Pregunta

Acabamos de comprar nuestra primera casa y nos mudaremos en un par de semanas. Queremos celebrarlo con una fiesta. ¿Existe algo así en la tradición judía?

Respuesta del Rabino de Aish

En el judaísmo esto se llama janucat habait (literalmente "inauguración de la casa").

En el sentido técnico, janucat habait es cuando se fija la mezuzá en la puerta de entrada, lo que debería hacerse apenas uno se muda a una casa nueva (si alquilas o si la casa o el departamento está en la diáspora, se puede poner una mezuzá dentro de los 30 primeros días después de mudarse).

Puedes ver los detalles sobre cómo fijar una mezuzá aquí

Además de esto, intentamos imbuir la nueva casa con bendiciones, calidez y santidad. Por lo tanto, después de mudarte y desempacar, invita a tu familia y a tus amigos a celebrar janucat habait. Se sirve una comida festiva, se dicen palabras de Torá y se recita el Salmo 30.

También es un buen momento para apreciar la importancia del hogar judío. Muchas personas se sorprenden al descubrir que la mayoría de las funciones esenciales de la vida judía no tienen lugar en la sinagoga sino en el hogar; por ejemplo, el Séder de Pésaj, la sucá, el encendido de las velas de Shabat la menorá de Janucá y la mezuzá. La continuidad del judaísmo depende del hogar más que de cualquier otra cosa.

También se puede hacer una janucat habait al mudarse a una oficina nueva. Ese es un buen momento para recordar que la ética judía no está confinada a la sinagoga o a las celebraciones de las festividades, sino que está presente en todo momento de nuestra vida, incluyendo las normas de ética comercial. Hay leyes judías que tratan sobre la relación con los empleados, la competencia injusta, cobrar intereses, daños a posesiones, etc. Una janucat habait de una oficina nueva es un buen momento para comprometerse a seguir esas normas, con la esperanza de que nuestro comportamiento comercial refleje honestidad e integridad y que sirva como un modelo a imitar.