Pregunta

Tengo una pregunta respecto a tocar instrumentos musicales en Shabat. Mi tío es un maravilloso guitarrista y cantante. Él escribió muchas canciones y aspira a compartir su música con el mundo. Un Shabat, estábamos en la casa de un amigo con muchas personas cantando. Le pedí a mi tío que tocara la guitarra, pero él se negó y dijo que la ley judía lo prohíbe.

Me parece que esto puede ser exagerar con las restricciones. Yo creo que Shabat es un momento para disfrutar con familia y amigos y la música es una forma maravillosa de hacerlo.

No busco criticar a mi tío, sólo quiero entender mejor el tema para poder discutirlo con él de forma más educada.

Respuesta del Rabino de Aish

Valoro la sinceridad de tu pregunta. Sin duda Shabat tiene muchos aspectos hermosos: las velas, la jalá, el vino y la oportunidad de compartir tiempo con familia y amigos.

Sin embargo, esos elementos estéticos no deben ocultar la esencia del Shabat. Shabat es una conmemoración de la Creación del mundo. Dado que Dios creó el mundo en seis días y en el séptimo día descansó, en nuestro esfuerzo por emular a Dios nosotros trabajamos durante seis días y descansamos en el séptimo.

El Talmud (Shabat 73a) describe 39 categorías de "actos creativos" que tenemos prohibido realizar en Shabat. Esas son las 39 fuerzas de creación que existen en el mundo, correspondientes a los actos realizados por Dios (por así decir) para crear el mundo. Tal como Dios no hizo actividades creativas el séptimo día, tampoco nosotros las hacemos. Cuando evitamos hacer aquello que está prohibido en Shabat, nos asemejamos a Dios.

La tarea de proteger al Shabat (así como a las otras mitzvot) se le confió a los más sabios y dedicados líderes del pueblo judío: los miembros del Sanedrín. Estos líderes promulgaron ciertos decretos para proteger la singularidad de la experiencia del Shabat. Uno de los decretos es no tocar instrumentos musicales en Shabat, y la razón es la preocupación de que tocar un instrumento musical pueda llevar a la persona a arreglar el instrumento de una forma que transgreda una de las 39 clases de actividades prohibidas.

Si estas leyes no se respetan, entonces la experiencia del Shabat termina diluyéndose. Dado que el Shabat es la piedra básica de la vida judía, esta medida se tomó para asegurar que todas las personas observen el Shabat. El decreto fue aprobado y aceptado por toda la nación judía.

Además, los Sabios no hicieron ninguna distinción entre los instrumentos de cuerda y los de viento. Con frecuencia, los Sabios decretaron de esta forma porque de lo contrario muchos podrían confundirse respecto a lo que está permitido y lo que no.

En Shabat está permitida la música que sólo involucra el cuerpo, como cantar y silbar. Todos los instrumentos musicales están prohibidos.

Me gustaría compartir contigo una historia de la Europa de la preguerra

En la ciudad de Dinov, Rav Tzvi Elimélej cantaba las plegarias matutinas del Shabat. Mientras cantaba, miraba por la ventana y observaba las exuberantes colinas verdes, las flores que teñían de color el paisaje bajo el cielo azul. Todo esto lo emocionaba y lo inspiraba para a cantar la plegaria "Nishmat" con gran emoción:

"Incluso si nuestras bocas desbordaran de cánticos como el mar, si nuestras lenguas repletas de cantos jubilosos como la multitud de sus olas, si nuestros labios rebosaran de alabanzas como la bóveda del firmamento, si nuestros ojos resplandecieran como el sol y la luna, si nuestras manos se extendieran como las águilas del cielo y si nuestros pies fueran tan ágiles como las patas de las ciervas, aún así no podríamos agradecerte lo suficiente".

Semana tras semana, los pastores no judíos escuchaban esta canción en las planicies rurales. Ellos interrumpían su trabajo para escuchar con atención, y muchos incluso se acercaban a la sinagoga para oír cantar al rabino.

Cuando el rabino murió, a la congregación se le quebró el corazón. Toda la semana guardaron duelo, pero en Shabat, que es un momento de felicidad, trataron de contenerse. De todos modos, cuando el cantor llegó a la plegaria "Nishmat", se detuvo con un nudo en la garganta.

De repente, la congregación oyó que la melodía del rabino llenaba la sinagoga. Miraron por la ventana y vieron que los pastores no judíos cantaban la canción del rabino (Tomado de Tales of the Chassidic Soul)

Sin lugar a dudas, la música ocupa una gran parte del Shabat. Por esa razón hay un legado tan rico de melodías judías que aportan a la atmósfera del Shabat. Muchas de esas canciones están impresas en el sidur estándar. Por lo tanto, aunque es posible que una vez por semana extrañes que tu tío toque la guitarra, recuerda que de esa forma él mantiene plenamente viva la experiencia del Shabat, tal como lo han hecho los judíos durante miles de años.