"Esta es la ley... para saber diferenciar entre lo impuro y lo puro". (Levítico 11:46-47)

Pregunta:

¿Por qué además de saber las leyes de cashrut (ver Levítico 11) necesito "saber diferenciar" entre lo puro y lo impuro?

Respuesta:

Rashi comenta que “saber diferenciar” implica mucho más que dirigirse al texto de la Torá y estudiar lo que está escrito en ella. Él dice que no basta solamente con repetir las leyes de memoria, sino que uno también debe saber diferenciar y debe transformarse en un experto en ellas.

¿Por qué?

Se comenta que después de una visita a los Estados Unidos, le preguntaron a Rav Meir Shapiro —en ese entonces rabino de Lublin, Polonia qué opinaba acerca de la situación de los judíos en Norteamérica. Él respondió: “Ellos saben hacer Kidush, pero no saben hacer Havdalá (diferenciar)”.

Con este sarcástico comentario el Rav Meir Shapiro quería transmitir un profundo mensaje. El observó que si bien ellos eran muy estrictos en su observancia y cumplían al pie de la letra con lo que estaba escrito, ellos estaban fallando en diferenciar entre lo sagrado y lo profano.

Uno puede cumplir con la Torá al pie de la letra y de todas maneras vivir una vida profana. Uno puede, por así decir, adaptar la Torá a su propio “estilo de vida”, pero esto es una receta infalible para el fracaso. A esto se referían nuestros Sabios cuando dijeron que uno puede ser un “villano con el permiso de la Torá” (ver Rambán, comentario a Levítico 19:2).

No podemos aspirar solamente a respetar la Halajá (Ley Judía) y listo, debemos ir más allá, debemos vivir una vida sagrada, debemos ser capaces de diferenciar entre las “modas pasajeras” y una vida con Torá.

Fuentes: Rashi, comentario a Levítico 11:47.