"Rabino Eliahu Kramer de Vilna", gritó el alguacil, "¡Usted ha sido acusado de ayudar a John el Cristiano a abandonar la fe de sus padres para unirse a las supersticiones judías inferiores!".

El alguacil esperó la respuesta del rabino, pero sólo recibió silencio. El rabino, amarró sus Tefilin (filacterias) y se cubrió con su Talit, estaba totalmente inmerso en el libro que tenía abierto enfrente de él y no hizo ningún esfuerzo por responder.

En cada momento del caso, el tribunal pidió una respuesta, pero el rabino ignoró completamente sus procedimientos. "Otro año en Siberia por desprecio al tribunal" proclamaron ellos, sin embargo, el rabino siguió estudiando atentamente su libro.

Aumentó la tensión, mientras la sentencia estaba pronta a ser leída. Los discípulos le informaron al rabino, “¡Maestro, debe hacer algo ahora mismo o nunca más lo volveremos a ver!”. El rabino procedió entonces a descubrir los Tefilin que estaban cubiertos por su Talit y repentinamente un gran estremecimiento reverberó en la sala de la corte. Los miembros del tribunal temblaron de miedo e inmediatamente aplazaron la corte y le dijeron al rabino que era libre y que podía irse.

Esta historia del Gaón de Vilna está basada en el verso de nuestra parashá que afirma: “Entonces, verán todas las naciones de la tierra que el nombre del Eterno fue invocado sobre ti y te temerán” (Deuteronomio 28:10). El Talmud afirma que esto se refiere a los Tefilin de la cabeza. (Por supuesto que probablemente no funcionaría con nosotros, porque uno debe estar en contacto con las cualidades espirituales del Tefilin y ¡no actuar y sentir como muchos de nosotros, como si fuera una papa en la cabeza!).

En Ki Tavo, Moshé concluye la transmisión de las 613 Mitzvot y empieza la sección final de Deuteronomio, la despedida de Moshé de su pueblo. Él pone delante de ellos posibles bendiciones y maldiciones y describe en líneas generales lo que sucederá si ellos cumplen la Torá (y lo que sucederá si no la cumplen). Por segunda vez (la primera en Levítico, Parashá Bejukotai), la Torá describe el dolor y el sufrimiento que va a experimentar el pueblo judío si olvidan la Torá.

Najmánides destaca que la primera reprimenda se refiere específicamente a la destrucción del Primer Templo, mientras que nuestra parashá se refiere a la destrucción del Segundo Templo. Sin embargo, entre líneas, hay pistas de todo el sufrimiento judío incluyendo el Holocausto (y más).

La parashá empieza con dos leyes, "los primeras frutos" y el "segundo diezmo".

* * *

Los Primeros Frutos

Antes de la cosecha, una persona entraba a su campo y encontraba la primera fruta en su árbol. La primera reacción natural es tomarla y comerla, sin embargo, la Torá nos pide controlar nuestros deseos y atar un hilo rojo alrededor de ella como un recordatorio. Cuando las frutas están maduras, el granjero recolecta todas las primeras frutas en una canasta y viajar a Jerusalem para presentarlas al Cohén.

Este es el principio de gratitud, en contraste con el pueblo de Amalek al final de la parashá Ki Tetzé que era la epítome de la ingratitud, y que además, atacaron a los judíos.

La Mishná describe la procesión de los judíos cargando sus primeras frutas en los lomos de sus bueyes, todos decorados para la ocasión. Mientras la gente de todos los pueblos llegaba a Jerusalem, los locales salían a saludarlos: “¡Bienvenidos peregrinos de esta y aquella ciudad!”. Luego, ellos se reunían frente al Monte del Templo y cada terrateniente debía subir con su canasta de frutas sobre sus hombros (incluyendo al rey de Israel) - y presentarla ante los Cohanim.

* * *

La Proclamación

En el momento en el que la primera fruta era presentada al Cohén, era necesario que el propietario de la tierra hiciera una proclamación. Básicamente era una breve sinopsis de la historia judía resumiendo la esclavitud y el éxodo de Egipto. (La hagadá de Pesaj adapta estos versos como una reseña de la historia de redención, tal como es narrada en el Seder). Nosotros recordamos cada detalle del sufrimiento judío y por eso apreciamos más aún, que estamos en nuestra propia tierra y podemos traer los primeros frutos.

La proclamación comienza en singular, cambia a plural y luego vuelve a singular para indicar la identificación del individuo con la historia de la nación. Esto es la “memoria nacional colectiva” judía a través del milenio.

* * *

El Segundo Diezmo

Después de dar el primer diezmo de la cosecha a la Tribu de Leví (que no recibieron porción de tierra), un segundo diezmo se separaba de la cosecha. Éste era comido por el dueño y su familia en Jerusalem, en pureza y santidad. En caso de que la logística impidiera que la producción se transportara una larga distancia, uno podía redimir la santidad en monedas y transferir la santidad nuevamente a comida comprada en Jerusalem.

La meta era elevar el nivel espiritual de la nación incluso al hacer actos físicos – lo que constituye la idea principal detrás de todas las Mitzvot. Por lo tanto esta fue la última mitzvá que se enseñó formalmente al pueblo; se dan pistas de otras Mitzvot después. (Rabino S.R. Hirsch)

* * *

Bien Explicado

Al pueblo se le ordena que al entrar a la Tierra de Israel debían poner grandes piedras de yeso e inscribir en ellas el texto de la Torá Escrita. En el versículo está escrito que debía “explicarse bien” – Rashi dice que esto significa que debía estar escrita en 70 idiomas, para que todo el mundo puediera estar consciente de las profundas enseñanzas de la Torá. De acuerdo a la tradición, las naciones enviaban representantes y copiaban la Torá en su idioma y así todos estaban conscientes de la Ley Escrita.

* * *

Las Montañas Gemelas

Se le ordenó al pueblo judío reunirse en las montañas gemelas (ya mencionadas en la parashá Ree) cuando cruzaran el río Jordán. El Monte Grizim era frondoso y verde con árboles y follaje. El Monte Aival era desierto y desolado.

La lección que se está enseñando es el concepto de libre albedrío. Las dos montañas están situadas en la misma área. Ambas gozan de la misma cantidad de lluvia y de luz solar. La fertilidad del suelo es la misma y sin embargo una crece con follaje y la otra es desolada.

La analogía es que así como dos personas con los mismos dones y bajo las mismas circunstancias pueden crecer uno en una dirección determinada y el otro en la dirección contraria. Así mismo tenemos el libre albedrío de decidir nuestra dirección espiritual. (Rabino S.R. Hirsch)

* * *

Bendiciones y Maldiciones

A una mitad de la nación se le instruye ascender a una montaña y a la otra mitad a la otra montaña. La tribu de Leví se paró en la mitad y proclamó las bendiciones en frente del monte Grizim y las maldiciones en frente del monte Aival. (A pesar de que el texto sólo menciona las maldiciones, la tradición es que las bendiciones fueron dadas para aquellos que no cometieron estos actos).

Los comentaristas explican que el común denominador de las maldiciones es "actos que no son de conocimiento público". En este punto, los integrantes del pueblo judío se hicieron responsables el uno por el otro.

Aquí está la lista de las maldiciones:

- Alguien que mantiene un ídolo oculto. Incluso a pesar de que actúe y se vista como piadoso, ¡debajo de su cama hay un “dios vudú”!

- Alguien que subestima a sus padres (sin conocimiento público).

- Alguien que mueve la línea de demarcación de su vecino, aumentando desapercibidamente la extensión de su terreno.

- Alguien que guía erróneamente a un ciego (incluyendo el hecho de dar un mal consejo) sin conocimiento público.

- Alguien que juzga erróneamente al extranjero, a la viuda o al huérfano (que no tienen nadie que defienda sus derechos).

- Alguien que tiene relaciones prohibidas con miembros de la familia que están siempre disponibles (madrastra, hermana, y suegra) o con animales (que no pueden delatar a nadie).

- Alguien que causa daño a sus compañeros en secreto (esto se refiere a “lashón hará” – chisme y daño severo a la reputación) desconocido para todos.

- Un juez que acepta un soborno para derramar sangre inocente (sin conocimiento público).

- Cualquiera que no lleva a cabo las Mitzvot de la Torá para cumplirlas.

Pregunta: ¿Cuál es el significado de las palabras extras “para cumplirlas”?

Respuesta: Siempre existieron aquellos que creyeron que si sólo fuéramos un poco permisivos con la ley judía, seríamos exitosos en atraer a las masas en vez de repelerlas con nuestros estrictos códigos de vida (es decir, no realizar una mitzvá, para “cumplir” con el resto de la Torá). Esto probó ser una falsa premisa una y otra vez. (Si permites que la gente maneje sus autos en Shabat sólo para ir a la sinagoga, finalmente van a manejar en Shabat para ir a cualquier parte, ¡menos a la sinagoga!).

* * *

La Reprimenda

Las buenas noticias son que si cumples la Torá:

(1) “Bendito serás en la ciudad, bendito serás en el campo” (Deuteronomio 28:3)

Pregunta: Pareciera que el orden es inverso. ¿Si hay bendición en los campos con una buena cosecha, entonces, por supuesto que habrá bendición en la ciudad con suficiente comida?

Respuesta: Si hay o no bendición en los campos, eso depende de las Mitzvot que se cumplen en la ciudad. Cuando cumples las Mitzvot en la ciudad, recibirás bendiciones en los campos.

(2) “Bendito serás cuando entres, bendito serás cuando salgas” (Deuteronomio 28:6). Los rabinos interpretan esto como cuando entras al mundo y sales del mundo. Tal como un bebé entra al mundo sin pecado, así debe salir del mundo, sin pecado. (Rashi)

Las malas noticias con que si no cumplimos con la Torá:

(1) “Maldito serás en la ciudad y maldito serás en el campo” (Deuteronomio 28:16). Si eres maldito en la ciudad (no cumples las Mitzvot), serás maldito en el campo con una mala cosecha.

(2) “Maldito serás cuando entres y maldito serás cuando salgas” (Deuteronomio 28:19). Tal como un bebé entra al mundo llorando a gritos, así mismo tú dejarás este mundo con lágrimas en tus ojos. (Sifsei Jajamim)

(3) “Los cielos serán de cobre y la tierra de hierro” (Deuteronomio 28:23). A pesar de que en Levítico la Torá afirma lo contrario, los sabios explican que Moshé fue más indulgente que la maldición de Dios. El cobre (como en las tuberías de cobre) transpira, el hierro no transpira. Si los cielos son de cobre habrá algo de humedad y si la tierra es de hierro, por lo menos las cosechas que ya existan no se van a arruinar. En contraste, en Levítico la maldición es que los cielos no darán una sola gota de lluvia y la tierra estará húmeda y la cosecha que ya esté ahí se va a descomponer.

* * *

La Causa del Dolor


¡Porque no serviste a Dios con alegría y con buen corazón cuando tenías todo lo bueno!” (Deuteronomio 28:47)

No apreciamos nuestra bendición hasta que, Dios no lo permita, ¡la perdemos! Servir a Dios con alegría ¡es la fuente de todas las bendiciones en este mundo!

* * *

Roma

“Dios traerá sobre ti, un pueblo desde lejos, desde donde vuela el águila, un pueblo que no entenderás su lengua, un pueblo duro de rostro que no respetará a los ancianos y no se compadecerá de los niños” (Deuteronomio 28:49)

Najmánides ve una clara referencia a Roma, cuyo símbolo era el águila, venía de lejos, hablaba latino y no tenía compasión de otras personas. (La distancia desde Roma a Israel es igual a la extensión del vuelo de un águila).

* * *

Murallas

Hasta que las murallas y las fortificaciones de las que dependes caigan” (Deuteronomio 28:52)

Desde 1967 hasta 1973, Israel dependía de la “Línea de Bar Lev” para mantener lejos a los Egipcios. La Guerra de Iom Kipur hizo que eso cambiara. Le tomó a Anwar Sadat 24 horas atravesar la línea de Bar Lev. El mismo mito de seguridad que cayó con los ataques del 11 de septiembre.

* * *

Profecías cumplidas

Dentro de las predicciones de las calamidades, encontramos un número de profecías abiertas de las que un autor humano no podría tener consciencia. Aquí hay algunos ejemplos:

(1) “Tus cadáveres serán comida para los pájaros y las bestias y nadie los espantará” (Deuteronomio 28:26)

En el libro de historia de Flavio Josefo, “Las Guerras Judías” (4:6), Josefo describe la crueldad de los romanos que – luego de matar a los judíos (durante la segunda destrucción) – dejaron los cuerpos para que se descompusieran al calor del sol y les prohibieron enterrarlos.

(2) “Tú serás para desolación, para ejemplo y para burla, entre todos los pueblos a donde te guiará Dios” (Deuteronomio 28:37) Esto se refiere al antisemitismo.

“El antisemitismo es como ningún otro fenómeno en la historia del mundo. Ninguna otra nación ha odiado a otra nación con tanta intensidad. No hemos merecido todavía ninguna explicación lógica que permita explicar este fenómeno o su frecuente reaparición sin ninguna razón ni lógica”. (Dr. Ben Shalom, Universidad Hebrea)

(3) “El Eterno te retornará a Egipto en naves. Serás vendido a tus enemigos como esclavos y nadie te comprará” (Deuteronomio 28:68). Existe un camino terrestre entre Egipto e Israel, sin embargo la Torá predice que serán transportados en barcos.

“Innumerable fue la multitud de aquellos que fueron vendidos como esclavos. En el mercado anual de Hebrón, eran ofrecidos a la venta en tanto número que un esclavo judío no tenía más valor que un caballo. Los esclavos de los que no podían deshacerse ahí, eran traslados a Gaza y luego vendidos o enviados a Egipto, camino en el cual muchos murieron de hambre o por naufragio”. (E. Schwrer: “A History of the Jewish People”, Edinburgh, 1890, p. 314)