¡Buen día! Cuando tenía 5 años mi padre me dejó que lo acompañara a la farmacia del señor Alan Rexall, donde el señor Rexall firmó una solicitud de un seguro de vida. No sé si fue porque el señor Rexall estaba muy contento con su nuevo seguro o porque yo era un niño muy simpático, pero él me regaló un muñeco de un oso polar con un salmón en la boca. Yo le daba cuerda y el oso caminaba por el suelo. Dos días más tarde el salmón se cayó de la boca del oso. Cuando mi madre fue a comprar algo a la farmacia, yo la acompañé y llevé el oso y el pescado. Me acerqué al señor Alan y le dije: “Usted me lo regaló y se rompió. Por favor, ¿lo puede arreglar?”. Él lo arregló. Cuando tomé más conciencia de las costumbres y las sensibilidades personales, entendí que un regalo no viene con una garantía, y que recibir un regalo involucra obligaciones y responsabilidades respecto a cómo responder.

En la porción de la Torá de esta semana Dios le entrega al pueblo judío la Tierra de Israel. En vez de aceptarla con gratitud y confiar en Él que entraríamos de inmediato en la Tierra, el pueblo le suplicó a Moshé que enviara espías. ¿El resultado? Después de escuchar el informe de los espías terminamos vagando 40 años por el desierto y ayunamos cada Tishá BeAv (el noveno día del mes hebreo de Av, la fecha en que los espías dieron su informe). ¡Debemos tener cuidado cuando respondemos a un regalo!

Conozco a un joven que ahorró dinero para comprar un regalo muy caro para su padre. Él tenía muchas expectativas respecto a la alegría que ese regalo brindaría a su padre y cuánto agradecimiento sentiría por su dedicación y su sacrificio. Sin embargo, cuando le dio el regalo el padre le respondió: “No deberías haber gastado tanto dinero. Nunca lo voy a usar. Devuélvelo y pide que te devuelvan el dinero. Prefieres que sea honesto contigo, ¿verdad?”

¿Cómo se sintió el joven? ¿Feliz por la honestidad de su padre? ¿Dichoso de recuperar su dinero? No. Se sintió rechazado, no respetado… frustrado, triste y un poco enojado. Lo que realmente deseó responderle a su padre (pero no lo hizo) era: “No. En verdad me hubiera encantado ver que se iluminaba tu rostro, que aceptaras agradecido mi regalo como una expresión del amor con el que te fue entregado y que después fueras a devolverlo o que lo arrojaras a la basura cuando yo me vaya”.

Un regalo no incumbe sólo a la persona a quien se lo das… y tampoco se trata sólo de ti. Se trata de la relación. Quien lo da tiene que ser sensible en la medida de sus posibilidades para dar un regalo que la otra persona pueda valorar (no como algunas personas que piensan qué se quieren sacar de encima y piensan a quién se lo pueden encajar). El que lo recibe debe aceptar el regalo con valoración y gracia, tanto si le agrada o no el regalo.

Tengo un amigo de la universidad que siempre dice: “Los amigos permanecen siendo amigos cuando se hacen regalos”. (Por supuesto, él siempre implica que yo le debo hacer regalos a él). En el libro de Mishlei (Proverbios) 15:27, el Rey Salomón escribió: “El que odia los regalos vivirá”. ¿Qué significa esto? ¡Obviamente no significa que hay que rechazar los regalos y hacer sentir al que los da como un asesino! Significa que no debemos depender de los demás para recibir regalos, sino más bien tratar de autoabastecernos y depender de Dios.

Cuando recibimos un regalo, junto con la sensación de gratitud sentimos cierta obligación. Ya no tenemos el mismo grado de independencia en la relación. En la ley judía, un juez debe alejarse de un caso si recibió algo con el valor de una prutá, en nuestros términos, algo que valga un centavo. Incluso un regalo de valor mínimo puede comprometernos. Es algo que debemos recordar.

Han dicho que la Tierra de Israel es la única tierra en donde podemos mejorar nuestras cualidades personales sólo de observar sus accidentes geográficos. En el norte está el Kineret, el Mar de Galilea. El río Jordán fluye a él desde arriba y desciende desde abajo. El lago está repleto de peces y a su alrededor hay vida. Este río fluye al sur hasta el Mar Muerto. Pero de allí no vuelve a salir. El nombre lo dice todo. En el Mar Muerto no hay peces y alrededor hay muy poca vida natural. Algo similar ocurre con nosotros. Si recibimos y damos, entonces estamos vivos y generamos vida a nuestro alrededor. Si sólo tomamos, pero no damos… no hay mucha vida en nosotros ni a nuestro alrededor.

¿Cuál es el mayor regalo que puedes darle a una persona? No es sólo la vida física, sino el entendimiento de que la vida tiene significado y de que su vida es significativa. En Pirkei Avot (Ética de los Padres) 3:18, Rabí Akiva enseña: “El ser humano es querido por Dios ya que fue creado a Su imagen, lo que manifiesta el amor Divino por el hombre es que Dios le dijo que fue creado a imagen Divina”. La vida es significativa. Tenemos un propósito. Somos valiosos.

***

 

La porción semanal de la Torá

Shelaj, Números 13:1 – 15:41

El pueblo judío recibió la Torá en el Monte Sinaí y estaba listo para entrar a la Tierra de Israel. Hubo un consenso de opinión respecto a que era necesario enviar espías para ver si era posible conquistar la Tierra. Moshé sabía que la promesa de Dios de darnos la Tierra incluía una garantía de que la conquistaríamos. Sin embargo, uno de los principios de la vida que aprendemos de esta porción de la Torá es: Dios le permite a cada uno el libre albedrío de ir en la dirección que escoja. A pesar de que un hombre y Dios eran la mayoría, Moshé (por decreto Divino) envió a los príncipes de las tribus (hombres de elevado nivel) para espiar la tierra.

Enviaron doce espías- Diez regresaron con un reporte de poderosas fortificaciones y gigantes: ellos alentaron al pueblo para que se negaran a entrar a la Tierra. Iehoshúa ben Nun y Calev ben Iefuné (el cuñado de Moshé) intentaron calmar la rebelión. Pero no tuvieron éxito. Dios decretó que permanecieran 40 años vagando por el desierto, un año por cada día que los espías estuvieron en la tierra de Israel. Esto ocurrió el 9 de Av, una fecha que a lo largo de la historia judía se destaca por la tragedia, la destrucción de los dos Templos en Jerusalem y la expulsión de los judíos de España entre otras cosas.

***

 

Devar Torá

 

Basado en Growth Through Torah de Rav Zelig Pliskin

Los diez espías les dijeron al pueblo judío:

“Las personas que habitan en la tierra son extremadamente feroces y las ciudades están sumamente fortificadas. También vimos allí a los hijos de Anak (gigantes). No podemos ir contra ellos porque son más fuertes que nosotros”.

Los espías fueron enviados para explorar la tierra y traer su informe. ¿Cuál fue su error?

El reporte de los espías fue correcto. Ellos observaron y relataron lo que vieron. El error fue llegar a la conclusión y decidir que ellos no serían capaces de entrar a la Tierra. Ellos no tuvieron en cuenta que Dios tiene el poder de ayudar en contra de todas las posibilidades.

¿Cuál es la lección que debemos aprender? A menudo observamos situaciones y llegamos a conclusiones erróneas. Debemos ser muy cuidadosos porque a menudo hay factores que desconocemos o que no tomamos en consideración. Nosotros debemos juzgar a las personas favorablemente, a menos que estemos muy seguros de que hicieron algo incorrecto.

 

PIRKEI AVOT 3:22

 

“Aquél cuya sabiduría supera a sus buenas acciones se asemeja a un árbol cuyo follaje es profuso pero sus raíces son débiles. Cuando sopla el viento lo desarraiga y lo derriba a tierra…

Pero aquél cuyas buenas acciones superan a su sabiduría, se asemeja a un árbol cuyo follaje es restringido, pero sus raíces son fuertes. Aunque todos los vientos de la tierra se desencadenen sobre él, no se mueve…”

Rabí Elazar ben Azariá

***

 

Encendido de Velas

Israel: 21 de junio

Fuera de Israel: 28 de junio

(O consultar: www.aishlatino.com/sh/hedv/109619944.html)

Jerusalem 7:08
Barcelona 9:10 – Bogotá 5:53 - Buenos Aires 5:35
Caracas 6:34 - Ciudad de México 8:01 - Guatemala 6:17
Los Ángeles 7:51 – Madrid – 9:30 PM
Miami 7:58 - Montevideo 5:24 – Nueva York 8:13
Panamá 6:22 - San José (Costa Rica) 5:42 – Santiago 5:26

 

Cita de la semana

Haz a los demás… como si tú fueras los demás

 

Shabat shalom, Rav Kalman Packouz

 


Para suscribirte a la serie Shabat Shalom Semanal, haz clic aquí