Pregunta

Noté que durante la semana el servicio de rezo matutino (Shajarit) en nuestra sinagoga es muy temprano, después la mayoría de los congregantes se va rápidamente a trabajar. Durante los meses de invierno, la mayor parte del servicio tiene lugar cuando afuera aún está oscuro. ¿Acaso el servicio matutino no debería realizarse cuando ya es de día?

Respuesta del Rabino de Aish

Lo que describes es una práctica bastante universal: servicios matutinos muy temprano, después de los cuales los congregantes se van rápidamente a trabajar, haciendo lo imposible para evitar las horas de embotellamiento. Sin embargo, sí, hay algunos temas que la ley judía contempla.

Al hablar de las plegarias matutinas, hay tres tiempos que son relevantes. Los enumero a continuación junto con las plegarias que pueden decirse en cada uno de ellos:

a) El alba: cuando aparece en el horizonte la primera luz del día. En este momento se pueden decir las bendiciones y las plegarias del comienzo del servicio matutino. (En realidad la mayoría de las bendiciones matutinas y, de acuerdo con muchas opiniones, también los pesukei dezimrá, se pueden decir incluso antes del alba). Este tiempo es alrededor de 90 minutos antes del amanecer (más sobre los tiempos precisos a continuación).

b) Luz parcial: cuando uno puede reconocer a una persona conocida que se encuentra a cuatro cúbitos de distancia (entre 2 y 2,4 metros) (Talmud Brajot 9b). Este es el tiempo más temprano para la recitación del Shemá y para ponerse el Talit y los Tefilín (Shulján Aruj 18:3, 30:1 y 58:1. Ver también Biur Halajá s.v. belo brajot). Esto es alrededor de 50 minutos antes del amanecer.

c) Amanecer: este es el momento ideal para recitar la Shemoná Esré (o Amidá), comenzando justo en el momento del amanecer. Preferentemente, no se debería recitar antes de este momento. También está permitido recitar la Shemoná Esré durante las primeras cuatro horas del día (Shulján Aruj 89:1).

Respecto a la Shemoná Esré, hay una excepción importante. Quien está a punto de salir de viaje (en la época del Talmud sólo existía la opción de unirse a una caravana), tiene permitido recitar la Shemoná Esré desde el alba (Shulján Aruj 89:8). Los rabinos contemporáneos extienden esta ley a las personas que necesitan viajar a diario a su trabajo, incluso si lo hacen de forma regular (ver Igrot Moshé O.J. 4:6).

Uniendo todo esto, una sinagoga puede tener servicios de Shajarit muy temprano (comenzando con el alba), pero deben considerar algunas cosas:

a) No deben ponerse Talit ni Tefilín, ni comenzar las bendiciones del Shemá hasta el tiempo de luz parcial. Muchas congregaciones que desean comenzar lo más temprano posible empiezan los servicios antes y luego, justo después de Ishtabaj (antes de las bendiciones del Shemá) se ponen Talit, Tefilín y continúan con el rezo. En otras congregaciones, los congregantes se ponen Talit y Tefilín cuando comienzan a rezar, pero sin recitar las bendiciones. Al finalizar Ishtabaj, recitan las bendiciones apropiadas (Ramó 18:3; Shulján Aruj 30:3). Esto se hace tocando primero los hilos de Talit y recitando la bendición por él, y luego tocando las cajas de los Tefilín y recitando las bendiciones por ellos.

Yo creo que es preferible el primer método porque así se evita el riesgo de que personas no familiarizadas con las leyes de los rezos se pongan Talit y Tefilín al comienzo del servicio y digan las bendiciones en ese momento, que es demasiado temprano.

b) Todo lo que dijimos antes no es recomendable a quien no tiene obligaciones laborales. Quien no necesita viajar temprano al trabajo, sino que simplemente desea comenzar temprano su día, no debería asistir a servicios que recitan la Shemoná Esré antes del amanecer.

¿Cuáles son exactamente estos tiempos? Hoy en día, una de las fuentes más precisas, a nivel mundial, es la página web myzmanim.com.