Pregunta

Asisto a muchas reuniones de negocios en las que sirven sushi y caviar. Yo trato de comer sólo comida kósher. ¿Cuál es el estatus de estos alimentos?

Respuesta del Rabino de Aish

La Torá (Levítico 11:9) enseña que un pescado kósher debe tener tanto aletas como escamas (las aletas ayudan al pez a nadar, las escalas le cubren el cuerpo). Incluso si el pez tiene una sola aleta y una sola escama, está permitido. El atún, por ejemplo, tiene muy pocas escamas, sin embargo, es kósher. Otros peces kósher populares son lobina, carpa, bacalao, lenguado, platija, tilapia, arenque, caballa, trucha y salmón.

Los crustáceos (como la langosta y el cangrejo) y otros mariscos (como las almejas) no son kósher, porque no tienen escamas. Tampoco son kósher todos los mamíferos marinos (como las ballenas y los delfines).

Existen variedades de sushi kósher, siempre y cuando el sushi mismo tenga una supervisión rabínica adecuada. La supervisión es necesaria porque en la industria pesquera hay muchos errores al etiquetar productos, por lo que necesitarías ver el pescado entero con escamas para poder confiar en su kashrut.

También existen otros problemas posibles de kashrut: las algas no supervisadas pueden contener criaturas marinas e insectos. Las salsas, aceites e incluso el arroz pueden tener muchos problemas. El pescado y los vegetales deben prepararse con utensilios kósher (cuchillo, tabla de cortar, etc.). Especialmente en el mundo actual, con alimentos tan procesados, no se puede confiar en un sushi sin supervisión.

Respecto al caviar, el término normalmente se refiere a huevos de esturión, que no es kósher. Si buscas alternativas a los huevos de esturión para servir una cena lujosa, existen variedades con supervisión de kashrut.

Incluso si sientes que todavía no estás listo para comprometerte con una dieta estricta de kashrut, es muy meritorio minimizar la probabilidad, la frecuencia y la severidad de la trasgresión.

De todas formas debo señalar que si evitas concientemente las variedades que indudablemente están prohibidas (como el caviar de esturión, las anguilas y los crustáceos), y te limitas a cosas como atún y salmón, evitas múltiples prohibiciones pero todavía puede ser que transgredas otras.

Esto es aceptable como una solución a corto plazo, porque el judaísmo no es todo o nada. Más bien es un proceso, una travesía en la que cada paso es importante.