Cuando Dios inundó la tierra con el diluvio, Noaj y su familia fueron los únicos humanos que Dios perdonó. Después de navegar por el mar durante varios meses, Noaj necesitaba saber si el diluvio había terminado y si ya podía volver a tierra firme. Para averiguar esto, Noaj envió una paloma desde el arca...

"Luego envió la paloma para ver si se habían retirado las aguas de la tierra. Pero la paloma no encontró reposo para la planta de su pata, por lo que regresó a él [a Noaj] al arca, pues había agua sobre toda la superficie de toda la tierra. Por lo tanto él extendió su mano y la tomó, y la trajo hacia el arca". (Génesis 8:8-9)

Una Lección de Vida

Noaj y su familia habían estado en el arca por varios meses y ciertamente estaban ansiosos de volver a tierra firme. Claramente, cuando Noaj envió a la paloma en su misión, él tenía la esperanza de que la paloma no volviera al arca - dando la señal "afirmativa" para que Noaj y su familia pudieran volver.

Sin embargo, cuando la paloma volvió al arca, Noaj no se enojó con ella. Tampoco le expresó a la paloma su decepción obvia de no poder volver a tierra firme. Y tampoco le gritó al "mensajero" por su frustración de ni siquiera saber cuando él y su familia podrían volver. Noaj no hizo ninguna de estas cosas. En cambio, cuando vio que la paloma venía de regreso al arca, él simplemente "extendió su mano y la tomó, y la trajo hacia el arca".

Constantemente, mensajeros inocentes nos entregan noticias de diversos tipos. Desafortunadamente, casi siempre demostramos cierto tipo de frustración verbal ante un mensajero que nos entrega malas noticias. Y a pesar de que el mensajero no es el causante de las malas noticias, él es tratado como si realmente lo fuera.

Pero Noaj fue más allá de simplemente no expresar su decepción obvia al mensajero. Él fue hasta el otro extremo de la expresión humana y de hecho recibió cariñosamente a la paloma, cuando él "extendió su mano y la tomó, y la trajo hacia el arca".

Las acciones de Noaj hicieron que el mensajero estuviera dispuesto a repetir su misión una semana después, y en aquella ocasión, la paloma entregó muy buenas noticias. Cuando alguien te dé noticias desagradables, combate el deseo de enojarte con esa persona y de hacerla sentir mal, de hecho, intenta demostrar cierto tipo de apreciación hacia ella. Hacer esto marcará una enorme diferencia en tus relaciones personales ya que los demás te verán como una persona agradable, receptiva y cariñosa. Y esto hará que la gente te busque y que quiera compartir las más maravillosas y agradables noticias contigo.