“¿Pero cómo puedo ir a estudiar Torá?”, gritó Akiva. “¡Tengo 40 años de edad y ni siquiera he aprendido el Alef Bet! ¿Me estás sugiriendo que me siente en el jardín infantil con todos los niños chiquitos, en esas pequeñas sillas y que aprenda el Alef Bet? ¿Acaso no tienes consideración por mi dignidad?”.

Akiva era el pastor jefe del Sr. Ben Kalba Savua – literalmente “Perro Saciado”, llamado así porque todos lo que venían a él hambrientos como perros, se iban saciados.

Rajel, la hermosa hija de su jefe, contestó, “Akiva, yo veo un gran potencial en ti. Estoy 100% segura que si enfocas tu mente en el estudio de la Torá, te vas a convertir en un gran estudioso y líder. Vas a lograr grandes cosas para el pueblo judío. Sino simplemente desperdiciarás todo tu potencial y ¡morirás tal como muere un viejo pastor! Si accedes a estudiar Torá, ¡yo felizmente me convertiré en tu esposa y estaré dispuesta a esperarte por muchos años! ¡Por favor, escúchame Akiva!”.

Akiva era muy orgulloso como para ceder. Ese día, mientras llevaba su rebaño a tomar agua a un arroyo, se dio cuenta de algo extraño. Había una gran roca en el arroyo que tenía un agujero que había sido perforado por el agua. Se dijo a sí mismo: “Si el agua es tan suave y a pesar de eso, su goteo continuo puede hacer un hoyo en una piedra dura, entonces, la Torá, que es como fuego (¡Aish HaTorá!) ¡ciertamente puede dejar una impresión en mi suave corazón!”.

Cuando se casaron, el padre de Rajel estaba muy enojado de que ella se casara con un ignorante y prometió desheredarla de todas sus posesiones. Luego, por la insistencia de Rajel, Akiva dejó a su esposa sumida en la pobreza y se fue a estudiar Torá. Después de 12 años él tenía 12.000 alumnos bajo su tutela. Rajel lo impulsó a irse otros 12 años.

Cuando Akiva regresó finalmente a su casa en forma triunfal con sus 24.000 alumnos, toda la ciudad vino a recibirlo. Rajel se abrió espacio entre la multitud para llegar a la primera fila. Pero los estudiantes, sin conocer su identidad, trataron de alejarla. Rabí Akiva se dirigió a sus estudiantes y les dijo: “¡Toda mi Torá y toda la Torá de ustedes, es en el mérito de ella!”.

Cuando el rico Sr. Savua escuchó que un gran estudioso estaba en la ciudad, fue a pedirle que anulara su voto que prohibía a su hija recibir nada de él. “Por 24 años mi hija ha estado viviendo en una pobreza espantosa. Su esposo la dejó y no ha regresado, me gustaría eliminar mi promesa”.

El “rabino” preguntó, “Si hubieras sabido que tu yerno se convertiría en un estudioso, ¿habrías hecho la promesa?”.

“¡No! ¡No!” exclamó el hombre rico. “Incluso si hubiera sabido el Alef Bet no habría hecho ese voto”.

Concluyó el “rabino”, “Tu voto está eliminado. ¡Yo soy tu yerno!” (Talmud)

El comentario de Tosafot pregunta: ¿Cómo eliminó Rabí Akiva la promesa utilizando información que no era existente al momento del voto? Tosafot responde que dado que Savua sabía que Akiva iba a ir a estudiar a una Ieshivá, ¡él debió haber sabido que lo que ocurre normalmente con aquellos que van a estudiar es que se convierten en grandes estudiosos!

La porción de esta semana empieza con las leyes de las promesas y de cómo se eliminan. La narrativa de los años del desierto continúa con la batalla contra Midián y con el pedido de las tribus de Gad y Reuven de heredar la tierra en la rivera este del Jordán.

* * *

Promesas y Juramentos

La palabra de una persona es sagrada y no se puede profanar. Hay dos formas para esta prohibición. Uno puede hacer una promesa, que se enfoca en la persona. Hacer una promesa es tomar a Dios como testigo de que lo que yo digo es cierto. O uno puede hacer un voto, que se centra en un objeto. Esto crea la realidad espiritual de una prohibición severa. De hecho, la primera plegaria que el pueblo judío recita en Iom Kipur es “Kol Nidrei” que es la anulación de nuestros votos para que no los rompamos.

* * *

Anulación de Votos

El proceso normal de anulación es revelar nuestros votos ante una corte de 3 hombres, o ante un gran estudioso. La corte luego procede a encontrar una “puerta para el arrepentimiento”, es decir, “Si hubieses sabido esto, no habrías hecho la promesa, ¿cierto?”. Bajo ciertas condiciones específicas, un padre o un esposo también pueden deshacer votos. Sin embargo, el poder de ellos está limitado al mismo día en el que escucharon acerca del voto, sin importar la fecha en la que el voto fue realizado.

¿Qué pasa si una mujer hizo un voto y luego su padre o su esposo lo anuló sin su conocimiento? Luego ella violó el voto. La Torá dice que Dios va a perdonarla porque el voto había sido eliminado. Los Sabios señalan que a pesar de que de hecho no hubo ningún pecado – porque no había ninguna promesa – igual se requiere expiación por las malas intenciones. ¡Cuánto más aún necesita expiación una persona que realmente pecó!

* * *

Guerra con Midián

Dios ordenó a los Israelitas atacar Midián por haber causado que los judíos pecaran con las hijas de Midián.

Pregunta: ¿Por qué no atacar a Moab que fueron los que realmente empezaron todo?

Respuesta: Midián era considerado peor ya que ellos no tenían ninguna necesidad de sentirse amenazados territorialmente como Moab, ellos mandaron a sus princesas como una señal de odio. También Dios quería preservar a Moab porque en el futuro Ruth, la gran conversa, descendería de ellos - y de ella saldría el Rey David.

Un aspecto importante de la guerra judía es que cuando peleamos una batalla, la peleamos junto con Dios. En Midián, los soldados judíos se dieron cuenta de que habían peleado una tremenda batalla sin tener ninguna baja, por lo que donaron el botín de oro al Santuario como muestra de gratitud.

Durante la guerra del Líbano en 1983, la Fuerza Aérea Israelí tuvo la misión de bombardear la S.A.M (base de misiles aéreos) siria en el Líbano. El líder del escuadrón era religioso desde hacía poco tiempo e insistió que antes de ir a la batalla, ellos debían pedir que una gran Ieshivá rezara por ellos. Él personalmente fue donde grandes sabios de la Torá a pedir bendición y el resultado fue que este escuadrón destruyó todas las S.A.M y no perdió ningún avión.

* * *

Las Tribus de Gad y Reuven

Las tribus de Gad y Reuven hicieron un pedido a Moshé. Dado que poseían grandes rebaños de ovejas y ganado, ellos necesitaban abundantes pastizales. La tierra de Sijón y de Og, al este del Río Jordán, tenía buenos pastizales, por lo que estas dos tribus querían quedarse ahí, sin entrar propiamente a Israel.

Al principio Moshé pensó que tenían miedo de pelear y que iban a desmoralizar a las demás tribus – una repetición del pecado de los espías que 40 años antes había traído consecuencias espantosas. Las tribus respondieron que ellos no tenían miedo de pelear y que de hecho se ofrecerían como voluntarios para ser el grupo de avanzada delante de sus hermanos hasta que liberaran toda la tierra de los Canaanitas.

Las tribus aceptaron diciendo: “Construiremos cobertizos para nuestro ganado y ciudades para nuestros hijos e iremos en la primera línea delante del pueblo hasta que hereden la tierra”. Moshé cambió de cierta manera sus palabras: “Construyan ciudades para sus hijos y cobertizos para su ganado y crucen el Jordán delante de Dios y la tierra será conquistada delante de Dios” – entonces recibirán su porción en el lado este del Jordán. (Ver Números 32:16)

Pregunta: ¿Por qué cambió Moshé las palabras?

Respuesta: Ellos pusieron su ganado (dinero) antes de sus familias (¡tiempo de calidad!), entonces Moshé tuvo que corregirlos en dos puntos. Primero, ordena tus prioridades y preocúpate de tus hijos. Segundo, date cuenta que estás peleando delante de Dios y Él va a ganar la guerra por ti. Con esto Moshé los bendijo para que ellos regresaran y encontraran bien a sus familias. Este es el clásico caso de una condición doble – una condición que sirve como base para todas las condiciones de negocios de la ley judía.

* * *

La Motivación de Gad y Reuven

Estas dos tribus sentían que no estaban en el nivel espiritual que se requería para vivir en la Tierra de Israel. La prueba para esto, es que se preocupaban más por su ganado que por sus hijos. Esto era similar a los espías que también se sintieron así. (Rebbe de Klausenberger)

Moshé agregó la mitad de la tribu de Menashe, para mantenerlos conectados a la Tierra de Israel al estar en contacto con la otra mitad. Es peligroso estar separado de la mayoría del pueblo judío. La tribu de Menashe (de Yosef, que creció en Egipto) estaba habituada a preservar sus costumbres bajo condiciones adversas. (Netziv)

Sin embargo, la motivación real que tenían Gad y Reuven se revela en la Torá en Deuteronomio 33:21. Ellos querían estar cerca de la tumba de Moshé.

Eventualmente estas tribus se denigraron y fueron las primeras en ser exiliadas con las 10 tribus. Cuando venga la resurrección de los muertos, Moshé los va a introducir a la tierra junto a todos aquellos que murieron en el desierto. (Midrash)