La hambruna que azotó a Egipto y al mundo entero había llegado a su fin. Yosef, y toda su generación había muerto. Y entonces...

“...se levantó un nuevo rey en Egipto que no conocía a Yosef”. (Éxodo 1:8)

Una Lección de Vida

¿Es posible realmente que alguien - y no sólo alguien sino que el rey - pueda no estar al tanto de todo lo que Yosef había hecho por el país? ¿Cómo podría alguien en Egipto olvidar el rol vital que Yosef jugó en la supervivencia de toda la nación? Yosef, “el gran arquitecto”, transformó a Egipto en el país más rico del mundo, ¡él debería haber sido inmortalizado para la eternidad!

Yosef no había sido olvidado, no es que nadie lo “recordara”, sino que la importancia de su contribución se había borrado de la memoria de la gente.

La sabiduría de Yosef ciertamente había salvado la vida de hombres, mujeres y niños. Pero tan pronto como sus contribuciones dejaron de ser necesarias, la apreciación por Yosef disminuyó. Cuando el dolor de Egipto se desvaneció, la memoria de Yosef también lo hizo.

Durante la hambruna masiva que se propagó por todo el mundo, Yosef estaba en el centro de todo. Todos los países del mundo dependían de Egipto para sobrevivir. Pero cuando la hambruna terminó, entonces, la ayuda de Yosef ya no era valiosa ni necesaria. Y con el tiempo, el recuerdo de “la importancia de una persona”, se va desvaneciendo poco a poco. Por lo tanto, después de que una generación entera había pasado a mejor vida, la gente en Egipto simplemente no sabía acerca de Yosef.

¿Difícil de imaginar? ¡Esto ocurre en nuestra vida todo el tiempo! Piénsalo. Hay personas que te han ayudado enormemente en el pasado de una manera u otra. Y en el momento en que te brindaron ayuda -cualquiera que haya sido- tú ciertamente expresaste una enorme gratitud. Pero a medida que pasa el tiempo, no es natural seguir demostrando exactamente el mismo nivel de gratitud.

Pero esto no significa que no puedes recordarles de vez en cuando, sin razón alguna, cuánto aprecias lo que hicieron por ti. Decirle “gracias” a una persona nuevamente después de que ha pasado mucho tiempo, es una hermosa y desinteresada manera de vivir la vida. Y el receptor apreciará esto mucho más allá de las palabras.

Es muy fácil olvidar a las personas que han estado ahí para nosotros, porque cuando ya no las necesitamos, nuestra apreciación por lo que hicieron se desvanece fácilmente. Y con el paso del tiempo, podemos llegar a olvidar completamente que alguna vez estuvieron ahí, cuando más lo necesitábamos.

No es difícil demostrar apreciación justo después de que alguien te ha ayudado. Pero la verdadera grandeza de una persona no se demuestra cuando ésta agradece rápidamente después de que la han ayudado. Sino que se demuestra cuando aún siente gratitud de todo corazón después de mucho tiempo. La verdadera gratitud no está definida por una persona que nunca olvida; sino que está definida por alguien que siempre recuerda. ¡Haz la llamada hoy!