En el desierto, el pueblo judío quiso enviar espías a la Tierra de Israel para cerciorarse de que era seguro entrar. Los espías regresaron con un informe muy negativo con respecto a la condición de la tierra, ellos dijeron con firmeza:

"... ¡éramos como insectos a nuestros ojos, y así mismo éramos [como insectos] a sus ojos!". (Números 13:33)

Una Lección de Vida

Los espías tenían la convicción de que los actuales habitantes de la Tierra de Israel los consideraban como insectos, personas pequeñas en tamaño que podían ser fácilmente derrotadas.

Pero esto no era así realmente. Primero, los espías sintieron que eran como insectos ante sus propios ojos, y sólo después de que se sentían como insectos, entonces, creían que otras personas los percibían como insectos también.

Este pedazo adicional de información puede tener un impacto transformador en la vida de todos nosotros. La gente siempre te percibirá exactamente de la manera en la que tú te percibes a ti mismo.

La mayoría de la gente va por la vida tratando de lograr que los demás los perciban de una manera determinada. Su meta diaria, literalmente, consiste en hacer que todos los demás tengan una cierta impresión de ellos. Sin embargo, el verdadero yo, es ese alguien que te mira de vuelta en el espejo. ¡Ese eres tú! - y no hay ningún tipo de actuación que pueda cambiar eso.

Irónicamente, la forma en la que tú te ves a ti mismo, es exactamente la misma forma en la que tú pensarás que te ven los demás. Y la única forma de cambiar la manera en la que te ven los demás, es cambiar realmente la forma en la que tú te ves a ti mismo. Hacer esto puede marcar toda la diferencia del mundo.

Recuerda, mientras tú te percibas a ti mismo como un insecto, entonces, andarás por ahí pensando que los demás te consideran de la misma forma. Ya sea que te veas a ti mismo como inseguro, poco atractivo, poco ambicioso, o cualquier otra creencia negativa - vas a vivir con la realidad de que los demás te visualizan exactamente de la misma forma.

La única manera de cambiar lo que tú crees que los demás perciben de ti, es cambiar primeramente la percepción de ti mismo. El secreto no es 'cambiar el punto de vista de ellos'. Sino más bien, cambiar la percepción de ti mismo, y entonces, el mundo te percibirá desde este punto de vista totalmente nuevo.

La manera rápida y simple para cambiar inmediatamente la percepción de ti mismo es a través de las acciones - no a través del pensamiento o del deseo. Empieza a actuar de manera coherente con quién quieres llegar a ser. Luego, te sentirás cada vez más y más parecido a esta persona, y ciertamente "notarás", como todos los que te rodean, naturalmente seguirán tu ejemplo.