Pregunta

Escuché a un rabino que habló sobre la necesidad de traer santidad a nuestra vida. Habló de comer comida kósher, de hablar bien de los demás y de actuar en general de una forma más santa. No llego a entender exactamente qué es la santidad. ¿Me lo pueden explicar?

Respuesta del Rabino de Aish

Te aplaudo por percibir la necesidad de encontrar la definición correcta. No puedes comenzar ningún proceso serio si no tienes una definición.

Rav Nóaj Weinberg cuenta que una vez fue a visitarlo un joven que le dijo:

—Ya recorrí todo Israel, el Muro Occidental, Masada y todos los puntos intermedios, pero aún no encontré la santidad.

—¿Eres un bafústik? —le preguntó Rav Weinberg.

—¿Qué es eso?

—Sólo responde la pregunta. ¿Eres un bafústik o no?

—No sé de qué me habla.

—Tampoco sabes lo que es la santidad. Por lo tanto, hasta que no tengas una definición, ¿cómo puedes esperar reconocerla?

En hebreo, la palabra kedushá, santidad, connota algo separado y diferente. En la noche del viernes hacemos Kidush para distinguir entre el Shabat y los otros días de la semana. Israel es la Tierra Santa porque es diferente a todas las otras tierras. El matrimonio recibe el nombre de Kidushín, porque la persona con la que nos casamos es designada con un estatus único, diferente a cualquier otra persona del mundo.

La santidad, sin importar la forma que tome, es una sustancia metafísica que nuestras almas pueden percibir. Hace unos años, volví a Israel después de un viaje de dos meses a los Estados Unidos. Pocos minutos después de bajar del avión vi a alguien tomar un bolígrafo y comenzar a escribir. Instintivamente, me dije: "¡Cuidado, no escribimos en Shabat!". Entonces me di cuenta que era miércoles.

Confundido, comprendí que llegar a Israel me había dado un baño de santidad, lo cual asocié intuitivamente con la sensación de Shabat. La forma pudo haber sido distinta, pero la sustancia fue la misma, porque Israel es santidad en el espacio y Shabat es santidad en el tiempo.

Dado que vivimos en un mundo físico, gran parte del objetivo del judaísmo es infundir santidad en lo material. Decimos una bendición antes de comer nuestra comida especial kósher, tenemos un marco que santifica nuestras relaciones maritales, etc.

Mi consejo es que trates de observar unas pocas mitzvot y que al hacerlo te concentres en aprovechar el mensaje espiritual que contienen. Con el tiempo, encontrarás más y más de esos "momentos" para infundir con espiritualidad, y estarás bien encaminado para ser una persona realmente santa.