¡Buen día! ¿Alguna vez te preguntaste por qué no dura la sensación de felicidad cuando finalmente obtienes un logro material? El cazador de tesoros de Florida, Mel Fisher, dedicó 14 años a buscar el tesoro hundido de Atocha y lo encontró. Tras la alegría del primer momento se sintió deprimido y de inmediato comenzó otra búsqueda. ¿Por qué continuamos esforzándonos para obtener cada vez más cosas en la vida, pero a menudo no hallamos en ellas satisfacción? A continuación comparto con ustedes un extracto de Dearer Than Life – Making Your Life More Meaningful, con el permiso de su autor, Rav Abraham J. Twerski. Creo que es muy claro:

Gran parte de la cultura occidental parece considerar que la felicidad es el máximo objetivo de la vida, y define el ideal de la felicidad como liberarse de todo el estrés y disfrutar de todos los placeres. Este sin duda no es el concepto de la Torá, que considera que la vida humana está orientada por una misión, que cada persona tiene una razón para su existencia y una tarea específica que debe completar en la tierra. Si estar contento fuera todo lo que se puede buscar en la vida, entonces dotar al hombre con la capacidad de tener inteligencia es contraproducente. Sin ninguna duda, las vacas que están pastando se sienten mucho más contentas y satisfechas que los sofisticados seres humanos. Buscar significado en el hecho de simplemente estar satisfecho no encuadra con la idea de una persona inteligente.

Para que una persona tenga autoestima y se sienta valiosa, la vida debe tener un significado. De hecho, el significado y el valor son inseparables.

Estima viene de la palabra latina que significa evaluar o valorar. Veamos cuál es la base de la autoestima y cómo le otorgamos valor a algo.

Si observamos todos los objetos de nuestro hogar, veremos que con la excepción de los ítems que tienen sólo valor sentimental, valoramos las cosas por una de estas dos razones: estética o funcionalidad. De esta manera, puedes tener un elegante reloj antiguo cuyo mecanismo se arruinó y ya no se puede reparar. De todas formas mantienes el reloj porque es una pieza atractiva y embellece tu hogar. Sin embargo, si se rompe un abrelatas, sin ninguna duda lo arrojarás a la basura porque no tiene ningún valor estético, y como ya no sirve para su propósito, no tiene ningún valor.

Ahora apliquemos este criterio a nosotros mismos. Debe haber muy pocas personas que son tan atractivas que puedan considerarse “decorativas”, pero la mayoría no pensamos realmente que tenemos gran valor estético. Esto nos deja sólo funcionar en base al valor, y despierta la pregunta: ¿cuál es nuestra función? ¿Qué propósito tenemos?

Si bien el hedonista puede tratar por lo menos temporalmente de satisfacer sus deseos físicos, ¿encuentra realmente propósito en estar satisfecho? ¿Qué puede hacer el hedonista si aparece en su consciencia la pregunta existencial respecto al significado y el propósito de la vida? A menudo su único recurso es tratar de distraerse y alejar ese pensamiento, y no es poco frecuente que olvide los atormentadores sentimientos de falta de valor atontando su mente abusando de ciertas substancias”

Entonces, si no hay un verdadero significado en la comodidad, ¿cómo llenamos nuestra vida de verdadero significado? Si uno se pregunta por qué vale la pena morir, entenderá mejor por qué vale la pena vivir. En definitiva, será un objetivo espiritual: transformarse de una criatura terrena a una entidad espiritual, emular a Dios, perfeccionar el mundo, hacer cosas buenas. El libro de Rav Twerski explora las piezas del rompecabezas y aclara el camino para lograr que nuestra vida sea más significativa y satisfactoria.

***

 

LA PARASHÁ DE LA SEMANA

Mishpatim, Éxodo 21:1 – 24:18

Esta es una de las porciones de la Torá que contiene más mitzvot: 23 mandamientos positivos y 30 mandamientos negativos. Entre ellos se encuentran las leyes relativas al esclavo judío, el homicidio, el asesinato, lastimar al padre, el secuestro, maldecir al padre, lesiones personales, penalidades por matar a un esclavo, daños personales, lesiones a esclavos, categorías de daños y restitución compensatoria, culpabilidad por el daño a la propiedad personal, seducción, prácticas ocultas, idolatría, opresión a las viudas, a los niños y a los huérfanos.

La parashá continúa con las leyes de préstamos de dinero, no maldecir a los líderes ni a los jueces, diezmos, hijos primogénitos, justicia, devolver animales perdidos, ayudar a descargar a un animal que cayó bajo su carga, Shemitá, Shabat, las tres festividades (Pésaj, Shavuot y Sucot).

Mishpatim concluye con la promesa de Dios de llevarnos a la tierra de Israel, cuidarnos en el camino, asegurar la muerte de nuestros enemigos y garantizar nuestra seguridad en la tierra… si cuidamos la Torá y cumplimos las mitzvot. Moshé se prepara a sí mismo y a todo el pueblo para ascender al Monte Sinaí a recibir los Diez Mandamientos.

***  

Devar Torá

Basado en Grow Through Torah por el Rav Zelig Pliskin

 La Torá nos recuerda nuestra responsabilidad si lesionamos a otra persona: “…y él será sanado” (Éxodo 21:19). Esto significa que el que provocó la lesión debe pagar las cuentas médicas de la persona dañada. El Talmud (Brajot 60a) nos enseña que de este versículo se deriva el principio de que un médico tiene permitido curar. ¿Por qué la Torá necesita decirnos que el médico tiene permitido curar?

El Jozé de Lublín comentó al respecto que el médico sólo tiene el permiso de curar. Él no tiene derecho a perder las esperanzas de que una persona mejore. A pesar de que el médico pueda pensar a partir de su experiencia que personas en situaciones similares por lo general no se curan, Dios tiene la palabra final sobre la recuperación de cada individuo. ¡Nunca pierdas las esperanzas! Hay muchas personas que vivieron muchos años después de que los médicos dijeran que no mejorarían.

Encendido de Velas

1 de febrero

(O consultar: www.aishlatino.com/sh/hedv/109619944.html)

Jerusalem 4:33
Barcelona 5:48 – Bogotá 5:49 - Buenos Aires 7:43
Caracas 6:13 - Ciudad de México 6:11 - Guatemala 5:43
Los Ángeles 5:06 – Madrid – 6:14 PM
Miami 5:46 - Montevideo 7:33 – Nueva York 4:55
Panamá 6:06 - San José (Costa Rica) 5:23 – Santiago 7:29

Cita de la semana

Lo que te detiene no es aquello que eres,
sino lo que tú piensas que eres

Shabat shalom, Rav Kalman Packouz