Al levantarse

Todos necesitamos dormir para revigorizar nuestros cuerpos cansados y tener fuerza para aprovechar al máximo la vida. Pero no debemos exagerar. Cada persona tiene que dormir la cantidad mínima necesaria para estar sana y ser productiva.1 En general, una persona sana no debería dormir más de ocho horas por noche.2

"Uno debe levantarse a la mañana como un león para servirle a su Creador". Con estas palabras comienza el Shulján Aruj, el código de ley judía. Un judío no debe ser perezoso, sino más bien tener una actitud entusiasta y alegre hacia las plegarias matutinas y hacia la vida en general.

El Talmud dice que debido a que todas las noches el alma de la persona sube al cielo, dormir se considera "una sesentava parte de la muerte".3 El día debería comenzar contemplando la bondad de Dios al permitirnos despertarnos, renovados y revitalizados.4 Por lo tanto, debes recitar de inmediato Modé aní, incluso antes de lavarte las manos.5

Inmediatamente al despertarse, decir:

Modé aní lefaneja, Mélej jai vekaiam, sheejezareta bi nishmatí bejemlá, rabá emunateja.

Agradezco ante Ti, Rey vivo y eterno, por haberme devuelto el alma con compasión. Abundante es tu fe.

Lavado de manos

Baruj atá Adonai, Eloheinu Mélej haolam, asher kideshanu bemitzvotav, vetzivanu al netilat iadáim.

Bendito eres Tú, Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, Quien nos santificó con Sus mandamientos y nos ordenó sobre el lavado de manos.

Asher iatzar

Después de ir al baño, lava tus manos y di:

Baruj atá Adonai, Eloheinu Mélej haolam, asher iatzar et haadam bejojmá, ubará bo nekavim nekavim, jalulim jalulim. Galui veiadúa lifnei kisé kevodeja, sheim ipatéaj ejad mem, o isatem ejad mem, hi efshar lehitkaiem velaamod lefaneja. Baruj atá Adonai, rofé col basar umaflí laasot.

Bendito eres Tú, Adonai Dios nuestro, Rey del universo, Quien creó al hombre con sabiduría, y creó en él muchos orificios y muchas cavidades. Es obvio y sabido delante de Tu trono de gloria, que si uno de ellos se abriera, o uno de ellos se bloqueara, sería imposible sobrevivir y erguirse ante de Ti. Bendito eres Tú, Adonai, Quien cura toda carne y hace maravillosas.

*** 

Netilat iadáim

Los Sabios decretaron que cada judío deba lavarse las manos al despertarse. Este proceso se denomina netilat iadáim. Hay varias razones que explican esta práctica:

  • Se asume que durante la noche las manos de la persona tocan algunas partes no limpias del cuerpo. Por lo tanto, se deben lavar las manos antes de rezar.6

  • Santificamos nuestras manos al celebrar la "nueva vida" que recibimos al despertar.7

  • Netilat iadáim sirve para eliminar la tumá, la espiritualidad negativa, que se aferra a la persona mientras ella duerme.8

Se puede dejar bajo la cama el agua que se usará para hacer netilat iadáim en la mañana, aunque es preferible cubrirla.9 Está prohibido dejar comida o bebida bajo la cama en la que duermes, ya que la tumá emitida por la persona cuando duerme tiene un impacto espiritual negativo sobre los alimentos.10

Es ideal lavar tus manos apenas te despiertas, para eliminar la tumá lo antes posible.11 Este lavado se realiza sin decir una bendición. Luego, después de haber ido al baño y/o vestirte, debes lavar una vez más tus manos con una bendición.12

Antes de hacer netilat iadáim, tienes que intentar no tocar de manera directa el agua que planeas usar para netilat iadáim.13

Lo ideal es que un judío (incluso un niño) que todavía no hizo netilat iadáim, no toque directamente ningún alimento. No hay problema en que un no judío manipule alimentos sin haber hecho netilat iadáim, porque él no tiene la obligación de hacerlo.14

Hay que tener cuidado de no tocar ninguno de los orificios del cuerpo antes de hacer netilat iadaim.15

El proceso de lavado es el siguiente:

  • Llena un recipiente grande.

  • Primero vierte agua sobre tu mano derecha y luego sobre la izquierda.

  • Vierte agua sobre la mano derecha y luego sobre la izquierda dos veces más.16

Lo ideal es lavar la mano completa hasta la muñeca. Sin embargo, si esto es imposible, es suficiente con lavar los dedos hasta los nudillos.17 Si tienes una mano vendada, sólo tienes que lavar la mano sana.18

Hay que lavarse las manos en un lugar limpio y sin olores desagradables. En la actualidad, la mayoría de los baños privados cumplen con este requisito. El problema se presenta al usar un baño público, por ejemplo en un avión.

Si te resulta difícil encontrar un recipiente para lavarte, puedes usar el agua directamente del grifo abriéndolo tres veces sobre cada mano, de forma alternada y comenzando por la mano derecha.19

Después de realizar netilat iadáim en la mañana, es apropiado lavarse el rostro20 y enjuagarse la boca.21

Debes secar tus manos y rostro con una toalla.22 Secarse sobre la ropa se considera indigno y está prohibido.23

De inmediato después de lavarte las manos, recita la bendición.24 Alternativamente, puedes recitar la bendición en la sinagoga junto a las otras plegarias matutinas.25 La bendición debe decirse fuera del baño.

La bendición es:

Baruj atá Adonai, Eloheinu Mélej haolam, asher kideshanu bemitzvotav, vetzivanu al netilat iadáim.

Bendito eres Tú, Adonai Dios nuestro, Rey del universo, Quien nos santificó con Sus mandamientos y nos ordenó sobre el lavado de manos.

El baño

Abstenerse de aliviarse cuando uno lo necesita es nocivo para la salud, por lo que está prohibido.26 También está prohibido rezar, recitar bendiciones y estudiar Torá cuando uno necesita ir al baño. Sin embargo, si la necesidad no es urgente y estás en medio de estudiar Torá, no necesitas interrumpir el estudio de inmediato.27

Incluso en el baño, se debe cuidar la dignidad y la privacidad28 (ver el ensayo sobre Prendas kasher para una explicación del concepto judío de dignidad).

Desde una perspectiva judía, cada lugar tiene reglas de comportamiento adecuado e inadecuado. El baño es un lugar para realizar las necesidades corporales. Dado que un baño es intrínsecamente un lugar sucio, hay muchas cosas que se consideran fuera de lugar o incluso profano realizar allí:

  • Está prohibido llevar al baño comida o bebida sin cubrirla. Si se llevó comida, se la puede consumir una vez haya sido sacada del lugar.29

  • Es inapropiado mantener una conversación en el baño.30 Sin embargo, si hay algo urgente que debas decir, tienes permitido hacerlo siempre y cuando no estés aliviando tu cuerpo31. Lo mismo respecto a tu teléfono celular, puedes atenderlo si temes que sea una llamada importante. En ese caso, la conversación debe reducirse al mínimo.32

  • Está prohibido mencionar cualquier nombre de Dios en el baño. Incluso la palabra "Shalom" se considera un nombre de Dios, como vemos en Jueces 6:24. Sin embargo, está permitido decir esta palabra si se refiere a una persona llamada Shalom.33

  • Está prohibido pensar en temas de Torá en el baño.34 Sin embargo, está permitido pensar en dar caridad35 o realizar actos de bondad para otras personas.36 Hay historias de sabios de Torá que estudiaban temas científicos mientras estaban en el baño.37

Después de hacer las necesidades, se recita la bendición Asher iatzar se recita inmediatamente al salir del baño (después de lavarse las manos).38 Si olvidaste hacerlo, puedes recitarla hasta 72 minutos después, siempre y cuando no sientas la urgencia de ir nuevamente al baño.39

La bendición es la siguiente:

Dado que esta bendición le agradece a Dios por las maravillas del cuerpo humano, recitarla con la intención adecuada se considera un mérito para tener buena salud.40

Haz clic aquí para imprimir una hermosa versión a color de Asher iatzar que puedes colgar afuera del baño.


Notas:

  1. Mishná Brurá 238:2. Hubo grandes eruditos que entrenaron sus cuerpos para necesitar dormir muy poco. El legendario Gaón de Vilna dormía sólo dos horas por día, y nunca más de media hora a la vez. (Introducción a Biur haGrá en el Shulján Aruj)

  2. Rambam (Deot 4:4)

  3. Brajot 57b

  4. Kitzur Shulján Aruj 1:2

  5. Mishná Brurá 1:8

  6. Mishná Brurá 4:1

  7. Mishná Brurá 4:1

  8. De acuerdo a Mishná Brurá 4:8, esta razón es secundaria, no la base para el decreto.

  9. Shut Shévet HaLevi 3:23.3

  10. Ioré Deá 116:5

  11. Maguén Abraham 4:1

  12. Mishná Brurá 4:4; ver Shut Iabía Ómer 5:1

  13. Escuchado de Rav Itzjak Bérkovitz.

  14. Mishná Brurá 4:10

  15. Oraj Jaim 4:3

  16. Oraj Jaim 4:2 y Mishná Brurá

  17. Mishná Brurá 4:38

  18. Shut Iejavé Dáat 2:19

  19. Ialkut Iosef (Shearit Iosef 1:4:8)

  20. Ialkut Iosef (Shearit Iosef, vol. I, pág. 70); cf. Oraj Jaim 46:1

  21. Oraj Jaim 4:17

  22. Oraj Jaim 4:20

  23. Mishná Brurá 158:45; Shemirat HaGuf vehanéfesh (Cáp. 57)

  24. Oraj Jaim 4:1

  25. Oraj Jaim 6:2

  26. TalmudTamid 27b; Oraj Jaim 3:17

  27. Ialkut Iosef (Shearit Iosef 1:3:15)

  28. Oraj Jaim 3:2

  29. Shut Iabía Ómer 4:5

  30. RamóOraj Jaim 3:2

  31. Mishná Brurá 3:4

  32. Ialkut Iosef (Shearit Iosef 1:3:3)

  33. Oraj Jaim 84:1, Mishná Brurá 84:6

  34. Oraj Jaim 85:2

  35. Ialkut Iosef (Shearit Iosef 1:3:3)

  36. Escuchado de Rav Itzjak Bérkovitz

  37. El Gaón de Vilna (Rav Eliahu Krámer) escribió la obra matemática Áil meshulash durante el tiempo que pasaba en el baño. Algunos le atribuyen a él el teorema matemático La regla de Krámer. Ver www.wikipedia.org (Vilna Gaón).

  38. Mishná Brurá 8:6

  39. Shut Iejavé Dáat 4:5

  40. Séfer Veerajtá Iamim 159, de Rav Iaakov Jizkiahu Fish