Pregunta

En mi escuela, todo el mundo se hace piercings. Me parece que algunos piercings son atractivos, como ponerse un aro en el ombligo. Pero otros son groseros, como los pernos en la lengua o en la ceja. En la clase de gimnasia me sorprendió ver la cantidad de compañeras que tienen piercings en otras partes del cuerpo. Siento la presión social para unirme a la multitud. También me preocupa mi hermano menor, porque los chicos de la escuela a veces llevan los piercings a un extremo. ¿Qué opina el judaísmo de todo esto?

Respuesta del Rabino de Aish

En general, hacerse piercings no está prohibido. Nuestra matriarca Rivka no sólo tenía perforadas las orejas, sino que también tenía un anillo en la nariz, que era algo que se acostumbraba en esa época (ver Génesis 24:22).

Para la ley judía, el factor principal es si un piercing particular se realiza con un propósito constructivo. Hacerse demasiados piercings sin un propósito constructivo se considera hacerse una herida, algo que la Torá prohíbe (Deuteronomio 4:9, Código de la Ley Judía J.M 420:31). Obviamente un piercing que se realiza sólo para mutilar el cuerpo está prohibido.

Respecto a los hombres, si se trata de una sociedad en la que los hombres se perforan las orejas u otras partes del cuerpo por belleza, está permitido (ver el comentario de Rashi en Éxodo 32:2). Sin embargo, si lo común es que sólo las mujeres se hagan perforaciones, debido a que está prohibido vestir prendas o joyas de mujer los piercings no están permitidos (Código de la Ley Judía I.D: 182:1).

Además, si se lo hace por razones eróticas, está prohibido y se lo considera una violación de "serán santos" (Igrot Moshé E.H. 4:66).

Sin embargo, la pregunta real es por qué lo quieres hacer. Si es para estar a la moda y ser aceptada, debes saber que muchas personas se arrepienten de cosas que hicieron durante la juventud y que no tienen vuelta atrás. ¿Es para llamar la atención? Creo que hay formas más constructivas de expresarte que realizar marcas permanentes en tu cuerpo.

Respecto a tu crecimiento y desarrollo personal, probablemente el piercing no es una buena idea, ya que puede implicar que te identificas con cierto estrato de la sociedad que quizás no representa fielmente tus valores y objetivos.

Por desgracia, en la sociedad actual los niños y jóvenes casi no tienen límites, por lo que debes tratar de fijar tus propios límites. Y ya que vas a trazar la línea en algún lugar, este puede ser el lugar indicado.

Para finalizar, hay un estigma judío respecto a los hombres que se hacen piercings, ya que esa era una señal bíblica de un esclavo que no deseaba salir en libertad (ver Éxodo 21:6).