Queridas Rosie y Sherry,

Soy un hombre judío soltero de 32 años. He estado buscando durante cinco años a una chica judía para casarme, pero no logro encontrar a la persona correcta.

Un gran problema es que mi comunidad es muy pequeña y conozco a casi todas las personas en ella; Ninguna de las mujeres es la indicada para mi.

He viajado a otras ciudades con comunidades judías más grandes, pero incluso ahí las comunidades no desarrollan actividades para los solteros. Sus eventos para solteros (si es que hacen alguno) son muy malos, o muy caros.

Ya es bastante difícil encontrar a una chica judía, pero lo peor de todo es que cuando logro salir con una, generalmente es una mala experiencia. No quiero generalizar, pero siento que las mujeres judías son como "princesitas", ellas quieren a alguien que tenga mucho dinero. Además son críticas, y se quejan irónicamente de que yo soy malcriado y egoísta.

Más allá de todo esto, no me siento bienvenido cuando voy a una sinagoga, todos buscan personas con una estructura familiar muy definida. Por otro lado, las iglesias ofrecen programas interesantes para solteros, y parecen ser mucho más acogedoras.

Así que como pueden ver, estoy listo para darme por vencido. Pero pensé en escribirles antes de hacerlo.

Alan

Querido Alan,

Todos los años recibimos un par de veces cartas iguales a la tuya. Un hombre o mujer judía que quiere casarse y construir un hogar judío expresa su dolor y frustración porque no encuentra pareja para salir, y mucho menos para casarse. Las cartas generalmente vienen de personas que, al igual que tú, viven en una ciudad pequeña, y sienten que la comunidad judía no ofrece suficientes opciones para los solteros que están buscando pareja.

Esto es ciertamente frustrante y doloroso; es más doloroso para el que escribe la carta, como tú, pero en un nivel más bajo también es doloroso para nosotras y para otras personas que invierten su tiempo y energía en ayudar a judíos solteros a encontrar pareja. Nos hemos dado cuenta a través de nuestro trabajo que desafortunadamente las comunidades e instituciones judías están muy ocupadas respondiendo a millones de necesidades, y por lo tanto, no son capaces de satisfacer las necesidades de los solteros judíos que desean cumplir su sueño de construir un hogar judío. Esto no quiere decir que no hay iniciativas, existen algunas iniciativas muy efectivas que se han desarrollado a nivel local. De cualquier manera, dado que estas iniciativas son pequeñas y muchas están esparcidas geográficamente, tendrás que hacer un esfuerzo para encontrarlas.

Existe una palabra en hebreo, hishtadlut, que significa hacer un esfuerzo para lograr un objetivo, esto es en gran medida lo que nosotras fomentamos en los hombres y mujeres que desean casarse. Vivimos en una generación en la cual ciertos aspectos de la vida que antes eran fáciles ahora requieren un mayor esfuerzo. Encontrar a la persona indicada es un gran desafío para muchas personas, mucho más de lo que fue para sus padres, que a su vez se enfrentaron a otros desafíos. La perspectiva judía para resolver problemas es, pedir ayuda a Dios, y al mismo tiempo hacer esfuerzos razonables para ayudar a la causa.

Oportunidades Laborales

¿Qué "hishtadlut" podrías hacer para alcanzar esta meta de casarte y construir un hogar judío? Nosotras sugerimos que este esfuerzo sea una prioridad en tu vida, así como encontrar un nuevo trabajo sería una prioridad en tu vida si estuvieras desempleado. De hecho, buscar trabajo es una buena analogía cuando piensas en maneras de encontrar a la mujer con quien te gustaría casarte.

Si estuvieras buscando el trabajo perfecto, seguramente considerarías cambiarte de campo laboral y mudarte de ciudad.

Si la compañía en donde trabajas estuviera a punto de cerrar, y te despidieran, lo primero que harías seria reevaluar tus talentos y habilidades, harías una lista de lo que te gusto y lo que no te gusto de tus trabajos anteriores, y pensarías sobre los distintos trabajos que existen, para ver cual es el más adecuado para ti. Seguramente considerarías la posibilidad de cambiarte de campo laboral, mudarte de ciudad, tomarías un curso para capacitarte, te juntarías con un asesor de empresas, y mejorarías tu apariencia para lucir mejor en las entrevistas. Probablemente estarías dispuesto a cambiar tus objetivos, expectativas, y estrategias si esto te ayuda a encontrar un mejor trabajo en el que puedas crecer con el tiempo.

Eventualmente prepararás un currículo y empezarás a buscar trabajo. Contactarás a una gran gama de personas, incluyendo cazatalentos, amigos y conocidos que tengan buenos contactos. Presentarás un eslogan que revelará aspectos positivos de tu persona y de lo que buscas. Sabrás que muchos de tus esfuerzos no darán resultados, y que te tomará un tiempo obtener entrevistas. Algunas de ellas serán sobre trabajos poco apropiados para ti, y sólo algunas sonarán atractivas. El proceso de las entrevistas probablemente requerirá que vuelvas a llamar, e irás donde tus amigos para aconsejarte. A veces te sentirás frustrado, otras veces esperanzado, pero no te darás por vencido porque necesitas un buen trabajo, y esta es la forma de conseguirlo.

Auto evaluación

¿Cómo puedes llevar esto al área de las citas? El primer paso es evaluarte a ti mismo y a tus objetivos:

  • ¿Hacia donde piensas que se dirige tu vida? (Carrera, educación, vida social, participación en la comunidad, y crecimiento espiritual judío)
  • ¿Puedes ser realista acerca de tu carrera y de tu situación financiera? (¿Puedes contribuir significativamente a un estilo de vida de casado y a una familia en crecimiento? Si sólo puedes satisfacer tus propias necesidades, tendrás que mejorar tu carrera y tu nivel de ingresos para poder mantener a una familia).
  • ¿Cómo te gustaría que sea tu matrimonio? ¿Cómo te visualizas en el rol de marido?
  • ¿Qué cualidades personales valoras de ti? ¿Qué cualidades personales te gustaría que tuviera tu futura esposa?

Debes considerar "publicitarte" más entre la gente, y al mismo tiempo, debes mejorar tus habilidades para obtener el tipo de matrimonio que te gustaría tener. Crear nuevos objetivos de vida, mejorar tu apariencia y vestimenta, o adquirir mejores rasgos de carácter. Este sería un buen momento para pensar acerca de las críticas que mencionaste en tu carta, y sobre como podrías personificar y proyectar tus cualidades positivas para que realcen tu atractivo, y para que te ayuden a convertirte en el tipo de esposo que quieres ser.

Tu eslogan debe incluir información personal básica y tus objetivos de vida.

La claridad que obtendrás cuando realices una auto-evaluación será invalorable. La puedes utilizar para crear un eslogan que describa brevemente quien eres y el tipo de persona que te gustaría conocer. Tu eslogan debe incluir datos básicos como edad, orientación religiosa, y objetivos de vida. También debe ofrecer cuatro cualidades que te describan de una manera positiva, y cuatro cualidades importantes que te gustaría que tu futura esposa tuviera. A pesar de que sea un poco extraño al principio, eventualmente obtendrás la seguridad para decirle a alguien: "La prioridad más grande en este momento de mi vida es encontrar a la mujer correcta para casarme. Me pregunto si conoces alguna mujer judía soltera para presentarme; alguien que sea X, Y, Z. Puedes decirle que yo soy X, Y, Z". Si tu amigo te pide más información, también tendrás un "currículo" escrito que contendrá otra breve descripción de tu persona.

También asegúrate de ofrecer "referencias"; Datos para contactar a dos personas de confianza que te conozcan bien, y que estén dispuestas a ser contactadas para entregar más información acerca de ti.

Construir una red

Ahora es el momento de construir una red. Es un proceso que consume tiempo, pero es la forma en que las personas eventualmente conocen a su pareja. Tu red debe incluir amigos, familiares, viejos amigos de la universidad, compañeros de trabajo, amigos del gimnasio... cualquiera que conozca a una mujer judía soltera. Te beneficiarás al expandir tu red, y para hacerlo, puedes considerar unirte a una sinagoga, participar en los proyectos de la comunidad judía, asistir a clases de judaísmo, y unirte a clubes o a actividades en áreas que te interesen.

Es una buena idea participar en los programas que ofrecen las comunidades judías, situadas a una distancia razonable, a pesar de que no haya muchas mujeres solteras. Muchas de las personas que conocerás serán parejas casadas, otros hombres de tu edad, hombres y mujeres fuera de tu rango de edad, etcétera, pero cada uno de ellos puede ser una parte valiosa de tu red de contactos. Es más, las conexiones que forjes con estas personas y con las organizaciones judías te ayudaran a incrementar tu sentimiento de pertenencia a la comunidad judía.

Cambia tu forma de buscar pareja en los eventos sociales

Cuando asistas a un evento social para solteros, piensa en como describir a la mujer que buscas. Enfócate en encontrar chicas que se ajusten a esa descripción en vez de encontrar lo que antes buscabas en un evento social. Podría ser de gran ayuda conversar con los organizadores durante o después del evento. Quizás alguno de ellos tenga una buena idea para ti.

Otra sugerencia es que trates de asistir a eventos pequeños en vez de eventos masivos. Los miembros del grupo generalmente desarrollan lazos especiales; deciden salir con personas que quizás no habrían conocido en un evento masivo, e incluso se emparejan unos a otros cuando el evento ha terminado.

Adicionalmente, considera utilizar Internet como una posible opción. Existen bastantes sitios para solteros judíos, muy bien organizados, y que te pueden conectar con alguien que quizás viva un poco lejos de ti, pero que resulte tener un gran potencial.

No te Desanimes

Estamos seguras que si consideras seriamente algunas de las sugerencias que hemos hecho, podrás encontrar potenciales chicas judías que se asemejen al tipo de mujer con quien te gustaría casarte. De hecho, una razón por la que te puedes haber sentido incomodo con algunas de las chicas con que saliste anteriormente es porque ellas nunca se aproximaron a lo que tú estabas buscando. Sus expectativas de vida deben haber sido significativamente diferentes a las tuyas, o quizá no poseían las cualidades personales que son importantes para ti, y por eso no te podías relacionar con ellas. Verás una tremenda mejoría cuando centres tu búsqueda en los valores y rasgos de carácter que son importantes para ti.

Si te das por vencido, siempre sentirás que fue una escapatoria.

Al igual que los que buscan trabajo, que a pesar de sentir dolor y frustración siguen su búsqueda porque necesitan trabajar, nosotras te animamos a que continúes tu búsqueda de una mujer judía porque ella es lo que tú necesitas encontrar. Quizás tienes ganas de casarte, pero construir un hogar judío y una familia judía es parte integral de ese objetivo, y te estarás haciendo un daño si separas las dos. Piensa en una persona que busca trabajo, que sucumbe ante su frustración y acepta un trabajo que no es compatible con sus habilidades ni metas sólo porque esta cansado de buscar. Él verá ese trabajo como una escapatoria, y soñará para que llegue el día de poder trabajar en lo que de verdad le gusta. Es muy probable que te sentirás de la misma manera si te entregas a tu frustración e ignoras los valores y metas que son verdaderamente importantes para ti. ¿Qué clase de matrimonio sería; para ti o para tu esposa?

Si todavía te sientes frustrado, quizás debas alejarte del mundo de las citas por un mes o dos, y participar en alguna actividad que verdaderamente disfrutes. Esto te ayudará a regresar a las citas con una perspectiva más positiva. Esperamos que en aquel momento tomes en cuenta nuestras sugerencias, y que pronto estés parado bajo la jupá con una hermosa mujer judía.

Rosie & Sherry