En Levítico, capítulo 9, la Torá habla del servicio sacerdotal y luego, fuera de contexto, menciona a Nadav y Avihu, los hijos de Aharón que murieron al tratar de realizar un servicio no autorizado en el Tabernáculo.

Por la forma en que murieron (un fuego celestial quemó sus entrañas), pareciera que se nos está advirtiendo que debemos ser cuidadosos con lo que hay en nuestro interior. No debemos ocuparnos sólo de lo superficial. Es cierto, el Templo Sagrado tenía muchas cosas externas para mostrar su santidad; pero lo que realmente importa es lo que hay en el interior.

***

KASHER POR DENTRO

De manera abrupta, la Torá comienza a enumerar los animales que se pueden consumir y los que no están permitidos. En Levítico 11:4, dice que los animales no permitidos son tamé, impuros. En 11:11, los pescados prohibidos son llamados shéketz, abominables. Al final de esta sección sobre los alimentos permitidos, la Torá enfatiza que la razón de estas leyes es la búsqueda de santidad.

(La palabra normalmente usada para designar a un alimento permitido es kasher, que literalmente significa preparado).

Al yuxtaponer las leyes de los alimentos con las leyes sacerdotales, la Torá hace un paralelo entre la comida y el servicio sagrado. En otras palabras, lo que te hace sagrado es lo que hay en tu interior.

***

¡SALUD!

Cada uno de los mandamientos de Dios es una parte del infinito, una conexión con el Creador. No podemos saber lo que significa cada mandamiento, porque nuestro cerebro es parte del mundo finito. No somos tan inteligentes como el Creador, y nuestra mente es incapaz de sumergirse en la profundidad de Su mente. Sin embargo, los Sabios siempre intentaron descubrir los beneficios de cada mandamiento y qué principios Dios intenta enseñarnos con él.

Después de todo, cuando cumplimos un mandamiento no le hacemos un favor a Dios sino a nosotros mismos. Si Dios hubiese querido robots, eso es lo que hubiera creado. En cambio, Él quiere que aprendamos Sus estatutos y los aprovechemos.

Dado que la comida y la salud están directamente relacionadas, podemos asumir que los alimentos kasher son buenos para nuestra salud. Por supuesto, respetar las leyes de kashrut no asegura que conservemos la salud, porque uno puede abusar de las grasas y de los dulces, o comer los alimentos de forma no saludable. Pero… ¿acaso la salud es la razón de estos mandamientos?

Maimónides escribió una enciclopedia de ley judía y tiene una larga lista de reglas para la salud. Él considera que tener buena salud es cumplir con el mandamiento de saber que Dios existe. Si no tienes buena salud, no puedes tener una relación intelectual con Dios. Tu cerebro no funcionará bien. Sin embargo, las reglas de salud de Maimónides no se refieren en absoluto las leyes de kashrut. Él simplemente enumera alimentos que son saludables y alimentos que no lo son, clasificando también comidas de las que puedes comer mucho, otras que deben consumirse con moderación y las que se deben evitar por completo. ¿Por qué no menciona las leyes de kashrut? Porque de acuerdo con Maimónides las leyes de kashrut no tienen relación con la salud.

¿En dónde coloca Maimónides las leyes de alimentos kasher? En la sección llamada Libro de santidad. Observar las leyes de kashrut te ayuda a ser sagrado.

***

UNA GUÍA, NO UNA GARANTÍA

¿Acaso todos los que respetan las leyes de kashrut son sagrados? No parece que sea así. Entonces, ¿cuál es el beneficio?

Todos los principios de la Torá son una guía, no una garantía. Dios nos conduce por el camino a la santidad, pero no nos obliga a seguirlo. Como señala Rav Moshé Jaim Luzzatto (siglo XVII, Italia), ni siquiera los mandamientos dicen todo lo que Dios espera de nosotros. Dios alude a la existencia de verdades más profundas y quiere que las busquemos y las encontremos.

La comida despierta uno de nuestros mayores impulsos. Los libros de dietas son una industria multimillonaria porque a los seres humanos nos cuesta controlar el deseo de comer y beber.

Cuando lo piensas, comprendes que la industria de las dietas es tonta. Si quieres perder peso, lo único que debes hacer es comer una dieta balanceada e ingerir menos comida que lo que tu cuerpo usa. Ni siquiera tienes que hacer más ejercicios fuera de la actividad normal. Si lo deseas, camina alrededor de un kilómetro. Para saber cuánta comida necesita tu cuerpo, no comas constantemente y deja de comer antes de sentirte saciado. ¡Es la dieta más fácil del mundo!

Pero nadie comprará mi libro de dietas, porque no se dirige a la naturaleza humana. Todos deseamos alimentos y esos deseos son difíciles de controlar.

***

AUTOCONTROL

El tema principal de las leyes de los alimentos kasher es el autocontrol. Hay muy pocas cosas para hacer, casi todas las reglas son de no hacer, prohibiciones. Al contenernos, generamos autocontrol. Incluso los mandamientos positivos que cumplimos antes de comer (como el faenado ritual y la remoción de la sangre) son actos que reprimen el apetito. No puedes simplemente matar un animal y comerlo.

Debes ser un shojet entrenado, que inspecciona el animal en busca de defectos antes y después del faenado. Debes usar un cuchillo especial que se verifica para asegurar que no tenga ninguna mella. El faenado en sí mismo debe seguir un método muy preciso.

Asimismo, la lista de animales y aves kasher no incluye especies de rapiña. Al elegir qué comer y qué no, ejercitamos el autocontrol.

A propósito, los cabalistas nos enseñan que la comida tiene un elemento espiritual. Las leyes de comida kasher destacan a los alimentos beneficiosos espiritualmente y prohíben a los alimentos que bloquean nuestros conductos espirituales. También nos ayudan a evitar las fuerzas negativas apegadas a las especies no kasher y a los animales que no fueron faenados apropiadamente. Pero este es un tema para otro artículo.

El mayor regalo que Hashem puede darnos respecto a los alimentos es la capacidad para desarrollar autocontrol. Si podemos hacerlo con los alimentos, podremos lograrlo también en otras áreas de la vida.

***

Ejercicio espiritual:

Esta semana, enfócate en lo que comes. Pregúntate si hay ciertos alimentos que te resultan más difíciles que otros en lo que respecta al autocontrol. ¿Hay algunos denominadores comunes en los alimentos que te presentan dificultades?