¡Buen día! Una vez conversaba con mi hijo sobre la importancia de juzgar a la gente para bien. Cité entonces algo de Pirkei Avot, la Ética de los Padres 1:6: “Juzga a cada persona favorablemente”. Le expliqué a mi hijo que a menudo no conocemos toda la historia, como dijeron nuestros Sabios en Pirkei Avot 2:4: “No juzgues a una persona hasta que estés en su lugar”. Al ver que la idea necesitaba ser aclarada, le dije: “Los indios americanos tenían un dicho similar: ‘No juzgues a otra persona hasta que hayas caminado un kilómetro con sus mocasines’. De repente mi hijo se emocionó. ‘¡Eso es genial! ¡Brillante!’. Sorprendido por su entusiasmo, le pregunté por qué le parecía tan maravilloso. Él me respondió: ‘Porque entonces… estás a un kilómetro de distancia… ¡y tienes sus zapatos!’”.

Parte de la naturaleza humana es que vemos las cosas desde nuestra propia perspectiva y que nos apresuramos a juzgar a los demás de acuerdo con nuestros propios niveles. “¡Si yo fuera él, no hubiera hecho eso!”. ¿Cuántas veces dijiste algo similar? A menudo me recuerdo a mí mismo (y a otros) que eso no es cierto. Si tuvieras sus genes, su crianza, su educación, sus experiencias de vida, entonces hubieras hecho EXACTAMENTE lo que él hizo. ¿La prueba? ¡Él lo hizo! Nosotros no lo hubiéramos hecho porque nuestra experiencia de vida, nuestra educación y nuestra constitución psicológica y genética son diferentes.

Tenemos la tendencia a pensar que somos justos y moralmente superiores. Si caminas por la calle y al azar preguntas a la gente: “¿Eres una buena persona?”, prácticamente todo el mundo te responderá que “sí”. ¡Incluso Adolf Hitler, que su recuerdo y su nombre sean borrados, pensaba que era una buena persona! ¿Cuál era su prueba? Mientras enviaba a los campos de exterminio a millones de personas, establecía sociedades para la protección de las mascotas.

Si encuentras a alguien que dice: “No, yo no soy una buena persona”, lo más probable es que se trate de alguien moralmente más sensible a sus acciones. Él sabe cuáles son realmente sus intenciones y sabe cuánto más puede llegar a hacer. Seguramente él bajó la basura cuando su madre se lo pidió, pero al hacerlo se quejó en voz baja…

El Midrash (un comentario alegórico de la Torá) nos ayuda a entender cómo juzgamos a los demás a partir de la historia de Nóaj. Antes de que Nóaj enviara a la paloma que regresó con la rama de olivo, él envió a un cuervo. Sin embargo, el cuervo se negó a cumplir la misión y voló en círculos alrededor del arca. ¿Por qué? El Midrash nos cuenta que el cuervo sospechaba que Nóaj lo enviaba fuera del arca para quedarse con la esposa del cuervo. ¿Acaso eso tiene algún sentido? Nóaj era la única persona suficientemente recta como para que el mundo fuera salvado. ¿Cómo podía el cuervo sospechar de Nóaj?

El cuervo no sospechaba de Nóaj por sí mismo, sólo se imaginó que si él hubiera estado en la posición de Nóaj, eso era lo que hubiese hecho. El Midrash nos enseña que tendemos a juzgar a las personas de acuerdo con nuestros propios valores. Utilizando una expresión moderna: cuando apuntas tu dedo hacia alguien, recuerda que hay tres dedos que apuntan en tu dirección.

La Torá tiene un mandamiento positivo de juzgar a las personas de forma favorable: “Juzgarás a tu prójimo con rectitud” (Levítico 19:15). Este versículo nos obliga a dar a los demás el beneficio de la duda cuando los vemos actuar de una forma que puede interpretarse positiva o negativamente. (Rambam, Séfer HaMitzvot, mandamiento positivo 177; Séfer HaJinuj 235).

Aquí traigo una breve guía respecto a dar el beneficio de la duda, tomado de “Ama a tu prójimo”, del Rav Zelig Pliskin. En general, si la posibilidad de un juicio favorable y un juicio desfavorable son equivalentes, debes dar el beneficio de la duda. Si se trata de una persona malvada (definida como alguien que persiste en una mala conducta a pesar de todas las advertencias y reproches), entonces no tienes que darle el beneficio de la duda. A una persona recta, se le debe dar el beneficio de la duda incluso cuando parece que su acto es inadecuado.

A pesar de que mentalmente debes juzgar a la gente de forma favorable, debes mantenerte en guardia para protegerte a ti mismo y a los demás de una pérdida. Si puedes aclarar el tema, lo adecuado es corregir a la persona si se ha equivocado. Si erróneamente sospechaste que una persona inocente actuó mal, estás obligado a pedirle perdón, hacer las paces y bendecirla. (Talmud de Babilonia, Brajot 31b).

Hay muchos nombres y expresiones que se utilizan para referirse a Dios. Una de ellas es la “sombra”. ¿Por qué? Porque así como la sombra hace en cada momento lo mismo que hace la persona, así también Dios nos juzga de la manera en que juzgamos a los demás. Por lo tanto, por nuestro propio bien nos conviene juzgar a los otros favorablemente, incluso si podemos estar a un kilómetro de distancia… ¡y tener sus zapatos!

***

La porción semanal de la Torá

Pinjas, Números 25:10 – 30:1

En la porción de la semana pasada, Pinjas actuó para detener un acto público de inmoralidad. De esta forma detuvo la plaga de retribución que estaba matando multitudes de personas. Pinjas fue recompensado al ser convertido en un cohen por decreto Divino.

Dios le ordena a Moshé atacar a los midianitas en retribución por el plan licencioso que perpetraron sobre los israelitas. Se efectúa un nuevo censo del pueblo judío que revela que hay 601.730 hombres aptos para servir en el ejército. También se cuenta a los levitas. Las hijas de Tzelofjad presentan a Moshé su petición respecto a su derecho de heredar a su padre. Moshé consulta con Dios, Quien responde en favor a las hijas de Tzelofjad.

Moshé le pide a Dios que nombre un sucesor y Dios dirige a Moshé para que designe a Iehoshúa (Josué). La porción de la Torá concluye con las diversas ofrendas: ofrenda diaria, de Shabat, de Rosh Jodesh y de las festividades.

***

Devar Torá

 

Basado en Ama a tu Prójimo de Rav Zelig Pliskin

Cuando Dios le dijo a Moshé que iba a morir, él le dijo a Dios:

“Que Hashem, Dios de los espíritus de toda carne, nombre a un hombre sobre la asamblea” (Números 27:16)

El Midrash nos explica que lo que Moshé le pidió a Dios fue: “Tú sabes que la mente de un individuo no es similar a la de otro. Nombra un líder sobre la congregación que sea capaz de relacionarse con cada individuo de acuerdo con su mente” (Bamidbar Rabá 21:15, citado por Rashi).

Rav Jaim Shmuelevitz comentó que si bien un orador público puede tener un rol importante influyendo sobre los demás, él no es un verdadero líder. Un líder verdadero es el que entiende a cada persona individualmente y se relaciona con cada una de acuerdo con su singularidad.

El Midrash (Bamidbar rabá 21:2) afirma con respecto a este versículo: “Tal como los rostros de las personas son diferentes, también son diferentes sus facultades de pensamiento”. Por esta razón, Moshé le pidió a Dios que eligiera un líder que fuera capaz de relacionarse con cada uno de acuerdo con su mentalidad.

Rav Mendel de Kotzk entendía que de este Midrash podemos aprender cómo evitar feudos y peleas por diferencias de opiniones. Al comprender que de la misma manera en que a nadie le molesta que los demás no tengan exactamente sus mismos rasgos faciales, así también podemos valorar y aceptar que no hay dos personas que puedan llegar a estar de acuerdo en todos los temas.

Pirkei Avot sobre el juicio

1:1 Sean circunspectos en sus juicios

1:6 Juzga a cada persona favorablemente

1:8 (y 4:5) Mientras los litigantes están en tu presencia no actúes como un abogado

2:4 No juzgues a tu prójimo hasta que estés en su misma situación

4:7 El que elude la profesión de juez evita el odio, el robo y el perjurio. Más aquél que dicta una sentencia a la ligera, es considerado necio, impío y arrogante.

4:8 No te erijas en juez único, pues sólo Uno puede hacerlo.

***

Encendido de Velas

Israel: 19 de julio

Fuera de Israel: 26 de julio

(O consultar: www.aishlatino.com/sh/hedv/109619944.html)

Jerusalem 7:04
Barcelona 8:56 – Bogotá 5:54 - Buenos Aires 5:51
Caracas 6:34 - Ciudad de México 7:57 - Guatemala 6:15
Los Ángeles 7:41 – Madrid – 9:17 PM
Miami 7:52 - Montevideo 5:40 – Nueva York 8:00
Panamá 6:22 - San José (Costa Rica) 5:42 – Santiago 5:41

Ama a las personas por lo que son; no las juzgues por lo que no son.

Shabat shalom, Rav Kalman Packouz


Para suscribirte a la serie Shabat Shalom Semanal, haz clic aquí