La parashá de esta semana (Números, Cap. 25) describe un incidente sumamente inusual que parece contradecir una buena parte de los ideales judíos. Hasta este momento, la Torá alabó el amor al prójimo, la rectitud, la resolución de disputas, etc. Sin embargo, ahora encontramos un episodio en el que Pinjas, alguien poco importante en la jerarquía israelita, parece tomar la ley en sus manos y mata a uno de los líderes en un acto de celo. Pero en vez de reprocharle su comportamiento, Dios eleva su estatus.

No sólo eso, sino que Pinjas también recibe la "bendición de shalom", de paz. ¿Qué tiene de pacífico lo que hizo?

El que fue "matado" había hecho cosas bastante malas y se jactó de ellas en público. ¿Pero eso justifica la acción de Pinjas? Esto parece violar la ley de la Torá que establece que si una persona merece la pena de muerte, debe haber un proceso judicial, testigos, etc. y recién después se aplica el castigo con la supervisión de la corte. En ningún lado encontramos la idea de "civiles" que actúan como vigilantes o de la aplicación personal de la justicia, como ocurrió en este caso.

* * *

TU DESTINO

La historia de Pinjas nos enseña algo sobre la idea judía del destino. Dios diseña a cada ser humano con rasgos personales, talentos y un entorno que ayuda a moldear su personalidad. Si bien "este es un país libre", realmente deberíamos examinarnos cuidadosamente para ver si Dios tuvo en mente algo particular cuando nos creó. ¿Qué objetivos busco? ¿En qué soy talentoso?

Muchas personas sienten que Dios las puso en la tierra para cumplir un rol o una profesión. Nada es accidental. Como dice en el Talmud: "En donde no hay un hombre, esfuérzate para ser un hombre" (Pirkei Avot 2:6). Esto significa que si estás en una situación que requiere que se haga algo, y nadie lo hace, tú debes hacerlo.

Con certeza esto no significa que debemos permanecer inactivos, esperar que los demás se ocupen de las cosas, y ponernos en acción sólo cuando nadie se haga cargo. Podemos sugerir que lo que los Sabios quisieron decir es que si estás en esa situación, no es por accidente. Quizás estés realmente cumpliendo el rol exclusivo para el cual recibiste las herramientas necesarias.

Para Pinjas fue el momento y el lugar indicado, y él actuó a la altura de lo que era necesario bajo esas circunstancias.

* * *

Momentos de calma

La vida incluye muchos desafíos, pero también tiene muchos momentos de calma. En ocasiones todo funciona a la perfección. A veces esa es la calma previa a la tormenta, o un tiempo para recuperar fuerzas para la próxima batalla. Otras veces, es un regalo de la bondad de Dios.

En términos espirituales, la vida es como un campo de batalla. No puedes permitir que tus soldados se agoten en la guerra, debes darles comida y descanso para que rindan al máximo. Lo mismo ocurre en el ámbito espiritual, donde deciden que algunas áreas de nuestra vida funcionen sin problemas o que haya períodos en los que no ponen a prueba nuestros límites. Esto está expresado en un versículo que se cita a menudo en las fuentes cabalísticas: Las criaturas vivientes corrieron y volvieron” (Ezequiel 1:14). Todos tenemos altibajos en nuestro crecimiento espiritual. Esto es saludable y natural.

A menudo sentimos que si determinado problema desapareciera, seríamos capaces de dedicarnos a crecer espiritualmente. Esto es un error. Si tenemos un desafío en particular, el desafío mismo fue diseñado para nuestro crecimiento. Después de concluir un difícil período con el malvado Laván y encontrarse con Esav, que quería asesinarlo, Iaakov Avinu sintió que había completado sus pruebas y que había llegado el momento de dedicarse con tranquilidad a la espiritualidad, al perfeccionamiento de su carácter y al estudio de la Torá. En ese momento desapareció Iosef, su hijo favorito, y fue llevado a una tierra extraña.

Iaakov experimentó una gran confusión emocional. Él quería descansar, pero en cambio recibió más problemas.

* * *

PAPÁ ENTIENDE MEJOR

No siempre sabemos qué es lo mejor para nosotros. Necesitamos fluir con los "golpes" y dejar que Dios, nuestro Padre Celestial, decida qué situaciones son las mejores para nuestro crecimiento espiritual.

Sin dudas, puedes tratar de ponerte en situaciones que conduzcan al crecimiento que deseas, pero siempre debes estar dispuesto a adaptarte a un entorno diferente si terminas yendo en esa dirección. Quizás simplemente ese sea el desafío que responde mejor a las necesidades de tu alma.

* * *

Ejercicio espiritual:

Piensa en dos cosas que marchan bien y trata de descubrir la razón. Luego piensa en dos desafíos que estés enfrentando y también trata de encontrar el por qué.