Dios habló a Moshé, diciendo: ‘Ésta será la ley del enfermo de tzaraat el día de su purificación: será llevado al cohén… El cohén dará órdenes; y para la persona a la que se purifica se tomarán dos pájaros puros, vivos, madera de cedro, hebra carmesí e hisopo… Y tomará al pájaro vivo con la madera de acacia, la hebra carmesí y el hisopo, y los mojará juntos en la sangre del pájaro que fue sacrificado sobre el agua de manantial...’” (Vayikrá 14:1-6).

Esta parashá de Metzorá se ocupa, como la anterior de Tazría, casi en su totalidad de las leyes de la tzaraat1. Cuando la persona que sufría de tzaraat se purificaba, debía llevar un pájaro como sacrificio. Rashí explica por qué se usaba un pájaro como vehículo de expiación: Ya que las llagas de tzaraat fueron por lashón hará, y como lashón hará son balbuceos de palabras, debe presentar un pájaro cuyo trinar es como balbuceo de palabras2.

La enfermedad de tzaraat afectó a la persona como consecuencia del lashón hará que dijo. En la parashát Tazría el versículo señala que también se aislaba a la persona que tenía tzaraat: “Todos los días que la tzaraat estaba en él, será impuro; en la soledad habitará, fuera del campamento será su morada”3.

Rashí también explica por qué la persona con tzaraat debía estar fuera del campamento: “Ya que la persona separó con su lashón hará a un hombre de su esposa, a un hombre de su prójimo, y por lo tanto, él también deberá ser separado”4. En otras palabras, ya que esa persona habló lashón hará y el lashón hará separa a las personas, esa persona también deberá ser separada de los demás.

De la explicación de Rashí entendemos que el lashón hará separa a las personas, pero aparentemente no siempre es así: la persona que habla lashón hará se une a quien se la está diciendo. Tomemos por ejemplo que X habló derogatoriamente a Y de Z. A partir de ese momento, Y se distancia de Z, pero X se unió a Y, lo usó de cómplice, le reveló un secreto de Z. A partir de ahora, X está más cercano a Y y están más unidos por los secretos que compartieron. ¿Por qué la Torá establece que ahora X deberá separarse de Y, si no se separó de él, sino que se unieron más? Si es así, no se entiende por qué la persona que habló lashón hará deberá separarse también de aquella que la está escuchando.

La razón es porque si uno habla lashón hará, no solamente separa a la persona a quienes le habla de las personas de quienes les habla, sino también se separa de la persona a quién le está hablando lashón hará.

Encontramos esta idea en el primer lashón hará que se habló en la historia, cuando la víbora le dijo a Java que no debía tener miedo de comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, diciéndole que Dios prohibió comer de esa fruta porque Él era envidioso y no quería que hubiese otro como Él5. La víbora habló lashón hará de Dios a Eva y el resultado fue que la víbora se separó de Eva: “Colocaré enemistad entre tú y la mujer, entre tu descendencia y la de ella”6.

Cuando una persona habla lashón hará, no solamente separa a otros de la persona de quién está hablando esa lashón hará, sino eventualmente también provoca separación entre la persona que habla lashón hará y la persona que la escucha.

Este es un mensaje muy poderoso: antes de hablar lashón hará de alguien, recuerda que esas palabras también te separarán eventualmente de la persona a quién se las estás diciendo.


1 Tzaraat no es la enfermedad de Hansen, producida por ciertas bacterias. Los sabios señalan repetidas veces que es una enfermedad causada por cierto tipo de trasgresiones, siendo la más común de ellas la lashón hará.

2 Rashí a Vayikrá 14:4.

3 Vayikrá 13:46.

4 Rashí a Vayikrá 13:46.

5 Véase Rashí a Bereshit 3:5.

6 No entre la víbora y Adam, sino entre la víbora y Javá. Véase Bereshit 3:15, con Rashí.