Shut Igrot Moshé (Oraj Jaim 5:22:21), que legisla que las mascotas son una excepción y no son muktze. Por otro lado, Rav Y. P. Bodner escribe (Halachos of Muktzeh, Feldheim, pág. 118) que escuchó de Rav Feinstein que las mascotas en realidad son muktze. Esta idea es apoyada por la responsa de Rav Feinstein (#24) al final del libro por el Shut Igrot Moshé (Oraj Jaim 4:16). Ver también Shemirat Shabat Kehiljatá (cap. 27, nota al pie 96), que trae diferentes opiniones al respecto. La conclusión de Rav S. Z. Auerbach es considerarlas muktze. Esto es u"t Iabía Omer 5:26.

  51. Shulján Aruj 308:39

  52. Mishná Brurá 308:13

  53. Bodner, Halachos of Muktzeh (pág. 122)

  54. Ver Shulján Aruj 308:42

  55. Mishná Brurá 324:28

  56. Shut Iabía Omer 5:26; Shemirat Shabat Kehiljatá 27:28, 27:30

  57. Kaf Hajaim 310:38

  58. Ver Shulján Aruj 308:34

  59. Oraj Jaim 324:11

  60. Aruj Hashulján 326:2; Shemirat Shabat Kehiljatá 27:23

  61. Mishná Brurá 324:31

  62. Mishná Brurá 324:31

  63. Mishná Brurá 324:3

  64. Oraj Jaim 316:12

  65. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:36

  66. Mishná Brurá 316:25; Shemirat Shabat Kehiljatá 27:45

  67. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:55

  68. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:55

  69. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:57

  70. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:56

  71. Ver Mishná Brurá 324:17 para más discusión

  72. Ver Mishná Brurá 308:110

  73. Oraj Jaim 79:4

  74. Shut Igrot Moshé (Oraj Jaim 1:45). Esto contrasta con Shut Jelkat Yaakov 1:34, quien lo prohíbe.

  75. Shut Igrot Moshé (Oraj Jaim 1:45)

  76. Baba Kama 79b

  77. Baba Kama 33a; Joshen Mishpat 409:3. Esto contrasta con la aparente posición de Maimónides (Nizkei Mamón 5:9), quien prohíbe poseer un perro a menos que se lo encadene. Rav Iaakov Emden (Sheelat Iávetz 1:17) también prohíbe tener perros.

  78. Joshen Mishpat 389:1

  79. Shut Igrot Moshé (Joshen Mishpat 2:47). Agrega que es preferible no hacerlo con tus manos para no desarrollar una actitud cruel.

  80. Sheelat Iávetz 1:110

  81. Ramó – Even Haézer 5:14

  82. Nodá beIehudá 2:10

  83. Even Haézer 5:11

  84. Even Haézer 5:14

  85. Ramó – Even Haézer 5:14

  86. Ver Halachic Perspectives on Pets por Rav Howard Jachter en Journal of Halacha & Contemporary Society – N° XXIII, primavera de 1992

  87. Éxodo 11:7 con Tárgum e Ibn Ezra.

  88. Mejilta (Mishpatim, masejta dikaspa, cap. 20); Rashi (Pesajim 22a)

  89. Éxodo 22:30

  90. Ver Mejilta (Mishpatim, masejta dikaspa, cap. 20), Rashi (Pesajim 22a) y Torá Shelemá (Bo 11:32)

  91. Séfer Jasidim 47

  92. Ver Torá Shelemá (Bo 11:33)

  93. Shemirat Shabat Kehiljatá (cap. 18, nota al pie 62)

  94. Génesis 8:7-8

  95. Éxodo 19:4

  96. Rashi (Reyes I 3:15)

  97. Reyes I 17:6

  98. Rashi (Génesis 15:10, Salmos 84:4)

  99. Rambán (Levítico 1:14)

  100. Kaf Hajaim 310:38

  101. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:30

  102. Génesis (1:22)

  103. Rav S.Z. Auerbach de acuerdo con la cita en Shemirat Shabat Kehiljatá (cap. 28 nota al pie 96). Esto se opone a la postura de Shut Igrot Moshé (Oraj Jaim 4:16) y de Shemirat Shabat Kehiljatá 27:27, quienes prohíben mover la pecera que contiene peces

  104. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:27

  105. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:27

  106. Ver Shut Iabía Omer 5:26; Shemirat Shabat Kehiljatá 27:28, 27:30

  107. Mishná Brurá (308:70)

  108. Shemirat Shabat Kehiljatá 27:29

  109. Maguén Avraham (Oraj jaim 242:1)

  110. Talmud – Kidushín 13a

  111. Halajot ketanot 1:137

  112. Eruvín 100b

  113. Rashi (Eruvín 100b)

  114. Ibid.

  115. Proverbios 6:6. Ver Maharshá (Eruvín 100b) sobre lo que podemos aprender de una hormiga

  116. Avot 5:20

  117. Joshen Mishpat 409:2