¡Buen día! Cuando mi hijo mayor, Abraham, tenía 6 años, uno de sus amigos estaba desesperado para que fuera a jugar a su casa. “Ven a jugar a mi casa. ¡Te convidaré leche con galletitas!”, le dijo. Mi hijo se sintió muy molesto, no porque no le agradara el incentivo, sino porque su amigo había utilizado la misma técnica antes y no había cumplido su oferta de darle leche y galletas.

¡Jorge, eres un mentiroso! Siempre prometes y nunca cumples. ¡Te voy a denunciar a la policía por mentir y te van a llevar preso!” Abraham consiguió el número de la policía y llamó por teléfono. “¿Ponen presa a la gente por mentir?”, preguntó. A continuación dijo: “Ajá, ahhh, bueno, muy bien. Muchas gracias. Adiós”

Mientras tanto, Jorge temblaba de miedo. “¿Van a venir a buscarme? ¿Me van a llevar a la cárcel?”, le preguntó. Mi hijo le respondió: “No. El policía dijo que está mal mentir y que no lo debes volver a hacer”.

¿En dónde encontramos en la Torá la prohibición de mentir? En el Libro de Éxodo (23:7), Dios nos dice: “Aléjate de la falsedad”. El Talmud, Sanedrín 92a, expresa la gravedad de mentir al compararlo con la idolatría. La idolatría se define como pensar que cualquier cosa fuera de Dios tiene fuerza para hacer algo. Confiar en las mentiras es similar a la idolatría. En otro Tratado del Talmud, Sotá 42a, los mentirosos son enumerados entre aquellos que no podrán ver a la Presencia Divina en el Mundo Venidero. Esto se ve apoyado por el versículo de los Salmos (101:7): “El que diga falsedades no se establecerá delante de Mis ojos”.

Sin embargo, vemos que a veces no sólo está permitido engañar, sino que incluso es algo digno de elogio. En la historia de los espías, Caleb intentó aplacar la revuelta en contra de entrar a la Tierra de Israel actuando como si fuera un aliado del resto de los espías que fomentaron la rebelión. De acuerdo con el Talmud, Sotá 35a, Caleb gritó: “¿Acaso eso es todo lo que el hijo de Amram (una forma despectiva de referirse a Moshé) nos ha hecho?”. Todos se callaron para escuchar la calumnia de Caleb, pero en cambio él trató de cambiar sus sentimientos y dijo: “Él nos sacó de Egipto, partió el mar, nos dio el maná y juntó las codornices”.

Mi amigo, Rab Zelig Pliskin, presentó en su libro Ama a tu Prójimo, una maravillosa compilación de las leyes básicas relativas a la mentira. Quiero compartir con ustedes cuándo está permitido decir algo que no es cierto:

1. Está permitido decir algo falso para hacer las paces entre dos personas que tuvieron una pelea o para salvar a alguien de un daño. Por ejemplo, puedes decirle a alguien que la persona con la que peleó lamenta su comportamiento, incluso si eso no es cierto… si es que no tienes otra opción. Tus palabras deben estar lo más cerca posible de la verdad.

2. Si tu anfitrión fue muy amable, no debes comentar su hospitalidad con una persona poco escrupulosa, porque puede llegar a aprovecharse de ese anfitrión.

3. Cuando alguien te pide información que si respondes con la verdad constituye rejilut, chismerío (Contarle a alguien sin necesidad lo que otra persona dijo o hizo contra ella), debes decir una mentira antes que transmitir la información.

4. Tienes permitido decir algo falso para no llamar la atención hacia ti mismo.

5. Tienes permitido engañar a alguien que trata d engañarte para salvarte de ser traicionado. Sin embargo, no puedes engañar a alguien para vengarte de algo malo que te hizo en el pasado.

6. Tienes permitido elogiar algo que alguien compró, aunque no merezca ese elogio.

7. Puedes mentir para salvar la vida de una persona.

8. Un maestro puede decir una frase incorrecta para ver si sus alumnos le prestan atención o recuerdan lo que estudiaron.

9. No se considera mentir afirmar algo que todo el mundo sabe que es una exageración, por ejemplo: “te dije mil veces…”

A propósito, que mi hijo llamara a la policía para acusar a su amigo funcionó. Veinte años después me encontré con el amigo de mi hijo y se había convertido en un joven muy serio y responsable…

La parashá de la semana

Vaerá, Éxodo 6:2 – 9:35

Rav Shimshón Rafael Hirsh explica que estos fueron castigos medida por medida por haber afligido al pueblo judío con la esclavitud: 1) La primera plaga en cada grupo redujo a los egipcios en su propia tierra a la inseguridad que experimentan los extranjeros. 2) La segunda plaga de cada grupo les quitó su orgullo, sus posesiones y su sentido de superioridad. 3) La tercera plaga de cada grupo les impuso sufrimiento físico.

***

Devar Torá

Basado en Growth Through Torah por Rav Zelig Pliskin

La Torá dice:

“Y Dios habló a Moshé y a Aharón y les encomendó acerca de los hijos de Israel” (Éxodo 6:13)

Rashi (comentarista francés, 1040-1104) aclara que Dios les ordenó a Moshé y a Aharón guiar al pueblo con gentileza y paciencia. El Shelá, un comentarista posterior, escribe que esta es una lección para cualquier persona que ocupe un puesto de liderazgo. Si estás en un puesto de autoridad, debes tener mucho cuidado de no enojarte con las personas que tratas. Cuídate de no gritarles. La recompensa para un líder que tiene paciencia es enorme.

Hay dos actitudes posibles para la persona que ocupa un puesto de liderazgo. La primera es buscar poder personal, buscar el liderazgo por su propio ego. El líder exige que lo escuchen y lo sigan por su propia vanidad. Este líder se enoja cuando no siguen sus órdenes: “¡Cómo se atreven a desobedecerme!”. Su único foco es su propio éxito. La única razón por la que se preocupa de los demás es porque de esa forma tendrá éxito. Su objetivo no son las personas que lidera, sino que ellas son un simple medio para lograr su fin. El fin es su propia grandeza y poder. Este líder se enoja fácilmente.

El ideal de liderazgo de la Torá es ayudar a la mayor cantidad posible de personas. El foco es beneficiar a la gente y servirles. Cuando ellos sufren, el líder comprende que pueden estar de mal humor y quejarse. Mientras más difícil es relacionarse con ellos, más paciencia y tolerancia debe tener el líder. Esto fue lo que Dios les ordenó a los primeros líderes del pueblo judío. Este es el modelo para todos los líderes futuros. Sin importar si tienes autoridad sobre un grupo grande o pequeño de personas, tal como una clase o tus propios hijos, esta lección también es para ti. Cada encuentro difícil es una herramienta para crecer en la cualidad de la paciencia.

Actitud

“Mientras más vivo, más comprendo el impacto que tiene la actitud sobre la vida. Para mí, la actitud es más importante que los hechos. Es más importante que el pasado, que la educación, que el dinero, que las circunstancias, que los fracasos, que los éxitos, que lo que otras personas dicen o hacen. Es más importante que las apariencias, los dones o las habilidades. Lo interesante es que cada día tenemos la posibilidad de elegir la actitud que asumiremos ese día. No podemos cambiar nuestro pasado… No podemos cambiar el hecho de que la gente vaya a actuar de cierta manera. No podemos cambiar lo inevitable. Lo único que podemos hacer es activar la única cuerda que tenemos, y esa es nuestra actitud. Estoy convencido de que la vida es un 10% lo que me ocurre y un 90% cómo yo reacciono a eso”

Charles Swindoll

Encendido de Velas

4 de enero

(O consultar: www.aishlatino.com/sh/hedv/109619944.html)

Jerusalem 4:13
Barcelona 5:17 – Bogotá 5:39 - Buenos Aires 7:53
Caracas 6:00 - Guatemala 5:28 – Lima 6:19 PM
Los Ángeles 4:39 – Madrid - 5:43 - Ciudad de México 5:53
Miami 5:25 - Montevideo 7:43 - Nueva York 4:23
Panamá 5:53 - San José (Costa Rica) 5:10 – Santiago 7:38

Cita de la semana

"Los ojos verdaderos comprenden
las verdaderas mentiras"

Rav Kalman Packouz