Las peculiaridades de la gramática de los versículos de la Torá nos transmiten muchas lecciones. Hashem le dijo al pueblo judío: "Mira (reé), Yo pongo hoy delante de ustedes (lifneijem) la bendición y la maldición". La palabrea reé es la forma singular del verbo, pero la preposición lifneijem es plural. ¿Por qué la discrepancia?

Todavía más: ¿por qué era necesario introducir el regalo con la palabra "mira"? Si le das a alguien un regalo, ¿es necesario decirle: "Mira, te doy un regalo"? ¿Acaso es necesario señalar lo obvio?

La respuesta es que las bendiciones no siempre son obvias. Si no nos esforzamos para "verlas", para percibirlas, podemos no tomar consciencia de que hemos sido bendecidos. Si lo pensamos, la vida está repleta de bendiciones. De hecho, la vida misma es la mayor bendición. Pero tomamos todas estas cosas por obvias y no comprendemos cuántas bendiciones hemos recibido. Por eso, Hashem nos recuerda "mirar" las bendiciones que Él nos ha dado.

El Rebe de Kotzk señala que nuestras bendiciones pueden ser brindadas colectivamente a muchas personas, pero cada individuo las percibirá a su manera, dependiendo de su personalidad y de su perspectiva del mundo. Las bendiciones pueden ser universales, pero la percepción de ellas siempre es individual. Por eso, cuando Hashem nos dice "mira", usa el verbo en singular, pero la entrega de la bendición está expresada en plural.

El Talmud (Taanit 30b) dice: "Quien lamenta la destrucción de Ierushalaim eventualmente tendrá el mérito de ver su alegría". Rav Abraham Itzjak HaCohen Kook formula una pregunta muy simple. Si hablamos de alguien que lamenta la "destrucción de Jeruslaem", entonces su recompensa debería ser verla reconstruida. ¿Por qué los Sabios hablan de ver su "alegría"?

Rav Kook explica que incluso cuando Ierushalaim sea reconstruida, no todos van a "ver" la profundidad de su alegría. Eso requiere una bendición especial. Los Sabios nos están diciendo que si alguien realmente siente el duelo por la destrucción de Ierushalaim, no sólo verá su reconstrucción física, sino que también será considerado meritorio de ver "alegría".