Carta #1

Queridas Rosie y Sherry,

Soy una atractiva mujer de 42 años. Inteligente y respetada por mis compañeros de trabajo. Regularmente recibo elogios por mi sentido del humor, mi apariencia juvenil y bla bla bla. Pero no podría conseguir una cita ¡aunque fuera un calendario!

¿Cuál será el problema? Mis amigas dicen que no entienden. Mis amigos dicen que intimido a los hombres con mi auto-suficiencia y confianza.

¿Qué debo hacer? Realmente estoy comenzando a frustrarme.


Carta #2

Queridas Rosie y Sherry,

Soy un hombre de 36 años. Mi último noviazgo termino hace unos seis años, y estoy teniendo mucha dificultad para conocer a una mujer. Me encuentro con muchas señoritas solteras, pero me doy cuenta que usualmente ellas no están interesadas en mi.

Soy dueño de una casa y auto lujosos, tengo un buen trabajo profesional que me reporta un salario de seis cifras, y una vez por año, me tomo un mes de vacaciones para viajar a algún lugar exótico. Soy de estatura mediana, de buena apariencia, confiado e inteligente. Me comunico bien con las personas y soy fácil de tratar. En mi tiempo libre mantengo varios pasatiempos e intereses, entre ellos entrenar caballos, actuar en películas, bucear, pilotear aviones y ski competitivo. Mi primer libro fue publicado el año pasado.

El problema parece ser que intimido a las mujeres. He recibido varios comentarios femeninos de que soy "demasiado bueno para ser verdad". Otra frase que escucho bastante es "tú eres demasiado bueno para mi". Más de una mujer ha insistido en que debo estar casado, porque ningún hombre como yo podría aún estar soltero. Todas concuerdan en que soy un hombre encantador, y me dicen la clásica frase de que están seguras de que conoceré a alguien muy pronto. Pero rara vez consigo una segunda cita, usualmente huyen de mi.

Me gustaría casarme y tener una familia algún día. Pero a este paso voy a cumplir 75 años antes de que eso pase. He tenido este problema desde que tengo memoria. Las mujeres parecen evitar a los hombres que no tienen nada que necesite "arreglo", pero no puedo desarrollar fallas de carácter a pedido.

El mayor éxito que he tenido ha sido con mujeres más jóvenes, quienes al parecer tienen mayor aceptación y menos sospechas. Pero muchas de ellas son prejuiciosas sobre la edad y no salen con nadie que sea más de un par de años mayor que ellas.

Me frustra constantemente ser rechazado por ser un buen tipo que no tiene problemas. ¿Qué puedo hacer sobre esto?


Rosie y Sherry Contestan:

Bueno, como pueden ver este es un problema complejo que afecta a ambos sexos.

En términos generales, los hombres están más cómodos saliendo y casándose con una mujer que ellos ven como un par o que ellos sienten que los respetará. Los hombres jóvenes están menos intimidados por las mujeres fuertes, y no es porque son más "liberales" que los hombres mayores. Los hombres más jóvenes han experimentado menos "golpes duros" y pueden estar confiados de su propio éxito en el futuro. Muchos de ellos incluso admiran a las mujeres fuertes y competentes, y no se sienten inferiores a ellas.

Sin embargo, a medida que los hombres y las mujeres envejecen, muchas mujeres solteras continúan "trabajando" en ellas mismas, y muchos hombres solteros se quedan dentro de los límites de su carrera y amistades. Ya que los hombres usualmente esperan estar a la par, o incluso ser más exitosos que las mujeres con quienes salen y se casan, ellos se ven intimidados por mujeres que son más equilibradas, auto-confiadas y personal o profesionalmente exitosas. Estos hombres generalmente no están interesados en alguien que perciben como "mejor" que ellos.

Todo esto es una lástima, porque está la posibilidad que una vez que el hombre llegue a conocer en profundidad a una mujer exitosa, podría darse cuenta de que no está incomodo para nada con su aptitud y éxito. El truco está en hacerlo interesarse por ella en primera instancia.

Hay otro factor actuando en este problema. A veces, cuando un hombre o una mujer proyectan una imagen demasiado pulida y auto-confiada, no pueden conseguir citas porque eso no es lo que el sexo opuesto esta buscando.

Piensen por un minuto que cualidades les gustaría ver en una persona con la que construirían una relación. Les apostamos que la mayoría de las cualidades que mencionarán serán internas – alguien que sea bueno, compasivo, generoso, que sepa cuando detenerse para oler las flores, que confíe en ti y que te apoye emocionalmente, etc. Sin embargo, si tú no proyectas esas cualidades, no vas a atraer a muchos candidatos.

No estamos sugiriendo que te "atontes" para atraer a alguien. No estamos sugiriendo que dejes alguno de tus intereses o que mantengas tus logros en secreto. Sin embargo, tienes que aminorarlos inicialmente y concentrarte, en cambio, en las cualidades internas que la mayoría de la gente busca en una relación para toda la vida. Esto significa que debes quitar el énfasis de tu profesionalismo y aptitud, y proyectar los aspectos más suaves de tu personalidad.

Al parecer, en público puede ser que no estés mostrando tu "lado sensible". ¿Eres empático, generoso, creativo, introspectivo, incluso vulnerable a veces? ¿Has dejado alguna vez a alguien ver esos aspectos de tu personalidad? ¿Notas o comentas alguna vez la belleza de lo que te rodea? Si tienes interés en el arte, la música, la cocina o el baile, ¿lo saben tus amigos? Si puedes enfatizar estos aspectos de tu personalidad y aminorar tu imagen exitosa, profesional y sobre-confiada, encontrarás que puedes atraer más a las personas.

Es también posible que pases una buena parte del tiempo de una cita hablando sobre tu vida, tus intereses y tu éxito. Esto no significa que eres un egoísta – simplemente puedes pensar que esta es la forma en que alguien querrá salir contigo nuevamente. Sin embargo, si entras en este tipo de "conversación" estás cometiendo dos errores. Primero, no estás dedicando suficiente tiempo a preguntarle a tu cita sobre si mismo y escuchar lo que tiene que decir. Si la otra persona siente que la cita es toda acerca de ti, no estará interesada en repetir la salida.

Considera pedirle ayuda a algún amigo de confianza para que simule contigo una primera cita – y promete sinceramente que no te molestarás con sus comentarios honestos. Pídele a él o ella que comente sobre tu conversación y que te guíe hacia temas que te ayuden a mostrar tu "lado sensible". Puede que también noten algo en tu apariencia o presentación personal que también necesites mejorar.

Esperamos haber sido de ayuda, y les deseamos el mayor de los éxitos.

Rosie y Sherry