¡Buen día! Dicen que “educación es lo que te queda cuando olvidas todo lo que has aprendido”. Nuestro objetivo en la vida es perfeccionarnos como seres humanos e imitar a Dios en nuestras cualidades y actos. Lamentablemente, a menudo estamos tan ocupados con el quehacer humano que olvidamos de desarrollarnos como seres humanos.

En Pirkei Avot - Ética de los Padres (seis capítulos de profunda sabiduría sobre la vida que pueden encontrar al final de la mayoría de los libros de plegarias o en su librería judía local), vemos que Rabí Shimon dijo: “Hay tres coronas: la corona de la Torá, la corona del sacerdocio y la corona del reinado. La corona de un buen nombre es mayor que todas ellas” (4:17).

¿Cómo logramos perfeccionarnos? ¿Cómo creamos ese buen nombre? ¿Cómo desarrollamos nuestras personalidades y nuestro carácter a tal nivel que incluso el que trabaja enterrando a los difuntos lamente vernos partir?

La Torá nos otorga instrucciones para vivir. Cada una de las 613 mitzvot (mandamientos) es un medio para el crecimiento personal. Al estudiar Torá y pensar sobre la mitzvá antes de cumplirla, construimos nuestro carácter y armamos un filtro con el cual ver la vida. Todos tenemos en la cabeza “grabaciones” con mensajes subliminales que hemos integrado. A menudo estos son negativos: “soy un fracaso, no soy suficientemente inteligente, no puedo tener éxito, si la gente realmente llega a conocerme no les gustaré…” Esas “grabaciones” son los mensajes que recibimos de nuestra sociedad y esos son los mensajes que tenemos que cambiar para disfrutar la vida y desarrollar nuestro potencial. La Torá nos enseña mensajes positivos para nuestras “grabaciones”.

En la Torá, en los Cinco Libros de Moshé, hay 6 eventos que la Torá nos dice que siempre debemos recordar. Estas “seis remembranzas” se encuentran en el libro de plegarias, al final del servicio de rezo matutino. La Cabalá (misticismo) enseña que al recitar estos versículos y al recordar estos eventos cambiamos nuestra consciencia en la vida. Estas son las “seis remembranzas” y las ideas que necesitamos integrar a nuestro ser:

1. RECUERDA EL ÉXODO DE EGIPTO – “Para que recuerdes el día que saliste de Egipto todos los días de tu vida” (Deuteronomio 16:3). Tener consciencia de que hay un Dios a Quien le importa nuestra vida, nos ama, nos redimió en el pasado y nos redimirá en el futuro.

2. RECUERDA QUE RECIBISTE LA TORÁ EN EL MONTE SINAÍ – “Sólo cuídate y guarda muy bien tu alma, no sea que olvides estas cosas que tus ojos han visto y no sea que se aparten de tu corazón todos los días de tu vida, y hazlas conocer a tus hijos y a los hijos de tus hijos: el días que te paraste delante de Hashem tu Dios en el Monte Sinaí” (Deuteronomio 4:9-10). Tener consciencia de que la razón de ser del pueblo judío, nuestra existencia y redención, es cumplir el pacto con Hashem y respetar Su Torá.

3. RECUERDA EL ATAQUE DE AMALEK – “Recuerda lo que te hizo Amalek en el camino, cuando ustedes salieron de Egipto, que se topó contigo en el camino y te atacó por la retaguardia, a todos los endebles tras de ti, estando tú exhausto y fatigado, y no temió a Dios. Y sucederá que cuando Hashem tu Dios te conceda descanso de todos tus enemigos en derredor, en la tierra que Hashem tu Dios te entrega como heredad para tomarla en posesión, borrarás el recuerdo de Amalek de debajo del cielo. No olvidarás” (Deuteronomio 25:17-19). Tener consciencia de que Amalek representa el mal y el ateísmo. Fortalécete para mantenerte firme frente al mal y apegarte a Dios y a la Torá Divina.

4. RECUERDA EL BECERRO DE ORO – “Recuerda, no olvides, que tú has provocado a Hashem tu Dios en el desierto” (Deuteronomio 9:7). Nos dijeron que teníamos que esperar 40 días para que Moshé descendiera del Monte Sinaí, pero fuimos impacientes y construimos el becerro de oro para reemplazar a Moshé como un intermediario ante Dios. Tener consciencia de que debemos confiar en Dios y no alejarnos de los mandamientos Divinos incluso si pensamos que hay un camino mejor.

5. RECUERDA A MIRIAM – “Recuerda lo que Hashem tu Dios hizo a Miriam en el camino cuando ustedes salieron de Egipto” (Deuteronomio 24:9). Lo que debemos aprender: Miriam habló en contra de Moshé. ¡Nunca debemos difamar a otra persona!

6. RECUERDA EL SHABAT – “Recuerda el día de Shabat para santificarlo” (Éxodo 20:8). Lo que debemos aprender: Dios creó el mundo y en Shabat descansó. Él es quien determina nuestro éxito. El éxito llega a través del estudio y del cumplimiento de la Torá.

***

La porción semanal de la Torá

Pekudei, Éxodo 38:21 – 40:38

Pekudei incluye un recuento de todos los materiales utilizados para la construcción del Mishkán (el Tabernáculo) y los detalles de la confección de las prendas de los cohanim. Se completa la construcción del Tabernáculo, Moshé examina todos los componentes y da su aprobación a la calidad y exactitud de la construcción. Dios ordena erigir el Tabernáculo. Se lo erige y los diversos utensilios se colocan en los lugares apropiados.

***

Devar Torá

Basado en Grow Through Torah por el Rav Zelig Pliskin

Cuando se completa la construcción del Tabernáculo, la Torá dice:

“Moshé vio toda la obra, y he aquí que la habían hecho como le había ordenado Hashem; así la hicieron. Y Moshé los bendijo” (Éxodo 39:43).

En una ocasión, Rav Zalman Sorotzkin participó en la ceremonia de inauguración de una institución en la cual había un rabino que se había dedicado con absoluta entrega a la causa, brindando mucho tiempo y energía al proyecto. Cuando el rabino habló, elogió y bendijo a los donantes cuyas contribuciones posibilitaban el funcionamiento de la institución.

A continuación habló el Rav Sorotzkin, y dijo: “En verdad, los donantes deberían ser quienes elogien y bendigan al Rabino, porque fue su esfuerzo lo que les permitió tener el mérito de contribuir a una causa tan importante. Sin embargo, el rabino siguió los pasos de Moshé. Después del reporte completo de todo lo que había sido donado para el Mishkán (el Tabernáculo), Moshé bendijo a todos los que participaron con sus donaciones y contribuciones. Ellos deberían haber bendecido a Moshé por la oportunidad que les había dado”.

Rav Sorotzkin continuó diciendo: “Lo mismo ocurre cuando una persona adinerada ayuda a una persona pobre. La persona rica gana más que el pobre, porque gana méritos espirituales. Sin embargo, ¿qué es lo que ocurre por lo general? El receptor expresa más agradecimiento al dador que el dador al receptor”.

Cuando alguien nos pide una contribución para una causa valiosa, debemos apreciar que nos está haciendo un favor al darnos la oportunidad de contribuir. Este es un concepto importante para quienes trabajan juntando fondos para la comunidad. Ellos deben tener consciencia de que están haciendo un acto de bondad con los donantes. Al mismo tiempo, deben mostrar su gratitud hacia los donantes. Y si los donantes, o posibles donantes, no respetan o no valoran a quien efectúa el pedido (suponiendo que fue presentado de forma agradable y adecuada), el futuro donante tiene que examinar sus propias cualidades de carácter y sus valores.

***

Encendido de Velas

8 de marzo

(O consultar: www.aishlatino.com/sh/hedv/109619944.html)

Jerusalem 5:02
Barcelona 6:31 – Bogotá 5:50 - Buenos Aires 7:04
Caracas 6:20 - Ciudad de México 6:26 - Guatemala 5:53
Los Ángeles 5:38 – Madrid – 6:55 PM
Miami 6:08 - Montevideo 6:54 – Nueva York 5:37
Panamá 6:11 - San José (Costa Rica) 5:29 – Santiago 6:51

***

Cita de la semana

Puede ser que la gente no recuerde exactamente lo que hiciste o lo que dijiste, pero siempre recordarán cómo los hiciste sentir.

Shabat Shalom  Rav Kalman Packouz