Queridas Rosie y Sherry,

Quiero saber si podrían aconsejarme un poco. Voy a casarme en una semana, y estoy muy entusiasmada – pero también, muuuy nerviosa. Se me vienen a la cabeza todo tipo de pensamientos locos: ¿Estoy lista para el matrimonio? ¿Es el hombre correcto? ¡Quizás esto es un error!

Esta situación me está volviendo loca y me esta poniendo muy tensa. No se si puedan ayudarme, pero unas cuantas palabras de ánimo me vendrían bien.

Andrea.

Querida Andrea,

Antes que nada, mazel tov por tu futuro matrimonio. Nos encanta escuchar buenas noticias como la tuya. Esperamos que la boda sea maravillosa, y el matrimonio, más maravilloso aún. Esperamos también que esta carta te ayude a relajarte un poco, para que puedas estar un poco menos ansiosa y estés más atenta de la celebración de la boda.

La ansiedad que estás sintiendo es muy típica. De hecho, al parecer la mayoría de las personas que se comprometen pasan por ese nerviosismo, especialmente en las últimas semanas antes de la boda. Nosotras dos recordamos haber experimentado esos nervios previos, y a pesar de ellos estamos felizmente casadas hace 25 años.

El hecho de que esta es una experiencia común puede que te haga sentir un poco mejor, pero hay otra cosa que debería aliviarte aún más: estar teniendo "todo tipo de pensamientos locos" es un signo de nerviosismo, no un problema real en la relación.

Para calmarte un poco, piensa en las cualidades que hicieron que ustedes dos decidieran casarse. Piensa en los valores que comparten y los sueños que tienen para su vida juntos. El tener valores en común y metas compatibles son la piedra angular de cualquier matrimonio.

Luego, piensa en como la relación que tienen encarna la base de una amorosa y perdurable vida juntos. Las parejas que se respetan mutuamente, admiran la personalidad de su pareja, sienten afecto y atracción uno por el otro, y son capaces de confiar en el otro de la forma en que lo hacen los buenos amigos, tienen lo que se necesita para construir una excelente vida juntos. Si te concentras en todas las cosas positivas que tú y tu futuro marido tienen, deberías sentirte más tranquila.

Sin duda, durante los últimos meses tú y tu novio han estado bajo mucho estrés. Planear una boda y montar una casa nueva suena espectacular, pero son actividades que te llenan de presión. Date cuenta que una vez que todo el entusiasmo de la boda desaparece, ustedes dos podrán comenzar a recapturar la cercanía que sintieron antes, y que al parecer la boda consumió. También comenzarán a construir en base a esta cercanía.

Así es como toda pareja recién casada pasa sus primeros meses de matrimonio. De hecho, la Torá crea un espacio especial para este importante tiempo juntos: un recién casado esta exento del servicio militar durante su primer año de matrimonio, para que la nueva pareja pueda construir lazos sin distracciones.

Ahora queremos contarte un pequeño secreto que la mayoría de los recién casados no sabe – y esperamos que esto no te vuelva a poner ansiosa. El primer año de matrimonio tendrá momentos maravillosos, pero en ciertas ocasiones también te parecerá muy difícil. Es importante saber que toda pareja pasa por un desafiante periodo de adaptación. El solo hecho de saber esto te evitará preguntas como, "¿Cómo puede ser tan difícil la vida con alguien a quien creo amar? ¿Habré cometido un error?" En su lugar, puedes decirte a ti misma, "Ahhhh... estos son los dolores del crecimiento de un matrimonio que Rosie y Sherry me dijeron. Esto es normal, y ambos vamos a superarlo y reírnos de la situación en unos cuantos años más".

Por más que se preocupen el uno por el otro y "sepan" que hacen buena pareja, no pueden aun apreciar el desafío de acostumbrarse a la intimidad, a la vida diaria con otra persona. Cada uno de ustedes tiene sus propios ritmos internos, hábitos, idiosincrasias, formas de enfrentar los problemas y desafíos, actitudes sobre las finanzas, etc., etc. Ahora tienen que tomar en consideración a una segunda persona cuando hagan elecciones de cómo distribuir su tiempo o su dinero, preocuparse por su salud, planificar cenas y tareas del hogar, etc. También tendrán que aprender a como balancear su propia individualidad (gustos, intereses, amigos) con el hecho de que a veces, sus preferencias individuales deben ser dejadas de lado porque el matrimonio es mas importante.

No sabemos por que la gente no revela este secreto a sus amigos recién casados o comprometidos. Quizás después de que ellos han pasado por sus propios "dolores del crecimiento de matrimonio" se han olvidado de ellos. O quizás tienen miedo de asustar a la gente y que no quieran casarse.

En cambio, muchos recién casados terminan pensando que hay algo mal en su relación, cuando están pasando por un proceso normal de construcción de una vida juntos. Al mismo tiempo, puedes concentrarte en nutrir los aspectos de la relación que van bien, y con el tiempo verás que las partes positivas gradualmente superan en número a las menos placenteras.

Debes estar ansiosa. El matrimonio es una excelente institución a la cual pertenecer. Te deseamos a ti y a tu futuro marido una boda alegre y una maravillosa vida juntos. ¡Mazel Tov!

Rosie y Sherry