¡Buen día! En la porción de la Torá de esta semana leemos sobre el matrimonio de Abraham y Sará, uno de los mejores matrimonios de todos los tiempos. Quizás estas sabias palabras del Rav Zelig Pliskin pueden ayudar a alguien a tener un matrimonio feliz.

20 claves para un matrimonio feliz

 

  1. Mantén claro cuál es tu objetivo principal: tener un matrimonio feliz. Debes decir y hacer aquello que permita que tú y tu pareja tengan un matrimonio feliz. Evita lo opuesto. Todo lo demás son comentarios.

  2. Pregúntense: “¿Qué podemos hacer para tener una atmósfera feliz y afectuosa en nuestro hogar?”

  3. Concéntrate en dar y no en tomar. Tienes que decir y hacer tantas cosas como sean posibles para satisfacer las necesidades de tu pareja.

  4. Sigue diciendo y haciendo cosas que permitan a tu pareja sentirse importante

  5. Con frecuencia pregúntate a ti mismo: “¿Qué cosas positivas puedo decir y hacer para que mi pareja esté en un estado emocional positivo?”

  6. Antes de hablar, clarifica el resultado que deseas. El significado de tu comunicación es la respuesta que recibes. Si lo primero que dices no logra tu objetivo, cambia de enfoque. Recuerda que tu verdadero objetivo es el respeto mutuo y la felicidad.

  7. Muestra agradecimiento y gratitud de tantas formas como sea posible. Di algo que exprese agradecimiento varias veces al día.

  8. Aprende a escuchar. Entiende a tu pareja desde su punto de vista.

  9. Se considerado de los sentimientos y necesidades de tu pareja. Piensa de qué manera fuiste desconsiderado y decide incrementar tu nivel de consideración.

  10. En vez de culpar o quejarte, piensa en formas positivas para motivar a tu pareja. Si tus primeras estrategias no son efectivas, piensa en forma creativa.

  11. Cede a las expectativas no realistas. No esperes que tu pareja sea perfecta y no hagas comparaciones.

  12. No provoques dolor con las palabras. Si tu pareja habla de una forma que te provoca dolor, trata de cambiar eso: “Vamos a hablarnos mutuamente con respeto”.

  13. Debes estar dispuesto a ceder. Debes estar dispuesto a hacer algo que preferirías no hacer a cambio de un comportamiento similar por parte de tu pareja.

  14. Escribe una lista de las formas en que te beneficias al estar casado con tu pareja. Sigue agregando cosas a la lista y vuelve a leerla con frecuencia.

  15. Escribe una lista de las cualidades positivas de tu pareja. Sigue agregando cosas a la lista y vuelve a leerla con frecuencia.

  16. Piensa qué puedes hacer para sacar a la luz las mejores cualidades de tu pareja. Refuerza esas cualidades con palabras y actos.

  17. Concéntrate en encontrar soluciones a cualquier problema que surja. Oriéntate en la resolución de problemas, no te limites a culpar y a quejarte. No te concentres en quién estuvo peor. Para un matrimonio feliz, hay que trabajar juntos para encontrar soluciones que sean aceptables para ambos.

  18. Recuerden sus mejores momentos. ¿Qué decían y qué hacían cuando se sentían bien el uno con el otro? Incrementen esto.

  19. Busquen actividades positivas que puedan hacer juntos.

  20. Vive en el presente. Lo que estuvo mal en el pasado ya es el pasado. Tú creas el presente y el futuro con tus pensamientos, palabras y actos en este mismo momento. Elígelos con sabiduría.

En definitiva, para pelear hacen falta 2. ¡De ti depende tener un matrimonio sin peleas! No digas nada hasta que tu pareja termine de descargarse y entonces di con voz suave (como dijo el Rey Salomón, “Una voz suave aleja la ira”): “Dijiste algunas cosas muy importantes. Necesito pensarlas. Vamos a discutirlas más tarde”. No te dejes arrastras a una pelea. Si es necesario, aléjate. Eso es mejor que pelear.

***

 

Vaierá, Génesis 18:1 – 22:24

Abraham al tercer día después de su brit milá, se sienta fuera de su tienda esperando que lleguen huéspedes para brindarles su hospitalidad. Mientras habla con Dios ve que se acercan tres visitantes (en verdad eran ángeles). Abraham interrumpe su conversación con Dios y los invita a comer. Un ángel le informa que dentro de un año su esposa, Sará, tendrá un hijo, Itzjak.

Otros incidentes: Avimélej, el rey de los filisteos, quiere casarse con Sará (la esposa de Abraham), el nacimiento de Itzjak, la expulsión de Hagar (la concubina de Abraham) e Ishmael. Avimélej y Abraham hacen un acuerdo en Beersheva. Se le ordena a Abraham llevar a su hijo Itzjak como una ofrenda “a una de las montañas”. Al final se anuncia el nacimiento de Rivká, la futura esposa de Itzjak.

¿Quieres saber cuál es la recompensa por cumplir el mandamiento de Dios? Esto es lo que Dios le dijo a Abraham: “…por cierto te bendeciré y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena a la orilla del mar. Tu descendencia heredará la puerta de sus enemigos. En tu descendencia se bendecirán todos los pueblos de la tierra, porque escuchaste Mi voz”.

***

 

Devar Torá

 

Basado en “Growth Through Torah” por el Rav Zelig Pliskin

Abraham invita a los tres visitantes a comer diciéndoles: “Les daré un poco de pan para que coman y puedan seguir”. Sin embargo Abraham no les dio sólo pan sino que le sirvió todo un festín. ¿Por qué Abraham los invitó de forma tan humilde? ¿No los hubiera atraído más si les decía que les daría alimentos más elaborados?

En el Talmud (Bava Metzía 87a) los Sabios aprenden de este versículo el principio de que los justos hablan poco y hacen mucho. Sin embargo, los malvados dicen mucho y hacen poco (como veremos la próxima semana con las falsas palabras de Efrón cuando Abraham quiso enterrar a su esposa, Sará).

Rav Ierujam Levovitz, de la ieshivá Mir, comenta que es negativo hablar sobre lo que planeas hacer. Es algo superfluo y a menudo contraproducente. Hablar es más fácil que hacer. Es algo que crea expectativas y luego, incluso cuando se tienen las mejores intenciones, pueden ocurrir cosas que nos impidan hacerlo. Nos da placer hablar sobre las cosas buenas que queremos hacer, pero es una manera barata de recibir honor y aprobación. Hablar cambia el foco de atención de hacer bien por el bien mismo a recibir aprobación. Hay quienes hacen promesas grandiosas que luego olvidan, y provocan mucho dolor y sufrimiento.

***

 

15 de noviembre

(O consultar: www.aishlatino.com/sh/hedv/109619944.html)

Jerusalem 4:04
Barcelona 5:14 – Bogotá 5:20 - Buenos Aires 7:19
Caracas 5:43 - Guatemala 5:12 – Lima 5:54 PM
Los Ángeles 4:31 – Madrid - 5:39 - Ciudad de México 5:39
Miami 5:13 - Montevideo 7:09 - Nueva York 4:20
Panamá 5:36 - San José (Costa Rica) 4:52 – Santiago 7:04

***

 

Una esposa feliz brinda una vida feliz

(y un marido feliz hace feliz a la esposa)