¡Buen día! Hace muchos años, cuando trabajaba en la Ciudad Vieja de Jerusalem, un turista me preguntó dónde vendían mezuzot. Yo lo llevé a un comercio y él eligió 30 bellas batei mezuzot (cajas para las mezuzot) y le preguntó al comerciante cuánto le debía. “Pero… ¿qué pasa con los rollos que van dentro de las cajas?”, le pregunté yo al turista. Él me respondió: “No los necesito. No soy tan religioso”. ¡Qué curioso! ¡No existe ninguna mitzvá de colocar una caja de mezuzá en nuestras puertas! La mitzvá es colocar el rollo en nuestras puertas. La caja sólo es para proteger al rollo que se encuentra adentro y para embellecer la mitzvá.

¿Por qué colocamos una mezuzá en las puertas de nuestros hogares? Dios nos ordenó en la Torá: “Y estas palabras que te ordeno hoy… las escribirás en las jambas de las puertas de tu casa y en tus portones” (Deuteronomio 6:9). El pergamino que contiene “estas palabras” se denomina mezuzá por el lugar en el que se lo fija: las jambas de las puertas (lo que en hebreo se llama mezuzá).

El rollo debe ser un pergamino del cuero de un animal kasher, escrito con una tinta kasher especial, palabra por palabra, letra por letra, por un sofer (escriba) experto y temeroso de la palabra de Dios, exactamente como está escrito en un Sefer Torá. Cualquier otro rollo (impreso o escrito en papel) no es válido y con él no se cumple la mitzvá de mezuzá.

Las mezuzot deben colocarse al comienzo del tercio superior de la jamba de la puerta de todas las habitaciones, excepto del baño, toilettes y pequeños armarios. La parte superior de la mezuzá se coloca en diagonal, en dirección a la habitación desde la perspectiva del que entra a la misma. La parte inferior de la mezuzá apunta hacia el exterior de la habitación. Si tienes más preguntas, por favor consulta con un Rabino.

La mezuzá no es un amuleto supersticioso para protección. Es un mandamiento, y el cumplimiento de un mandamiento nos acerca a Dios, lo que nos otorga méritos espirituales. Se acostumbra a besar una mezuzá al entrar o salir de una habitación. Esta es una expresión de amor por la mitzvá y por Dios. Al besar la mezuzá se debe pensar en lo que está escrito en ella: que Dios es uno, amar a Dios, cumplir los mandamientos y que Dios nos cuida y nos protege. De esta manera, de forma natural nos llenamos de sentimientos de amor a Dios.

Existe una historia de 2000 años de antigüedad sobre Onkelus, el sobrino del emperador Tito. Onkelus le pidió a su tío un consejo para tener éxito en la vida. Tito le aconsejó: “Encuentra algo que esté devaluado e invierte en ello”. Así fue que Onkelus se convirtió al judaísmo.

A Tito no le agradó. Él envió a un escuadrón de soldados para que arrestaran a su sobrino. Sin embargo, el escuadrón comenzó a discutir con Onkelus y los soldados terminaron coinvirtiéndose al judaísmo. Tito envió otro escuadrón con la orden de que no hablaran con Onkelus. Cuando lo escoltaban para salir de la casa, Onkelous besó la mezuzá. Los soldados sintieron mucha curiosidad y le preguntaron: “¿Por qué besas eso?”. Onkelus les explicó: “Su rey se sienta adentro y sus soldados lo protegen desde afuera. Nosotros, el pueblo judío, nos sentamos adentro y nuestro Rey nos protege”. Los soldados se convirtieron al judaísmo. Tito dejó de enviar escuadrones a buscarlo. Onkelus se convirtió en un gran sabio cuya traducción/comentario de la Torá en arameo se encuentra prácticamente en todas las ediciones en hebreo de la Torá.

Esto es lo que está escrito dentro de la mezuzá (Deuteronomio 6:4-9 y 11:13-21)

“Escucha, oh Israel, Hashem es nuestro Dios, Hashem es Uno. Amarás a Hashem tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus posesiones. Estas palabras que yo te ordeno hoy estarán en tu corazón. Las enseñarás con diligencia a tus hijos y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes en el camino, al acostarte y al levantarte. Las atarás como señal sobre tu mano y serán diadema entre tus ojos (tefilín) y las escribirás sobre las jambas de tu casa y en tus portales (mezuzá).

“Y sucederá que si escuchan, entonces escucharán Mis mandamientos que Yo les ordeno hoy, para amar a Hashem su Dios y servirle con todo su corazón y con toda su alma, entonces Yo proveeré la lluvia para sus tierras en el momento adecuado, la lluvia temprana y la tardía, y tú recogerás tu grano, tu vino y tu aceite. Yo daré hierba en tu campo para tus animales, y comerás y te saciarás. Cuídense mucho, no sea que su corazón sea inducido y se desvíen y sirvan a dioses extraños y se postren ante ellos. Pues entonces la ira de Hashem se encenderá contra ustedes y Él retendrá los cielos y no habrá lluvia, y el suelo no rendirá su producto; y prontamente serán expulsados de la buena tierra que Hashem les entrega. Pongan estas palabras en sus corazones y en sus almas; átenlas como signo sobre su mano y que sean como ornamentos entre sus ojos. Enséñenlas a sus hijos, para hablar de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes en el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Las escribirás sobre las jambas de tu casa y en tus portales. A fin de que se incrementen tus días y los días de tus hijos sobre el suelo que Hashem, su Dios, juró entregar a sus ancestros, mientras los cielos estén sobre la tierra”.

El rollo de la mezuzá no es caro. Puedes llegar a pagar entre 40 y 100 dólares por una mezuzá de 12 centímetros. Asegúrate que tenga un certificado que asegure su kashrut, es decir que ha sido escrita debidamente y revisada para asegurar que no le falten letras ni palabras, etc. Las mezuzot por lo general se pueden adquirir en las librerías judías locales. También puedes comprar una mezuzá kasher en JudaicaEnterprises.com (busca: "mezuzah scroll" y debajo de “mezuzah cases”). Si no eres “tan religioso”, compra por lo menos una mezuzá kasher (y una caja) para la puerta de entrada de tu casa.

***

 

La porción semanal de la Torá

Kóraj, Números 16:1 – 18:32

Esta semana hay dos rebeliones. Primero Kóraj, un levita, fue salteado en la distribución del liderazgo en su tribu y él desafió a Moshé sobre el puesto del Cohén Gadol (el Gran Sacerdote). Ninguna buena rebelión puede “venderse” como un medio para obtener ganancias personales, por lo que Kóraj convenció a 250 hombres de renombre de que debían ponerse de pie para defender un asunto de principios: que cada uno de ellos tenía el derecho de oficiar como Gran Sacerdote (para el cual Moshé había anunciado que Dios había designado a su hermano Aharón).

Es fascinante que los 250 seguidores de Kóraj aceptaron el desafío de Moshé de llevar una ofrenda de incienso para ver a quién escogía Dios para el puesto. Esto significa que cada uno de ellos imaginó no sólo que podía ser el elegido, sino que sobreviviría la prueba. Moshé anunció que si la tierra se partía y tragaba a los rebeldes, esa sería una señal de que él (Moshé) actuaba de acuerdo con la autoridad de Dios. ¡Y eso fue exactamente lo que pasó!

Al día siguiente toda la comunidad israelita se levantó en una segunda rebelión y se quejó con Moshé: “¡Tú has matado al pueblo de Dios!”. Dios provocó una plaga que mató a 14.700 personas, y sólo se detuvo cuando Aharón realizó una ofrenda de incienso.

Para resolver el tema de una vez y para siempre, Moshé dijo que el líder de cada tribu debía llevar una vara con su nombre grabada en ella. A la mañana siguiente sólo la vara de Aharón había florecido y brotado con almendras. El pueblo vio esta señal. La vara de Aharón se colocó frente a la cortina del arca como un testimonio para todos los tiempos.

***

 

Devar Torá

 

Basado en Growth Through Torah de Rav Zelig Pliskin

Cuando Moshé reprochó a Kóraj por desear el sacerdocio, concluyó diciéndole:

“Por lo tanto, tú y toda tu asamblea que se reúne están contra Hashem. Y en cuanto a Aharón, ¿qué es él para que protesten contra él?” (Números 16:11).

¿Qué quiso decir Moshé con “¿qué es él para que protesten contra él?”?

Rav Shlomo Kluger comenta que cuando alguien abusa verbalmente de un personaje muy distinguido y luego desprecia a una persona común, la persona común no se siente demasiado ofendida. Esto es lo que Moshé le estaba diciendo a Kóraj. Dado que en verdad se están quejando contra Dios, ¿cómo pueden sus palabras dañar a Aharón? Él puede ignorar fácilmente lo que ustedes dicen porque ve que también tienen quejas contra Dios.

Nuestra lección: Cuando tenemos contacto con una persona sumamente crítica no debemos ofendernos por lo que ella dice. Esta es la forma en que ella habla a todo el mundo, por lo que no hay ninguna razón de tomarlo de forma personal. Comprende que el problema es de ella, no tuyo, y libérate de cualquier posible sentimiento lastimado que pudiera resultar de lo que ella dice.

***

 

Encendido de Velas

Israel: 28 de junio

Fuera de Israel: 5 de julio

(O consultar: www.aishlatino.com/sh/hedv/109619944.html)

Jerusalem 7:09
Barcelona 9:09 – Bogotá 5:54 - Buenos Aires 5:38
Caracas 6:35 - Ciudad de México 8:01 - Guatemala 6:18
Los Ángeles 7:51 – Madrid – 9:30 PM
Miami 7:58 - Montevideo 5:27 – Nueva York 8:12
Panamá 6:23 - San José (Costa Rica) 5:43 – Santiago 5:26

 

Cita de la semana

Saltar a tomar conclusiones puede ser un mal ejercicio.

 

Shabat shalom, Rav Kalman Packouz

 


Para suscribirte a la serie Shabat Shalom Semanal, haz clic aquí