El Poderoso Átomo fue una leyenda en su época. Aunque apenas medía 1,60 metros, mordía clavos, empujó tres camiones de bomberos y evitó que un avión despegara con una cuerda amarrada a su cabello. ¡Era sorprendente! Él logró cambiar la imagen del judío pobrecito e impotente para una generación de judíos (y probablemente también para una generación de antisemitas). Él enseñó sobre el poder de la mente y la fuerza de trabajar sobre uno mismo.

Cuando Iosef era un niño, oyó que el médico le decía a su madre que él estaba tan enfermo que no debían esperar que llegara a la adolescencia. Así fue que se escapó con un circo. El hombre fuerte del circo (que resultó ser judío) lo salvó de la golpiza de un virulento antisemita. Este fortachón “adoptó” a Joe y le enseñó a comer debidamente, a hacer ejercicio y, lo más importante, cómo concentrar la fuerza de su mente. No sólo llegó a la adolescencia, sino que vivió hasta bien avanzados los 80 años. Joseph Greenstein se convirtió en uno de los hombres más fuertes de la historia: ¡el Poderoso Átomo!

Es difícil encontrar una copia de su biografía,  The Spiritual Journey of Joseph L. Greenstein -- The Mighty Atom, World's Strongest Man, editorial Spielman, aunque vale la pena el esfuerzo. Puedes leer más sobre él en Wikipedia o ver el Poderoso Átomo (Mighty Atom) en Youtube.com.

El Poderoso Átomo no era sólo fuerza muscular, sino que tenía la fuerza del intelecto y era un hombre sabio. También tenía un excelente sentido del humor. Hace muchos años, cuando mi amigo Bob Grover fue a encontrarse con el Poderoso Átomo, el abuelo de su futura esposa, el Poderoso Átomo tomó una herradura, la dobló con sus manos, se la entregó a Bob y le dijo: “Yo sé que serás bueno con ella”. A continuación están sus sabias palabras respecto al arte de educar a los niños.

Las 12 reglas del Poderoso Átomo para criar hijos delincuentes

Cómo arruinar a tus hijos: Garantizado – 100% infalible

1. Desde la infancia, dale a tu hijo todo lo que desee. De esta manera crecerá creyendo que el mundo le debe la vida

2. Cuando diga una mala palabra, ríete. Esto lo hará pensar que es algo lindo. También lo alentará a aprender frases todavía más bellas.

3. Nunca le des ninguna enseñanza espiritual. Espera hasta que tenga 21 años y entonces déjalo decidir por sí mismo.

4. Evita usar la palabra “malo”. Esto puede desarrollar un complejo de culpa. Más tarde, cuando lo arresten, él puede llegar a concluir que la sociedad está en su contra y que él es un pobre perseguido.

5. Levanta todo lo que él deje tirado: libros, zapatos, ropa. Haz todo por él, para que tenga experiencia en arrojar toda la responsabilidad a los demás.

6. Déjalo leer todo material impreso que llegue a sus manos. Cuida que los cubiertos y los vasos estén esterilizados, pero deja que su mente disfrute de la basura.

7. Peleen frecuentemente ante sus hijos. De esta manera no se sorprenderán cuando sus propios hogares se quiebren más adelante.

8. Dale al niño todo el dinero que desee. Nunca lo dejes ganárselo por sí mismo. ¿Por qué tiene que obtener las cosas con tanto esfuerzo como tú?

9. Satisface todos sus deseos de comida, bebida y confort. Asegúrate que todos sus deseos sensuales serán gratificados. La negación puede llevar a una dañina frustración.

10. Apóyalo en contra de los vecinos, maestros, policías. Todos tienen prejuicios contra tu hijo.

11. Cuando realmente esté en problemas, discúlpate a ti mismo diciendo: “nunca pude hacer nada con él”

12. Prepárate para una vida de aflicción y tristeza. Probablemente la tendrás.

Si quieres leer un excelente libro sobre educación, busca “Iluminar un alma”, de Lawrence Kelemen.

 

La porción semanal de la Torá

Kedoshim, Levítico 19:1 – 20:27

Esta es la porción que llama al pueblo judío a ser sagrado. Luego continúa con las directivas espirituales respecto a cómo lograr la santidad y la cercanía a Dios. Allí se encuentran los secretos y la prescripción para la continuidad judía. Si cualquier grupo de personas debe sobrevivir como una entidad, es necesario que compartan valores y objetivos comunes; una dirección y un significado. Al analizar esta porción podemos aprender mucho sobre nuestro destino personal y nacional. ¡Es algo que realmente "debemos leer”!

***

Devar Torá

Basado en Twerski on Chumash por el Rav Abraham J. Twerski

La Torá dice:

“Ama a tu prójimo como a ti mismo, Yo soy Dios” (Levítico 19:18)

¿Qué significa esto?

Cuando el prosélito le pidió a Hilel que condensara toda la Torá y se la enseñara en el breve espacio de tiempo que él podía estar parado sobre un pie, Hilel le dijo: “’Ama a tu prójimo como a ti mismo’, esta es la esencia de la Torá. El resto es comentario”. Dada la importancia de este versículo, no es raro que haya recibido numerosas interpretaciones. Veamos algunas de ellas.

El Baal Shem Tov dijo que tal como te amas a ti mismo pese a tus defectos, así también debes amar a la otra persona a pesar de sus defectos.

Sobre el versículo: “Dios es tu sombra a tu diestra” (Salmos 121:5) el Baal Shem Tov comentó que tal como la sombra de la persona imita cada uno de sus movimientos, así también Dios actúa hacia la persona de la misma manera que ella actúa hacia los demás. Por lo tanto, él dijo que el versículo también puede leerse como: “Ama a tu prójimo, porque Yo, Dios, seré como tú”. Si tú perdonas a los demás, Yo te perdonaré. Si tú insistes en exigir una justicia implacable, yo haré lo mismo contigo.

Arvei Najal escribe que si otra persona se dedica a lo mismo que tú, puedes sentir que es un competidor y eso puede provocar que te disguste. Por eso la Torá enfatiza: “Ama a tu prójimo que es como tú mismo”.

***

Encendido de Velas

3 de mayo

(O consultar: www.aishlatino.com/sh/hedv/109619944.html)

Jerusalem 6:40
Barcelona 8:32 – Bogotá 5:43 - Buenos Aires 5:52
Caracas 6:22 - Ciudad de México 7:45 - Guatemala 6:03
Los Ángeles 7:26 – Madrid – 8:53 PM
Miami 7:39 - Montevideo 5:42 – Nueva York 7:34
Panamá 6:10 - San José (Costa Rica) 5:30 – Santiago 5:42

Cita de la semana

Más que críticos, los niños necesitan modelos a seguir

 

Shabat shalom, Rav Kalman Packouz

 


Para suscribirte a la serie Shabat Shalom Semanal, haz click aquí