Una imagen vale más que 1000 palabras. Una cita vale 100 mensajes de texto

Algunas parejas pueden vivir en el mismo barrio y sin embargo estar separadas por un océano. ¿Por qué? Porque la mayor parte de sus interacciones consisten en conversaciones por teléfono y mensajes de texto, con muy pocas citas entremedio.

Vivas o no en la misma ciudad que tu pareja, lo mejor es pasar la mayor cantidad de tiempo posible en persona para llegar a evaluar realmente si esa es la persona correcta para ti. Si viven cerca y salen una vez por semana, les llevará mucho tiempo llegar a conocerse realmente. Si viven en ciudades diferentes y sólo se encuentran una vez cada tantos meses, llevará todavía más tiempo y recursos poder obtener una imagen real de la otra persona.

Las conversaciones por teléfono no te permiten ver cómo reaccionará el otro en una situación estresante ni te permitirá ver cómo actúa con otras personas. No podrás ver qué lo enoja o lo decepciona. No sabrás cómo te tratará en una situación en la que no estén de acuerdo o cuando deban tomar alguna decisión.

Al intercambiar mensajes de texto es todavía más difícil llegar a percibir quién es realmente la otra persona. Hay más tiempo para responder, a menudo hay malos entendidos porque falta la comunicación no verbal y es muy difícil dar detalles sobre cualquier tema que estén conversando.

Si llevan varios meses juntos, pero sólo se encontraron unas pocas veces en persona, llegó el momento de dejar de buscar más citas con esa persona y aceptar que su nivel de interés no es suficiente para que florezca una relación duradera. A veces hay situaciones que realmente obstaculizan la posibilidad de encontrarse más a menudo, pero puedes evaluar fácilmente si verdaderamente no puede encontrarse contigo o si el problema es su nivel de interés.

Si tarda mucho tiempo en responder tu mensaje de texto, ¡celébralo!

¿Alguna vez tuviste una relación con alguien que te enviaba mensajes confusos? No podías estar seguro si estaba interesado, porque a veces te brindaba toda su atención y otras veces actuaba de forma fría y distante.

Algunas personas no tienen problemas en ser directas y simplemente hacerle saber al otro que no les parece que sea la persona adecuada. Otros no quieren herir los sentimientos de nadie, así que siguen respondiendo los mensajes de texto o aceptan invitaciones para darle otra oportunidad, a pesar de no ver que la relación sea posible a largo plazo. O piensan que si actúan de forma distante, quizás la otra persona entenderá que son sólo amigos.

La relación con estas personas es la más difícil, porque no siempre es obvio que están intentando romper la relación, por lo que sigues persiguiéndolos pensando que hay un futuro con ellas.

Cuando una persona se demora demasiado en responder un mensaje de texto, y con "demasiado" no me refiero a 20 minutos, en verdad eso es una bendición. Es una clara señal de que no está realmente interesada a comprometida en la relación y te da la libertad de dedicar tu tiempo a conocer a alguien que más apropiado para ti.

También están aquellos que directamente no responden los mensajes. ¿Por qué? Casi siempre se debe simplemente a que no están tan interesados. A veces puede haber circunstancias inusuales por las que alguien puede llegar a ignorar un mensaje de texto, pero desafortunadamente la gran mayoría de las veces se debe a que no es la persona adecuada. Continuar tratando de interactuar con estas personas puede ser agotador y, por lo general, no será productivo. Su falta de respuesta es una bendición incluso mayor que la de aquellos que se demoran en responder, porque queda todavía más claro que se debe seguir adelante.

Por lo tanto, si tienes citas con alguien que regularmente demora demasiado en responderte o que parece haber desaparecido de la tierra, es normal que te sientas decepcionado, pero debes alegrarte y celebrar que no tendrás que perder más tiempo averiguando si es una buena pareja. ¡El que sigue! La mejor forma de olvidarse de alguien es conocer a alguien mejor.