¿Encontraste a alguien que parece perfecto en el papel… pero vive en otra provincia? Cuando se trata de una cita a larga distancia, a veces lo ideal es que primero se conozcan por video antes de invertir tiempo y dinero para viajar para una cita en persona. Pero, ¿cómo puedes establecer el estado anímico correcto para una cita exitosa cuando se encuentran a través de algo tan impersonal como Skype, Zoom o FaceTime?

Aquí hay algunos consejos técnicos para lograrlo:

Vístete como para una primera cita. Ya sea en persona o a través de una pantalla, vestirse y verse bien es parte del proceso. Lo que lucirías en una primera cita en persona, eso es precisamente lo que deberías ponerte para una cita por video. Escuché que algunas personas se quedan con el pantalón del pijama y arriba lucen una camisa fina. Aunque puede parecer una idea maravillosa (y muy cómoda), no lo es. ¿Por qué? En primer lugar, ¡porque puede ocurrir que quieras pararte! Pero sobre todo, porque cuando estás bien vestido/a te sientes mejor contigo mismo/a. Si estás bien arreglado/a es más probable que brille lo mejor de tu ser.

Asegúrate de estar en una habitación tranquila. Puede parecer que esto es algo obvio, pero no lo es. Escuché historias de citas virtuales que tuvieron lugar mientras las personas caminaban, o estaban sentadas en una oficina ruidosa, en un café o en otro espacio compartido. Cuando tratas de conocer a alguien, distrae mucho tener ruido y actividad de fondo. Al tener una cita a larga distancia a través de una llamada de video, es imperativo tener un espacio visualmente estático y que no haya ruido de fondo. Es cierto que las distracciones son normales al encontrarse en persona, pero eso no funciona bien en las citas por video. Encuentra un rincón tranquilo, preferentemente en tu casa (y no sentado en tu cama, lee el siguiente consejo). Encuentra un escritorio, o una mesa y una silla, con un fondo agradable.

Muestra tus buenos ángulos. Recibí una llamada de una amiga después de una cita virtual. Ella estaba triste porque el iPad de su cita estaba sobre una mesa y el ángulo de la cámara le daba una maravillosa vista de la nariz y la (aparente) doble papada del joven. ¡Ay! Recuerda: la cámara debe estar a la altura de tus ojos. Cuando encuentres un buen ángulo, no sostengas el aparato con la mano, porque eso producirá que la imagen sea inestable. Definitivamente, no hables mientras caminas. Encuentra una silla cómoda y fija la cámara en el ángulo adecuado.

¿Puedes escucharme ahora? A veces la conexión de video se corta. El truco es poner Skype o Zoom en silencio y usarlo sólo para el video. Luego, para tener una conexión clara, puedes utilizar tu teléfono celular (y un auricular para no tener que sostenerlo todo el tiempo sobre le oído). De esta forma, incluso si la imagen queda congelada, no tendrán problema de escuchar cada palabra. No hay nada más frustrante que escuchar sólo una parte de una frase y pedirle al otro que la repita tres veces, o pretender que escuchaste cuando en verdad no tienes idea de lo que te dijeron. Para obtener mejores resultados, usa el video y otra fuente de audio.

Mira la cámara y recuerda sonreír. Aunque te gustaría mirar todo el tiempo a la otra persona en la pantalla, recuerda que para que parezca que tus ojos miran a la otra persona, a veces tienes que mirar a la cámara. Puede llevar un poco de tiempo acostumbrarse a esto. Si te pone incómodo, practica con un amigo antes de la cita para que no sea la primera vez que lo haces. Mientras te ocupas del video, del audio y de dónde tienes que mirar, ¡recuerda sonreír! A menudo tienes que pensar en demasiadas cosas, pero una simple sonrisa te ayudará a relajarte y puede ayudar a que la otra persona se sienta bien al verte.

Buena iluminación. En una cita personal, una luz tenue puede ayudar a crear un ambiente más romántico. Pero por video, hace que sea difícil ver a la persona del otro lado de la pantalla. Asimismo, no coloques una lámpara directamente hacia tu rostro, eso no te favorecerá. Asegúrate que la habitación en la que estés tenga una luz adecuada cerca de tu rostro sin que te dé de forma directa. Queremos que "brilles", pero no a causa de la luz.

Mantén las expectativas bajas. No esperes amor a primera vista. No hay nada que pueda reemplazar el hecho de sentarse con alguien cara a cara. En una cita virtual puedes sentir un poco a la otra persona, pero no es una sensación verdadera ni una representación completa. Es normal sentirse "neutro" después de una cita virtual. Pueden volver a encontrarse por video una segunda vez (si realmente viven muy lejos), o si tienen la posibilidad de viajar para encontrarse, consideren una cita en persona para ver si las cosas mejoran al encontrarse cara a cara. También debes recordar que incluso en persona, las primeras citas son difíciles, pero sin embargo algunas de esas parejas terminan casadas. Sé generoso con tus juicios y vuelve a intentarlo si tus sentimientos son "neutros".

¡Que tus citas virtuales por video lleven a exitosas citas en persona y eso termine en una feliz relación a largo plazo!