Una historia verídica:

Su cola de caballo, que llegaba hasta el hombro, atrajo las miradas de muchos. Howie dio un vistazo alrededor de la Ieshivá. Él era miembro del culto “Budista Zen” en San Francisco, había venido a Israel de vacaciones y estaba viviendo una “experiencia de Kibutz” en el norte.

Howie se acercó a uno de los estudiantes americanos de la Ieshivá y extendió su mano. “¡Hola!, mi nombre es Howie Holtzman. El rabino Jacobson me sugirió que visitara esta Ieshivá”.

Motti, un estudiante de la Ieshivá venido de Brooklyn, no podía creer lo que escuchaba. “¿acaso eres pariente de Nosson Holtzman cuyo nombre aparece en la mayoría de los libros de la biblioteca de la Ieshivá?”, preguntó.

“Claro”, contestó Howie, “¡él era mi bisabuelo!”.

Howie había seguido las instrucciones de su abuelo y había buscado al rabino Jacobson en uno de sus viajes fuera del Kibutz. El rabino Jacobson, de una ciudad pequeña en el centro de Israel, estaba maravillado por conocer a uno de los descendientes del mayor benefactor de la ciudad en los años que siguieron a la creación del Estado de Israel. Nosson Holtzman, nacido en Lituania, había inmigrado con sus padres a Nueva York al cambiar al siglo. Él había sido criado de manera judía y estaba orgullo de su judaísmo, sin embargo, fue incapaz de mantener a sus hijos fuertes en la observancia religiosa.

Se había mudado a Israel siendo ya mayor para participar de la emoción del renacimiento de la nación judía. Se asentó en una pequeña ciudad casi por accidente y cuando se estableció allí una Ieshivá, él brindó todo su apoyo. A pesar de no ser rico, él había ahorrado dinero en los años anteriores y eventualmente donó el edificio y la mitad de los libros que la Ieshivá poseía.

El rabino Jacobson había pensado que sería una buena idea que Howie viera en lo que su bisabuelo, que había muerto hace mucho tiempo, había invertido. Él no tenía idea del efecto que esto podría tener en Howie.

Motti invitó a Howie a almorzar. Los estudiantes americanos hicieron que Howie se sintiera importante contándole: “A pesar de que nunca conocimos a tu bisabuelo, hemos escuchado muchas historias acerca de él y encontramos su nombre cada vez que abrimos un libro. ¡Debes estar muy orgulloso de sus logros!”.

Después del almuerzo le presentaron al decano de la Ieshivá que había conocido a su bisabuelo. La siguiente semana, Howie volvió a visitarlos, lo que eventualmente condujo a su propio retorno a la observancia judía.

Notando que la cola de caballo había desaparecido, los hombres en la mesa de Motti estaban preocupados. “Él está avanzando muy rápido”, dijo Avi, “La mejor forma de entrar a la Torá es lentamente”.

Motti contestó: “Sí, es verdad, entrar en el mundo de la Torá debe ser un proceso lento. Pero en cuanto a deshacerte del Budismo Zen - ¡mientras más rápido mejor!”.

Más tarde un rabino de la Ieshivá recordó como el gran sabio, Jazon Ish, le había dado al Sr. Holtzman una bendición ¡para que sus descendientes nunca perdieran la Torá!

Nuestra parashá también discute los beneficios del gran linaje – tanto en la forma positiva como en la negativa. El linaje puede ser comparado a una fila de ceros. Si agregas un “uno” al principio, es decir, si eres importante como individuo, el hecho de que tienes también un gran linaje puede aumentar tu poder. Pero si alguien es un cero en sí mismo, entonces todos los otros ceros que continúan ¡no ayudan en nada!

* * *

El Celo de Pinjas: La Historia Secreta

Los Israelitas alcanzaron las exuberantes llanuras de Moab: un hermoso oasis comparado con el húmedo desierto en el que habían estado vagando por 40 años. Descansaron un poco y se sentían bien. Los Moabitas (descendientes de Lot, el sobrino de Abraham) y los malvados Midianitas sacaron ventaja de esta situación y se dieron cuenta que su guardia estaría baja. Entonces, implementaron el plan del malvado profeta Bilaam (Números 31:16) de inducir a los judíos al pecado. Bilaam dijo: “Su Dios es un Dios moral. Si puedes lograr que los judíos sean inmorales, entonces Dios se va a deshacer de ellos”.

Nuestra parashá relata el método que implementaron los Moabitas para hacer caer a los judíos:

(1) Los Moabitas enviaron a sus mujeres más bellas, lideradas por una princesa Midianita, a seducir a los hombres judíos al pecado. Pusieron tiendas en la orilla del campamento para vender preciosas prendas de lino a las cuales los judíos se habían acostumbrado en Egipto. Afuera de las tiendas, señoras mayores las vendían a precios caros, mientras que al interior de las tiendas estaban las mujeres más bellas, “vestidas para matar”, vendiendo las mismas prendas muy baratas.

Nota al margen: Existen dos formas de violar la prohibición de la Torá de idolatría: A) Al hacer uno de los actos que normalmente se hacían en el Sagrado Templo en frente del ídolo – por ejemplo, sacrificios animales, libaciones, incienso o inclinándose. B) Haciendo cualquier acto en el que normalmente el ídolo es adorado – a pesar que sea un acto loco o desagradable. Por ejemplo Markulus era adorado al tirarle piedras. Baal Peor era adorado al defecar en frente de él. Esta ideología glorifica las ideas de “volver a la naturaleza”, de “no tener vergüenza” y de fatalismo. (¡Mañana moriremos de todas maneras!).

(2) Las hermosas mujeres primero ofrecían a los hombres judíos un vaso gratis de vino (antes del decreto rabínico contra el vino no casher), y luego, cuando los hombres estaban un poco bebidos, las mujeres les ofrecían sus cuerpos con la condición de que defecaran frente al ídolo de Baal Peor. ¡Y los hombres judíos lo hicieron!

Nota al margen: Los hombres judíos no se dieron cuenta que esto constituía un acto de idolatría. Pensaron que sólo le darían en el gusto a estas mujeres al jugar con su ridículo ídolo y que al final ellos les mostrarían la belleza de la Torá, las convertirían y se casarían con ellas. (Rabino Avigdor Miller)

(3) Cuando algunos de los hombres cedieron ante la tentación, la idolatría se empezó a esparcir entre los judíos. Entonces, el "atributo de justicia" de Dios entró en juego contra toda la nación.

Nota al margen: En el sistema legal de la Torá no existen las brigadas de policía para atrapar a los que infringen la ley. Si dos hombres adultos son testigos de un crimen, tiene la obligación de advertir al infractor y exigir que sea llevado a la justicia. Cuando estos “ciudadanos policía” no cumplen con su obligación, Dios se enoja con toda la nación.

(4) Las cortes empezaron a colgar (después de muertos) a algunos de los malhechores, la mayoría de la tribu de Shimón. Sin embargo, la plaga de muerte ya había comenzado.

(5) En este momento, la tribu de Shimón estaba perdiendo hombres, entonces ellos corrieron donde Zimri, su príncipe, pensando que él podría hacer un esfuerzo para detener la plaga. La princesa Midianita fue llevada donde Zimri (de acuerdo al Midrash, después de tratar de seducir sin éxito a Moshé) y Zimri la llevó delante de Moshé. Zimri preguntó: “¿Ella está permitida? Y si la respuesta es no, entonces, ¡¿por qué estaba Tzipora (que también era Midianita) permitida para ser tu esposa?!”.

(6) Zimri tomó descaradamente a la princesa y la llevó a su tienda en frente de toda la nación. Fue una profanación pública del nombre de Dios.

Nota al margen: A pesar de que tener relaciones públicamente con una no judía no se considera una ofensa capital, en un sentido moral, es considerado una traición en contra del pueblo judío. Había una tradición de Sinai que alguien que presenciara este acto y fuese celoso del honor de Dios y del pueblo judío, tendría permitido matarlo en ese preciso momento.

(7) Pinjas era nieto de Aarón. Pero él no era Cohen porque Aarón, sus hijos y su futura progenie fueron santificados en un punto particular de la historia bíblica. En ese momento, Pinjas había sido excluido porque era nieto (no “hijo”) y había nacido antes de que tomara efecto la asignación de los Cohanim (y él no “nació de un Cohen”).

Pinjas estaba muy perturbado al ver la catástrofe pública de Zimri, y le preguntó a Moshé: “¿Acaso no nos enseñaste esta ley?” A lo que Moshé respondió, “Aquel que lee la carta debe ser el que cumple sus órdenes”.

(8) Pinjas separó la hoja de su lanza del mango y la escondió debajo de su manto. Tomando el mango como un bastón para caminar, ¡golpeó a la puerta de la tienda exigiendo su turno también! Al entrar, rápidamente rearmó su lanza y atravesó con ella a Zimri y a la princesa Midianita (justo en el punto de conexión de ellos). Luego procedió a levantarnos en el aire con su lanza y los mostró a la gente que estaba afuera de la tienda.

(9) Este celoso acto de Pinjas, detuvo la plaga que ya había cobrado la vida de 24,000 judíos.

* * *

Pacto de Paz

(10) El pueblo estaba enojado porque Pinjas había matado a un Príncipe de Israel (que obviamente podía justificar sus actos). Ellos ridiculizaron el linaje de Pinjas, que descendía de Yosef e Itró, así como de Aarón. Dijeron que este acto debía ser resultado de su linaje de Itró, que adoraba todo tipo de idolatrías.

Este fanatismo (que llevó a Pinjas a atravesar a Zimri y a la princesa Midianita), sólo estaba permitido cuando se realizaba sin segundas intenciones. Pero algunas personas afirmaron que Pinjas estaba influenciado, dado que el linaje de su madre era de Midian.

Dios proclamó que por el contrario, este acto era el resultado del linaje de Pinjas proveniente de Aarón (que amaba y buscaba la paz), y que no había sido con segundas intenciones. Algunas veces uno debe pelear y matar por la paz. (No como Neville Chamberlain que apaciguó a Hitler y proclamó “Paz en nuestros tiempos” – justo antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial).

Dios le dio a Pinjas el “Pacto de Paz” e instaló a él y a sus descendientes en el sacerdocio para siempre. En este punto Pinjas se convirtió en Cohen y eventualmente en Sumo Sacerdote.

(11) De acuerdo a la tradición, Pinjas vivió muchos años y es identificado con el Profeta Elías que profetizó en el tiempo de los reyes judíos y subió al cielo en una carroza. Elías anunciará la llegada del Mashiaj, ¡que traerá la paz al mundo para siempre!

* * *

El Segundo Censo

Después de la plaga, se realizó un segundo censo. (El primer censo había sido al comienzo de los 40 años, y éste al final). Cuando un pastor vuelve a su ganado, los vuelve a contar, entonces, antes de la muerte de Moshé era apropiado hacer un segundo censo.

Cada familia es mencionada con una letra “hei” en el comienzo y una “yud” al final. Estas son las letras del nombre de Dios, atestiguando que ellos eran hijos de sus padres y no de los egipcios que los calumniaron (reclamando que ellos eran los padres). La letra “hei” (simbolizando la mujer) viene antes de la “yud” (simbolizando al hombre), para demostrar que sólo en el mérito de las mujeres justas salieron los judíos de Egipto.

* * *

Heredad de la Tierra

Un método inusual fue utilizado para determinar la heredad de la Tierra de Israel. Primero la Torá dice que hay que dividir la tierra de acuerdo al tamaño de cada tribu (Números 26:54) y luego dice:”Por boca de la lotería se dividirá la heredad de la tierra” (Números 26:56).

Pregunta: Al hacer lotería, la tribu más pequeña puede terminar recibiendo la porción más grande o viceversa. ¿Cómo coincide esto con el requerimiento de dividir la tierra de acuerdo al tamaño de cada tribu?

Respuesta: El procedimiento fue tal como sigue: Para prevenir cualquier queja (“¡Yo quiero mi porción aquí!”), la tierra fue dividida en 12 secciones de valor aproximadamente igual, sólo que algunas eran más grandes y otras más pequeñas en tamaño. Las 12 porciones fueron inscritas en 12 lotes y los nombres de las 12 tribus en otros 12. El Sumo Sacerdote miraba entonces su pectoral y anunciaba que “esta tribu recibe esta porción”. Luego, el príncipe de cada tribu procedía a sacar exactamente el lote que correspondía a su tribu y a la porción antes mencionada. Al final de la lotería, los lotes mismos exclamaban “¡Yo soy para esta tribu!” (Este era el cumplimiento literal del verso, “por la boca de la lotería”). Así los límites fueron establecidos sin controversia.

* * *

Las Hijas de Tzlafjad

Nuestra parashá contiene otra ley omitida por Moshé, para que otro judío pueda tener el mérito de enseñarla al pueblo judío. Tzlafjad (de acuerdo a algunos fue el profanador de Shabat que recibió la pena de muerte en la parashá Shlaj) tenía 5 hijas y ningún hijo. Las hijas le preguntaron a Moshé, “Si las mujeres son consideradas descendientes al igual que los hombres, ¿por qué no podemos recibir la porción de nuestro padre en la Tierra de Israel?”.

Esto no era una demostración de "liberación femenina". Las hijas sabían que cuando hay hijos, ellos reciben primero los derechos de herencia (y mantienen a las hijas con esos bienes hasta que ellas se casan, a menos de que no haya suficiente para todos, en cuyo caso las hijas reciben y ¡los hombres mendigan!) Ellas sólo preguntaron por el caso en el que no hay hijos, para que la herencia de su padre no se perdiera y ellas pudieran también recibir una porción en la tierra.

Dios estuvo de acuerdo con el pedido de las hijas, y desde ese momento en adelante, se estableció la ley que cuando un hombre muere sin tener hijos, entonces las mujeres heredan de su padre. (La idea de que las mujeres posean propiedad era revolucionaria y no había sido escuchada hasta ese momento, incluso, en el mundo Occidental no había sido escuchada hasta hace muy poco).

Los Sabios contrastan a los hombres que querían regresar a Egipto con estas mujeres que deseaban fuertemente una porción en la Tierra de Israel.

* * *

LINAJE COTIZADO

¿Cómo se relaciona nuestra historia sobre Howie Holtzman con esta parashá?

La Torá dice: “Y las hijas de Tzlafjad se acercaron (a Moshé)” (Números 27:1).

Luego el verso nos cuenta sobre el linaje de las hijas de Tzlafjad hasta Yosef y termina “estos son los nombres de sus hijas”. ¿Acaso esta afirmación no está de más?

El linaje es muy importante en el judaísmo, no obstante, existen aquellos que están tan orgullosos de los logros de sus ancestros que creen que eso les brinda un estatus especial en este mundo y un boleto gratis para el cielo. Cuando dejan este mundo, ellos esperan que les pregunten acerca de sus grandes ancestros, pero se sorprenden enormemente cuando les preguntan a sus ancestros si reconocen a sus hijos. Cuando los hijos no han seguido los caminos de sus abuelos, ¡eso no es linaje! No es suficiente con tener grandes antepasados, debes además seguir sus caminos.

No sólo era Yosef (que amaba la Tierra de Israel y deseaba ser enterrado en ella) el abuelo de estas mujeres, sino que la Torá nos dice “estos son los nombres de sus hijas” ¡porque ellas siguieron su camino! (Escuchado del Rebbe de Klausenberger).

Ese es el verdadero significado de linaje, agregar un “uno” a todos los ceros. ¡Debes estar orgulloso de tus ancestros y hacer que ellos se enorgullezcan de ti!