¿Cuán significativa es la forma en las que nos presentamos? Por un lado, se nos instruye mirar más allá de la apariencia externa superficial y enfocarnos en la esencia de la persona: "No mires el recipiente sino su contenido".1 Pero, por otro lado, la Torá hace mucho énfasis respecto a las prendas que vestían los sacerdotes. La Torá estipula que sus sagradas vestimentas eran para "honor y gloria"2 y el Talmud afirma que vestir estas prendas era un requisito previo para el servicio en el Santuario.3

Esto presenta una contradicción con el enfoque usual de la Torá que nos alienta a mirar más allá de lo externo.

La ropa del cohen no le impartía santidad de forma automática, sino que servía para inspirar e instilar santidad en quien la vestía. Esto queda más claramente ilustrado al explorar los detalles de los adornos de la prenda superior y la inferior que usaba el Cohen Gadol.

El ruedo de la túnica que usaba el Cohen Gadol estaba decorado con delicadas campanitas que se podían escuchar "cuando él entraba al Santuario ante Dios y cuando salía…".4 Las campanas cumplían varios propósitos prácticos para todos los involucrados. A quienes estaban alrededor, las campanas les anunciaban el momento del servicio, para que actuaran apropiadamente y distinguieran al Cohen Gadol.5 Para Dios, las campanas servían como un respetuoso anuncio de entrada6 y suscitaba Su favor hacia la plegaria.7 Quizás la razón más vital del sonido constante de las campanitas era permitir que el mismo Cohen Gadol comprendiera y recordara su constante e inmensa responsabilidad.8

Este mensaje de consciencia personal debe resonar más allá de las campanitas y del Cohen Gadol. Las campanas le recuerdan al sacerdote que cada movimiento que hace tiene un impacto indeleble. También nosotros debemos aspirar a este estado constante de consciencia, no sólo para recordarles a los demás lo que nosotros representamos sino para recordarnos a nosotros mismos el impacto de nuestros actos.

El significado de la prenda que el sacerdote lleva sobre la cabeza complementa estas ideas. La Torá le ordena usar un cintillo de oro que se extiende alrededor de la frente, de oreja a oreja, llamado tzitz.9 Al vestirse, esta era la última prenda que el Cohen Gadol se ponía.10 De todas sus vestimentas, quizás esta es la que tiene el mensaje más abierto: "santificado a Dios". ¿Por qué esta tiara debía ser la última prenda que se ponía?

Hay muchas personas que agitan la bandera de la piedad pública antes de haber desarrollado cualidades privadas personales más básicas. El sacerdote sólo podía exhibir su "corona de santidad"11 explícita una vez que se había ocupado de los artículos menos visibles pero igualmente necesarios. Sólo podemos proclamar nuestra santidad pública a Dios una vez que nos hemos hecho cargo de nuestro comportamiento personal y privado respecto a nosotros mismos y a los demás. Antes de proclamar públicamente el sello de aprobación de Dios, se debe trabajar sobre uno mismo y refinar las propias prácticas.

Si todo el proceso de vestirse es una metáfora del desarrollo gradual del sacerdote en su servicio a Dios, esto comienza primero con las prendas internas, aquellas que quizás pueden reflejar sus pensamientos y sentimientos personales. Lentamente avanza hacia el exterior, se va colocando las prendas externas que representan su comportamiento hacia sus semejantes y una vez que se las ha colocado a todas, finalmente puede poner sobre su cabeza el sagrado tzitz, representando su dedicación absoluta al servicio público de Dios. Aquí queda claro que no se trata de que "la ropa hace al hombre",12 sino que las prendas están allí para provocar que pensemos.

En ese contexto, ahora podemos entender que en verdad no hay una contradicción entre los intrincados detalles de las prendas externas del sacerdote y la instrucción de enfocarnos en la esencia. Estos dos enfoques representan elementos paralelos de nuestras relaciones con nosotros mismos, con quienes nos rodean e incluso con Dios. Teniendo esto en mente, debemos escuchar el silencioso tintineo de las campanitas debajo para poder proyectar un mensaje de santidad arriba.

Resumen:

En marcado contraste con lo que normalmente hubiéramos esperado, la Torá describe con minuciosos detalles las prendas del Gran Sacerdote. ¿Acaso cada hilo, cada campanita y color realmente era tan importante? ¿Y esto no se opone por completo a la famosa enseñanza de no prestar atención al recipiente sino a lo que contiene? Entrelazados en los hilos de las prendas sacerdotales subyacen mensajes que aluden a las prioridades que debemos tener en nuestras relaciones.


NOTAS:

  1. Mishná, Pirkei Avot 4:20

  2. Éxodo 28:2

  3. Talmud Babilonia, Tratado Zevajim 7

  4. Éxodo 28:35

  5. Jizkuni sobre Éxodo 28:35

  6. Rabenu Bejaie sobre Éxodo 28:35

  7. Ibn Ezra sobre Éxodo 28:35

  8. Ktav VeHaKabala sobre Éxodo 28:35

  9. Talmud de Babilonia, Tratado Shabat 88b

  10. Maimónides, Mishné Torá, Hiljot Klei Hamikdash 10:3

  11. Levítico 8:9

  12. William Shakespeare, Hamlet 1:3