“¡Huau!” gritó David. “¡Qué increíble edificio! ¡Justo en la mitad del desierto! ¡Tantos colores! ¡Un trabajo tan complejo de costura, oro y plata! ¿Cómo consiguieron que artesanos expertos vinieran al desolado desierto a crear esta obra de arte?”.

“¡No fue así!”, exclamó Nathan. “¡Los artesanos que hicieron este Tabernáculo en el desierto son ex-esclavos cuya ocupación los últimos 50 años fue construir ladrillos para las pirámides!”.

Nathan continuó: “Luego, un día, se levantaron y sintieron que tenían la habilidad de trabajar la madera, el oro, la plata y el cobre. ¡El resultado es esta fabulosa creación! Parece que vino directo de Dios, tal como dice: “A todos los sabios de corazón he dado sabiduría” (Éxodo 36:2).

Pregunta: ¿Por qué implica el verso que Dios le da sabiduría a aquellos que ya tienen corazones sabios? ¿Por qué no dar sabiduría a los tontos?

Respuesta: El primer requisito para tener sabiduría es apreciarla y desear adquirirla. Sólo los sabios de corazón que van a estudiar Torá (incluso online) la van a recibir de Dios. Aquellos que no valoran la sabiduría nunca van a entenderla.

Nuestra parashá empieza con el mandamiento de Dios a Moshé de “toma una truma” (donación) de la gente para construir el tabernáculo, el Templo portátil que acompañó a los judíos en el desierto por 40 años.

Pregunta: ¿Por qué dice el verso: “toma” una donación? ¿Acaso no “da” uno una donación?

Respuesta: Cuando se trata con Dios es diferente. Tú no le puedes dar a Él porque todo es de Él de todas maneras. Cuando le das a Dios, tú estás tomando, en el sentido de que el mérito de esa mitzvá es tuyo y nunca te lo podrán quitar.

Conocí a una mujer que escribió en su testamento, que pusieran en su ataúd su andrajoso libro de rezos, su libro de Salmos y todos los recibos de donaciones de caridad que había juntado en su vida. Eso se llama “¡Llevarte contigo tu dinero!”.

* * *

Materiales de Construcción Para el Tabernáculo

La Torá nos dice que el Tabernáculo se construyó con:

1) Metales: (a) oro, (b) plata y (c) cobre.

2) Telas: (a) lino, (b) lana teñida de rojo – con la sangre de un gusano, (c) lana teñida de azul – con el tinte del Jilazon (un molusco del mar) y (d) lana teñida de morado.

3) Pieles: (a) pelo de cabra, (b) piel de carnero teñida de rojo, (c) pieles de “tajash” – de acuerdo al Midrash, es un unicornio gigante de colores del arcoíris que sólo se encontraba en ese momento en el desierto.

4) Madera de cedro – plantada en Egipto por el patriarca Yaakov a partir de árboles jóvenes israelíes, y transportada por el pueblo al desierto.

5) Accesorios: (a) aceite de oliva para la Menorá y para las unciones, (b) incienso y (c) piedras preciosas.

* * *

Descripción del Tabernáculo

1) El Patio Exterior: Tamaño: 50 por 100 codos (aproximadamente 100 por 200 pies) rodeados por una cortina de lino blanco, sostenida por postes de madera anclados en encajes de cobre, con ganchos de plata y decoraciones. En este patio se sacrificaban animales y se comían.

Junto a la entrada al Santuario Interior estaba el Altar, hecho de madera cubierto de cobre. Su tamaño era de 5x5 codos cuadrados y de 10 codos de alto – cada codo siendo equivalente a dos pies. Tenía una rampa de madera para ascender a él y postes para acarrearlo. La sangre de los sacrificios se salpicaba en su lado y porciones de la carne se quemaban sobre él.

Junto al Altar estaba el lavabo de cobre, formado de espejos donados por las mujeres. Los cohanim (sacerdotes) se lavaban sus manos y sus pies en este lavabo (ellos servían descalzos en el Templo) antes de empezar el servicio.

2) El Santuario Interior estaba dividido por una cortina en dos cámaras: el “Santo” y el “Santo Sanctorum”: las paredes estaban hechas de tablas de madera de cedro, cubiertas con oro, y estaban puestas sobre bases de plata. Anillos de oro y barras de madera cubiertas con oro mantenían las tablas en su lugar.

Las paredes estaban cubiertas por encima con tapices, como una tienda. El primer manto tenía 5 capas de material, tejido de hebras gruesas (compuestas de 6 hilos de lino blanco, 6 hilos de lana roja, lana azul y lana morada). Otras 5 capas se conectaban por el otro lado con las primeras 5 a través de ganchos de oro con lazos azules en la entrada del Santo Sanctorum. Sobre eso había 11 capas de pelo de cabra, cubiertas con pieles de carnero rojas y la piel del Tajash (un unicornio gigante que tenía los colores del arcoíris).

3) El “Santo” contenía tres utensilios: (a) la Menorá, (b) la Mesa y (c) el Altar de incienso. Cada uno tenía palos de madera cubiertos en oro para trasladarlos.

La Menorá estaba en el lado sur. Estaba construida de una gran pieza de oro sólido, martillado hasta obtener la forma de 6 ramas que salían de una base (7 luces en total). Tenía decoraciones con forma de flores, botones y copas – todas martilladas a partir del oro.

Los secretos espirituales de la Menorá eran tan profundos que incluso Moshé tuvo dificultad y Dios le mostró una Menorá de fuego para que se hiciera una idea. Cuando aún así no podía entender el diseño, Moshé lanzó el oro al fuego y salió la Menorá. (Midrash)

La Mesa estaba en el lado norte y estaba hecha de madera de cedro cubierta con oro. Su tamaño era de 2 por 1 codo y 1,5 codos de altura. El “Pan de Proposición” (horneado con la forma de ladrillos doblados hacia arriba) se ponía en ella cada Shabat y se quitaba una semana después – milagrosamente tan fresco como si recién hubiera salido del horno. Se quemaba incienso cuando se cambiaba el pan.

El Altar de incienso en el lado este estaba hecho de madera de cedro cubierta con oro. Era de 1 por 1 codo cuadrado y 2 codos de altura. El incienso se quemaba cada mañana y cada tarde. En el Templo, el olor del incienso permeaba toda la ciudad de Jerusalem y el Talmud afirma que podía olerse hasta Jericó.

4) El “Santo Sanctorum” contenía el Arca del Pacto. Entrar al Santo Sanctorum estaba prohibido para todos, excepto para Moshé y para el Sumo Sacerdote en Iom Kipur. El Arca Sagrada estaba hecha de madera de cedro cubierta con oro (en esencia una caja de madera entre dos cajas de oro). La cubierta (Kaporet) era de oro sólido, martillado hasta formar dos “querubines” (ángeles con cara de bebé) con sus ala extendidas. De acuerdo al Talmud, la extensión de las alas de los querubines en el Templo de Jerusalem era mayor que el espacio disponible – y estás se adaptaban de forma milagrosa.

* * *

Contenido del Arca Sagrada

1) Las Tablas de los Diez Mandamientos.

2) Las tablas originales que Moshé rompió.

3) Un jarro lleno de Maná (ver Éxodo 16:13).

4) La vara de Aarón que floreció con almendras (ver Números 17:23).

5) Una Torá escrita por Moshé antes de su muerte (ver el final de Deuteronomio).

El Arca era llevada a través de dos palos de madera, cubiertos de oro que no se podían sacar nunca del Arca.

Pregunta: Muchos de los utensilios del Tabernáculo tenían palos de madera. ¿Por qué sólo los del Arca no se podían sacar? (La respuesta al final del artículo…)

* * *

Simbolismos del Tabernáculo (Basado en el Rabino Hirsch)

1) El oro es el metal más puro, seguido de la plata y el cobre. Esto simboliza la pureza del corazón y la intención en cualquier proyecto.

2) El lino representa el mundo de las plantas. La lana representa el mundo animal. La oveja es un mamífero altamente desarrollado, teñido con la sangre de un gusano, una forma de vida inferior. Esto representa al mundo animal desde lo más alto a lo más bajo.

El rojo es el color de la sangre, la forma más baja de vida, el animal. El azul es el color del cielo, lo celestial. El morado es la combinación de ambos, el ser humano.

3) Los pilares que sostenían las cortinas del patio exterior tenían bases de cobre con ganchos de plata. En el patio, el altar y el lavabo eran de cobre. Las paredes del santuario interior tenían bases de oro y plata y adentro del santuario todo era de oro. La lección: Mientras nos acercamos a Dios, hay una progresión que va desde el cobre, a la plata y al oro. La purificación de las propias intenciones es un prerrequisito para acercarnos a Dios.

4) Las plantas “vegetan” todo el día – es decir, comen y se reproducen. Los animales tienen cerebros y se mueven, pero piensan mayormente en comida y reproducción. Sus cabezas están al mismo nivel de sus cuerpos (¡por favor no pregunten por las jirafas!) porque sus mentes sirven a sus cuerpos.

Los seres humanos se paran erectos – con la mente por sobre el cuerpo.

El ser humano combina todos los elementos:

    a. El aspecto vegetal: totalmente sensorial.

    b. El aspecto animal: Un poco superior.

    c. El aspecto humano: Emoción y razón.

    d. El aspecto divino: Espiritualidad.

Simbólicamente tomamos lino blanco (representando la pureza del aspecto vegetal), lana roja (el aspecto animal), lana morada (el aspecto humano) y lana azul (el aspecto divino) – y las dedicamos todas al servicio de Dios.

5) En el patio exterior, nos preparamos para acercarnos a Dios. Simbólicamente matamos al aspecto animal dentro de nosotros. Salpicamos la sangre (nuestra vida) en el altar, dedicando nuestras vidas al servicio divino. La rampa está en dirección ascendente, simbolizando que nos elevamos hacia Dios.

6) Dentro del Santuario Interior:

    a. La Mesa simboliza el desarrollo físico de la nación. La madera simboliza el crecimiento constante. El oro la pureza. Los placeres físicos deben tener la intención apropiada. El pan representa las necesidades de la vida. El incienso simboliza los lujos de la vida, todos dedicados a Dios.

    b. La Menorá simboliza el desarrollo espiritual de la nación. Es totalmente de oro, una intención completamente pura. La Menorá tiene la forma de un árbol con ramas y flores – representando nuestro crecimiento espiritual.

    c. El Altar del incienso simboliza la dedicación total a Dios. El incienso se quema totalmente, sin dejar ningún residuo, simbolizando que estamos totalmente al servicio de Dios.

7) El Santo Sanctorum: El Arca está hecha de madera simbolizando el crecimiento constante. Tiene oro en el interior y en el exterior – enseñándonos que nuestro yo interno debe ser consistente con nuestras características externas.

Los dos querubines se ubican sobre las dos Tablas, una trata sobre las leyes entre el hombre y Dios, y otra sobre las leyes entre el hombre y su prójimo – enfatizando la igualdad de las dos.

Dentro del Arca están las Tablas de piedra. La piedra representa la permanencia. Desde la Torá de piedra del Arca, el desarrollo espiritual y físico de la nación debe fluir. Esto forma un triángulo – entre el Arca la Mesa y la Menorá. Cuando nuestro desarrollo físico y espiritual viene de la Torá, el resultado es el incienso, lo que quiere decir, dedicación total a Dios.

Sin embargo, ¡¿qué pasa si el pueblo judío se niega a recibir su crecimiento espiritual y físico de la Torá que está en el Arca y obtienen su “impulso” de otro lugar?! Esto no cambia ni un poquito a la Torá. Por así decirlo, la Torá cierra su cortina, desengancha los lazos y espera con sus barras, lista para que la próxima generación la levante y la lleve.

Respuesta a la Pregunta (Finalmente): Ahora entendemos por qué las barras no deben sacarse del arca. La Torá es portátil. Hay una foto famosa de un capitán israelí capturado por los egipcios en la guerra de Iom Kipur, llevándose una Torá a su cautiverio. Esto puede simbolizar al pueblo judío que se fue al exilio cargando la Torá – y que retornará a su tierra cargando el Arca de Dios.