Conflictos entre empleador y empleado

No está permitido contratar un empleado por menos de lo que se acostumbra a pagar (1).

Cuando Lea cumplió 12 años, decidió que quería ganar un poco de dinero cuidando niños. Cuando llegó a la casa de la familia Schwartz, la Sra. Schwartz le preguntó cuánto cobraba por hora. Lea desconocía cuánto se cobraba para cuidar niños y sugirió una cifra mucho menor de lo habitual. La Sra. Schwartz no puede engañarla haciéndola pensar que recibe el pago normal.

Cuando se contrata a un empleado para una tarea, es importante dejar claro cuáles son las responsabilidades exactas del empleador y del empleado (2). No importa si el empleado es una adolescente que va a hacer babysitter o un electricista. El empleador debe pagar puntualmente al trabajador de acuerdo con la suma y la fecha acordada (3). Por lo general, cada trabajador debe recibir su paga en el día (o la noche) en que completa el trabajo para el cual fue contratado (4). Pero es la obligación del beneficiario ir a recibir su pago, a menos que se haya hecho otro arreglo (5).

La Sra. Levin tomó un taxi para ir al dentista. Al llegar, ella se dio cuenta que no tenía efectivo en su billetera para pagarle al conductor. La Sra. Levin debe asegurarse de pagarle al conductor antes de la puesta de sol de ese día.

Si se hizo un acuerdo verbal entre el empleador y el empleado, el empleador no tiene permitido retractarse antes de que comience el trabajo. (Sin embargo, si lo hace, el empleado no puede efectuar reclamos legales en su contra) (6). Por otro lado, el empleado puede retractarse en cualquier momento, a menos que eso le cause un daño económico al empleador (7).

Después de una gran nevada, Martín fue puerta por puerta ofreciendo su experiencia para palear nieve. El Sr. Steward aceptó alegremente la oferta y acordaron que Martín limpiaría toda su entrada por $25. Martín estaba en medio del trabajo cuando comenzó a sentirse cansado. En ese momento pasaron por allí los amigos de Martín y le preguntaron si quería ir a patinar. Martín regresó a hablar con el Sr. Steward (quien estaba bastante disgustado) y le dijo que no terminaría de sacar el resto de la nieve. Martín también le dijo que como había terminado la mitad del trabajo, le debía pagar $12,50. El Sr. Steward debe pagarle a Martín por su trabajo y no puede obligarlo a terminar la tarea.

Un trabajador no puede cobrar de más por los servicios prestados (8). Si entre las partes no fijaron la suma que se pagaría, el pago debe ser acorde con lo que se paga en el mercado (9).

Un empleado debe trabajar al máximo de su capacidad y no puede perder el tiempo de la compañía (10).

Beni se quedó levantado hasta muy tarde. A la mañana siguiente llegó a la oficina a hora, pero no lograba mantener sus ojos abiertos. Aunque había muchas cosas que hacer, las abundantes y breves “siestas” de Beni impidieron su productividad. Beni debe informarle a su jefe de la situación.

Por esta razón, un empleado no tiene permitido aceptar un segundo trabajo si eso debilitará su capacidad de desempeñarse correctamente para su empleador principal (11).

Tomar prestado

Está prohibido “tomar prestado” algo sin pedir permiso (12). Sin embargo, si el propietario regularmente presta ese ítem, y el ítem no se verá sujeto a desgaste, podemos asumir que el propietario no tendrá objeción de volver a prestarlo (13).

Finalmente el clima era ideal para trabajar en el jardín. Jony fue a pedirle prestada la cortadora de césped a su vecino. El vecino no estaba en la casa, pero la cortadora de césped se encontraba en el jardín, al frente de la casa. Jony no puede usar la cortadora de césped sin tener permiso.

Quien recibe un objeto prestado no puede usarlo más tiempo que el acordado en el momento del préstamo (14). El que lo presta no puede exigir que el artículo sea devuelto antes del momento acordado (15). Si no se fijó ningún momento para la devolución, el dueño puede exigir la devolución en cualquier momento (16).

Quien recibe un objeto prestado no puede dejar que otras personas usen ese objeto (17).

Obviamente está prohibido pedir prestado dinero (o cualquier otra cosa) si uno no tiene los medios para devolverlo (18).

Usura (19)

Al prestarle dinero a un judío, está prohibido cobrarle intereses (20). Hay ciertas situaciones en las cuales se puede cobrar intereses utilizando el principio de heter iská. Este es un acuerdo que técnicamente destina el préstamo para propósitos de inversión, y el prestamista se convierte en una especie de accionista en el negocio. Técnicamente no se cobra intereses sino que se pagan dividendos “por la inversión” (21). Estas leyes son muy complejas y los aspectos prácticos deben ser analizados con un rabino.

También está prohibido que quien recibe el préstamo le pague intereses a un prestamista judío (22). Esta restricción no se limita a “intereses” monetarios, sino que también está prohibido darle al prestamista un regalo, hacerle un favor especial (23) o expresar un agradecimiento demasiado efusivo (24).

Deudas no devueltas

El dinero que se debe durante un largo período de tiempo sin que haya sido reclamado, puede ser recuperado después de muchos años (25). Sin embargo, estos préstamos están sujetos a las siguientes leyes:

La Torá dictamina que cualquier préstamo no devuelto es anulado al final del séptimo año del ciclo agrícola de Shemitá (26). En otras palabras, sin importar cuándo se pidió prestado el dinero y cuándo se lo debe devolver, al llegar el final de un año de Shemitá está prohibido que el prestamista exija el pago (27). Esta ley se aplica tanto en Israel como en la Diáspora (28).

Sin embargo, existe un recurso legal en el cual el prestamista escribe un documento pruzbol. Técnicamente, esto autoriza a una corte judía a recibir los pagos del préstamo en su beneficio. Con este documento, el prestamista puede recuperar todos sus préstamos no devueltos (29). Sin embargo, este documento debe escribirse antes de que finalice el año de Shemitá (30). Por lo tanto, para recuperar cualquier préstamo no devuelto, se debe escribir un pruzbol hasta Erev Rosh Hashaná en el último día del año de Shemitá. Por más detalles, consultar con un Rabino.

La mitzvá de prestar dinero, y los principios para dar caridad son analizados en “Responsabilidades interpersonales – Parte 2”.

 


Notas:

(1) Sefer Meirot Einaim (CM 227:51, citando al Maharshal). Sin embargo, si se lo hizo el trabajador no puede ir a reclamar y a cobrarlo en un Bet Din (Joshen MIshpat 227:33). Ver también Mishpatei Uziel (IV CM 42:3)

(2) Ver Ahavat Jesed (al final de la sección respecto al pago de los trabajadores)

(3) Joshen Mishpat 339:1

(4) Deuteronomio 24:15

(5) Joshen Mishpat 339:10

(6) Sma 333.1

(7) Joshen Mishpat 333.3

(8) Joshen Mishpat 227:36

(9) Ahavat Jesed (fin de la sección relativa al pago de los empleados)

(10) Joshen Mishpat 337:20

(11) Joshen Mishpat 337:19

(12) Joshen Mishpat 359:5

(13) Torah Guide for the Businessman, pág. 44

(14) Joshen Mishpat 343:1

(15) Joshen Mishpat 341:1

(16) Ibíd.

(17) Joshen Mishpat 342:1

(18) Joshen Mishpat 97:5

(19) Más información sobre este tema se puede encontrar en The Laws of Ribbis, de Rav Israel Reisman (Mesorah Publications)

(20) Levítico 25:36-37

(21) Ver Ioré Deá 167

(22) Deuteronomio 23:20. Ioré Deá 160:1

(23) Ioré Deá (160:7)

(24) Shut Igrot Moshé (Ioré Deá 1:5)

(25) Joshen Mishpat 88:1

(26) Deuteronomio 15:2-3

(27) Joshen Mishpat 67:2

(28) Joshen Mishpat 67:1

(29) Joshen Mishpat 67:18

(30) Joshen Mishpat 67:30