¡Buen día! ¿Cuándo le das una nalgada a tu hijo? Cuando yo era chico me decían: “¡Espera a que vuelva tu padre!”. Entonces mi padre me llevaba a su habitación, cerraba la puerta y me daba una palmada. Una vez tuve una idea brillante: coloqué un libro delgado de tapa dura en la parte trasera de mi pantalón. Mi padre me dio la palmada “sin darse cuenta” del libro. Le estoy eternamente agradecido.

Años más tarde llevé a mi hijo a mi habitación para disciplinarlo. Como entendí que estaba un poco grande para una nalgada, pero quería dejar una impresión en él y en sus hermanos menores que esperaban del otro lado de la puerta, le pregunté: “¿Entiendes que lo que hiciste está mal y por qué es algo malo?”. “Sí”, me respondió arrepentido. “¿No volverás a hacerlo?”. “No”, me dijo solemnemente. “Bueno, esto es lo que haremos. Yo voy a dar una palmada sobre mi rodilla y tú gritarás”. Él sonrió, la idea le encantó. Yo golpeé mi rodilla y él gritó. Lo hice una vez más y nuevamente él lloró. Lo hice por tercera vez y él gritó todavía más fuerte. Le advertí que debía verse solemne y arrepentido y salimos de la habitación.

La cultura popular pasa por olas de permisividad y de rigidez. En los años 50 y 60 la “biblia” era el libro del Dr. Spock: “El cuidado de su hijo” (que ya va por su novena edición). Allí él aconsejaba no pegarles a los niños. Publicado originalmente en el año 1946, el Dr. Spock (sin ninguna relación con Star Trek) luego fue criticado por “supuestamente propagar la permisividad y la gratificación instantánea, lo que llevó a los jóvenes a unirse a los movimientos (contra la guerra de Vietnam)”.

Yo conozco a una persona que me aseguró que educó a su hijo con el libro del Dr. Spock y “no tuvo ningún problema de permisividad ni rebelión”. Él usó el libro para pegarle a su hijo.

El Rey Salomón, considerado la persona más sabia que alguna vez existió, aconseja en Mishlei (Proverbios) 13:24: “El que escatima la vara odia a su hijo”. Él también escribió en Kohelet (Eclesiastés) 3:1: “Hay un tiempo para cada cosa…”. Entonces, ¿cómo y por qué uno debe darle una nalgada a su hijo?

Le pedí que me aclarara esto a mi maestro, Rav Nóaj Weinberg, de bendita memoria. Él comenzó con una historia, con una parábola: “Un niño pequeño jugaba a la pelota en la vereda de su casa. La pelota rodó hacia la calle. El niño siguió la pelota, sin prestar atención que se acercaba un auto. El conductor frenó de golpe, apenas logró evitar golpear al niño, bajó la ventanilla y comenzó a gritarle al niño que prestara atención a dónde iba y que no jugara en la calle. El conductor siguió viajando y el niño volvió a jugar en la vereda.

Una vez más la pelota se alejó y el niño la siguió hacia la calle. Se repitió la escena, otra vez un auto apenas logró evitar golpear al niño y el conductor bajó la ventanilla y comenzó a gritarle. La tercera vez que esto ocurrió, el conductor se bajó del auto, lo dejó en marcha en medio de la calle, y salió a correr al niño para “darle una paliza hasta que se le pierdan las ganas de jugar en la calle”. ¿Quién manejaba esta vez? ¡El padre del niño!”.

Rav Weinberg preguntó: “¿Por qué sólo el tercer conductor corrió al niño? Los otros automovilistas pueden haber estado preocupados por no arrollar al niño, pero el tercero amaba a su hijo y quiso asegurarse que no volviera a bajar a la calle en toda su vida. ¡Uno le da una nalgada a su hijo cuando debe aprender una lección realmente importante!

Rav Weinberg aconsejaba que un padre nunca debe pegarle a su hijo cuando está enojado; pero siempre que la situación sea suficientemente seria como para merecer un castigo corporal, el padre debe manifestar enojo para incrementar el impacto del castigo. Pegarle a un niño NO es para expresar el enojo del padre y aliviar su ira. Se trata de impartir una lección importante en la vida respecto a lo que no se debe hacer.

Rav Weinberg también aconsejaba no usar nuestra mano para pegarles, sino usar un objeto… como el libro del Dr. Spock. Estoy seguro que este consejo se basó en lo que escribió el Rey Salomón respecto a no “escatimar la vara” y no “escatimar en administrar castigo corporal”. Rav Weinberg explicó que pegarle con un objeto hace que el castigo sea un grado menos personal: no eres tú ni tu mano el que imparte el castigo. Además, de esta manera hay un retraso al buscar algo adecuado para darle una paliza y eso ayuda a disipar el enojo.

Finalmente, Rav Weinberg me dijo que si uno castiga apropiadamente a su hijo, el niño aprenderá a obedecer a sus padres y es muy raro que vaya a ser necesario darle una nalgada cuando tenga más de 2 o 3 años de edad.

Hay un tiempo para cada cosa. Ama a tu hijo. Pasa tiempo con tu hijo. El tiempo de calidad en verdad es tiempo en cantidad. Tu hijo sabrá que lo amas porque tu prioridad es pasar tiempo con él. Sin embargo, si deseas que tu hijo aprenda que hay límites a su comportamiento, debes estar preparado para mostrarle ese amor al darle una nalgada cuando sea necesario.

***

La porción semanal de la Torá

Matot y Masé Números 30:2 – 36:13

Matot incluye las leyes relativas a cómo efectuar y anular votos o promesas, el ataque sorpresivo a Midián (¡La guerra del 67 no fue el primer ataque sorpresa del pueblo judío!) en retribución por la devastación que los midianitas habían provocado sobre el pueblo judío; la purificación de las personas y los utensilios después de la guerra; la dedicación de una porción del botín para el bien comunitario (quizás la primera campaña de una Federación); el pedido de las tribus de Reubén y Gad de recibir su porción de tierra al este del río Jordán (Sí, Transjordania/Jordania también forman parte de la tierra bíblica de Israel). Moshé objetó su pedido porque pensó que esas tribus no participarían en la conquista de la Tierra de Israel; las tribus aclararon que ellas acompañarían la delantera en el ataque y recibieron permiso para instalarse en esas tierras.

Masé incluye la lista completa de la travesía por el desierto (el nombre de cada parada alude a un significado profundo, una lección aprendida en ese lugar). Dios ordena alejar a los habitantes de la tierra, destruir sus ídolos y dividir la tierra con un sistema de sorteo. Dios establece las fronteras de la Tierra de Israel. Se nombra un nuevo liderazgo y se designan las ciudades de los levitas y las ciudades de refugio (donde puede pedir asilo un asesino accidental). Finalmente se enuncian las leyes relativas al asesinato accidental y premeditado, así como las leyes de herencia sólo para esa generación respecto a la propiedad de una pareja en la que cada miembro pertenece a una tribu diferente.

***

Devar Torá

 

Basado en Twerski on Chumash de Rav Abraham J. Twerski

La Torá nos cuenta que cuando las tribus de Reubén y Gad pidieron establecerse al este del Jordán, ofrecieron ir al frente en el ejército que conquistaría la Tierra de Israel. Ellos le dijeron a Moshé: “Edificaremos aquí rediles de ovinos para nuestro ganado y ciudades para nuestros niños” (Números 32:16).

Rashi afirma que las palabras de Gad y Reubén al referirse a las provisiones para su ganado antes que a sus hijos, indican que le daban mayor valor a sus bienes que a sus hijos.

Podemos preguntarnos cómo es posible que alguien le dé más importancia a sus bienes que a sus hijos. Podemos llegar a criticar a Gad y a Reubén y no darnos cuenta que muchos somos culpables del mismo error.

Hoy en día, un padre regresa del trabajo muy tarde, acompañado por su teléfono celular, y el momento de la comida que comparte con sus hijos suele verse interrumpido. Todo el tiempo que el padre o la madre puede pasar con sus hijos, está bajo el dominio de llamados relativos a su trabajo.

No hay nada que pueda tener preferencia antes que nuestros hijos. Debemos educar a nuestros hijos y debemos disciplinarlos, porque sin disciplina ellos no pueden lograr el ajuste óptimo en la vida. Pero en todo momento, nuestra principal preocupación debe ser lo que es mejor para ellos, y no lo que es mejor para nosotros. Si estas dos cosas entran en conflicto, se le debe dar preferencia al bienestar del niño.

***

Encendido de Velas

Israel: Matot – 26 de julio/ Masé – 2 de agosto

Fuera de Israel: 2 de agosto

(O consultar: www.aishlatino.com/sh/hedv/109619944.html)

Jerusalem: Matot 7:00 / Masé 6:55
Barcelona 8:49 – Bogotá 5:53 - Buenos Aires 5:56
Caracas 6:32 - Ciudad de México 7:54 - Guatemala 6:13
Los Ángeles 7:36 – Madrid – 9:10 PM
Miami 7:48 - Montevideo 5:46 – Nueva York 7:52
Panamá 6:21 - San José (Costa Rica) 5:40 – Santiago 5:46

Cita de la semana

Abraza a tus hijos en tu hogar,

Ajusta su cinturón de seguridad en el auto.

Shabat shalom, Rav Kalman Packouz


Para suscribirte a la serie Shabat Shalom Semanal, haz clic aquí