Pregunta

En mi estudio de Torá encuentro constantemente el número 40. Por ejemplo, Moshé estuvo en el Monte Sinaí durante 40 días. ¿Acaso el número 40 tiene algún significado especial?

Respuesta del Rabino de Aish

El número 40 tiene un significado muy importante en toda la Torá y el Talmud. El número 40 representa cambio o transición, la idea de renovación, de un nuevo comienzo. El número 40 tiene la fuerza de elevar un estado espiritual. Considera esto:

Cuando una persona se vuelve ritualmente impura, debe sumergirse en un baño ritual, una mikve. El Talmud nos dice que una mikve debe llenarse con 40 seás (una medida de agua). En el judaísmo, la inversión en una mikve es el símbolo máximo de renovación espiritual.

No fue accidental que en la historia de Nóaj lloviera durante 40 días y que el mundo quedara sumergido bajo el agua. Tal como una persona sale purificada de la mikve, así también cuando retrocedieron las aguas del diluvio el mundo quedó purificado del libertinaje que lo había corrompido en los días de Nóaj.

Moshé estuvo en el Monte Sinaí durante 40 días y bajó con las tablas de piedra. Los judíos llegaron al Monte Sinaí siendo una nación de esclavos, pero después de 40 días se transformaron en la nación de Dios.

De acuerdo con el Talmud, el tiempo que lleva para que se forme el embrión en el vientre de su madre es 40 días.

En la cabalá, el número 40 representa los cuatro lados del mundo, cada lado contiene las 10 Sefirot (poderes esotéricos).

Cuando una corte rabínica encuentra que alguien es culpable de un crimen, a veces el castigo son azotes. La Torá prescribe que se deben aplicar "cuarenta menos uno". El objetivo es llevar al trasgresor al punto de cambio, transición y expiación.

Hay 40 días entre el primer día de elul (cuando comenzamos tocar el shofar en preparación para Rosh Hashaná) hasta Iom Kipur, el final del período anual de teshuvá (arrepentimiento). Estos 40 días son el momento más auspicioso del año para el crecimiento y la renovación personal.

De acuerdo con el Talmud (Avot 5:26), a los 40 años la persona pasa de un nivel de sabiduría al siguiente. Alcanza el nivel de biná, el entendimiento más profundo que se obtiene de un tema a partir del entendimiento que se tiene de otro. Después de liderar al pueblo judío durante 40 años en el desierto, Moshé les dijo: “Dios no les dio un corazón para saber, ojos para ver y oídos para escuchar, hasta este día” (Deuteronomio 29:3-4). Vemos aquí que al pueblo judío le llevó 40 años alcanzar un nivel de entendimiento completo.